enlaces patrocinadoS

PORTADA » españa

crónica política

¿Valdrá el guante blanco para algo?

Debate en el Congreso de los Diputados entre el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Ejecutivo de los miércoles. Motivado por una pregunta del número dos de CiU sobre el borrador de la Policía Nacional en el que se denunciaba el presunto desvío de fondos procedentes de comisiones ilegales por parte de Artur Mas y Jordi Pujol a cuentas en Suiza. En un día que también ha visto una iniciativa sorprendente e importante, como ha sido la llamada telefónica que le ha hecho Rajoy a Mas.

Luis Castro

29-11-2012

imprima esta noticia ENVIAR O COMPARTIR ENLACE

Analistas políticos consultados por este diario subrayan que ha sido un día de “auténtico guante blanco”, que empezaba en el Congreso de los Diputados con la pregunta que Duran le formulaba a Rajoy sobre el borrador policial citado anteriormente. Rajoy ha asegurado que desconocía de plano la existencia de ese informe, hecho que ha reconocido el portavoz de CiU, aunque “para presionar un poco el debate, haya habido acusaciones de deslealtad, por parte del político catalán, y contraataque del jefe del Ejecutivo asegurando que no iba aceptar expresiones de esa índole”.

Por la tarde, el presidente del Gobierno ha telefoneado al presidente de la Generalitat en la que ha sido la primera conversación que han mantenido desde las elecciones autonómicas catalanas del pasado domingo. Desde Moncloa se ha querido trasladar el mensaje de que la llamada ha sido una cuestión de cortesía y no se han querido dar más detalles. Más política de guante blanco, que las mismas fuentes se preguntan “valdrá para algo”.

De momento, las mismas fuentes no se atreven a pronosticar una contestación, pero lo que sí es cierto, “y aunque queda la incógnita de si este juego entre el Gobierno central y el autonómico catalán tiene algo que ver”, lo que sí es cierto es que Mas no va formar gobierno en Cataluña con los republicanos e independentistas de ERC. Su cabeza de lista, Oriol Junquera, lo ha dejado muy claro, comprometiéndose a dar apoyos puntuales a Mas en según qué cuestiones, como por ejemplo en el debate de investidura o en las iniciativas independentistas que el líder de CiU pudiera tomar.

Pero Junquera no ha querido ir más lejos, porque como señalan los analistas consultados por este diario, “en qué momento de su vida iba a dar su apoyo a una política de recortes como la establecida por Artur Mas, que plantea en los próximos presupuestos de la Generalitat, que tienen que estar aprobados ya y no ya, en cuanto tome posesión, una nueva reducción de 4.000 millones de euros en las cuentas públicas catalanas”. Es más, Mas “sabe por activa y por pasiva que una parte de la sociedad catalana, en la vida permitirá que una coalición de centroderecha como CiU ceda ante un partido de izquierda radical, como ERC, con lo que eso supondría para muchos empresarios, de un tamaño o de otro, que han sido siempre los que han sostenido la economía de esta comunidad. Oír hablar de más impuestos, de impuestos especiales, de medidas de este calibre es una cosa que horroriza a buena parte de los votantes de Mas, aunque algunos de ellos puedan estar de acuerdo en el proceso independentista”.

Las fuentes consultadas se preguntan, sobre la actitud del Gobierno, “si este guante blanco que está ofreciendo a Mas valdrá para algo”. “Habrá que esperar —responden- porque habrá que esperar como se recupera de las heridas que el presidente de la Generalitat se ha hecho al dispararse contra sí mismo, aunque parece que algunas empiezan a curar”.

Mientras, también en Cataluña, el PSC no es que no consiga ponerse un apósito en las heridas recibidas en las elecciones del domingo, sino que ya no tiene manos para suturar las hemorragias masivas que sufre por el último caso de supuesta corrupción en el que se ha visto inmerso. Con dos de sus principales activos políticos en Cataluña, su secretario de Organización y el alcalde de Sabadell, imputados por el presunto cobro de comisiones ilegales, el famoso tres ciento, en la adjudicación de obras públicas, los dos siguen en activo, uno en su función de regidor y el otro como diputado en el Congreso, mientras el primer secretario del PSC, Pere Navarro, asegura que confía en su inocencia.

Mientras, malestar en el PSOE por el vídeo que militantes del partido han hecho público afirmando que los socialistas han cometido errores que tienen que ser reconocidos. Como señalan los analistas políticos consultados por “El Imparcial”, un mensaje interno “que no ha sentado nada bien en la ´nomenclatura´ del partido, porque desde la número dos de los socialistas, Elena Valenciano, hasta la portavoz en el Congreso, Soraya Rodríguez, se han puesto en solfa las críticas de estos militantes a cuestiones como que Zapatero no hubiera sido capaz de reconocer la crisis económica y que hubiera toma decisiones completamente contrarias a lo que un militante socialista hubiera esperado”.

En esta línea, se preguntan las mismas fuentes, “qué hizo Zapatero sobre los desahucios en su momento para oponerse a los bancos. Nada. Qué hizo sobre la reducción del sueldo de los funcionarios, aprobarlas. Y así muchas cosas más. Y este Mas no va por su apoyo a la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña, que de aquellos lodos vienen también estas tempestades”.



enlaces patrocinadoS

De Compras por la red - Descubre una atractiva selección de ofertas online

VER MÁS OFERTAS AQUÍ