PORTADA » opinión

editorial

Histriónico orgullo gay

04-07-2009

imprima esta noticia ENVIAR O COMPARTIR ENLACE

El madrileño barrio de Chueca vivía ayer sábado el momento álgido del llamado “orgullo gay”, la festividad que desde hace años congrega a miles de personas con el trasfondo de la reivindicación de derechos del colectivo homosexual. Colectivo en el que, de un tiempo a esta parte, han empezado a surgir voces discordantes con todos los fastos y la exageración que rodean al ya famoso desfile de carrozas y apoteosis del mal gusto. Por no hablar de los vecinos de Chueca, que se han cansado de interponer quejas y denuncias ante la que se le viene encima al barrio durante los días que dura el evento en cuestión.

En su momento, tuvieron mucho sentido las acciones que algunos gays y lesbianas llevaron a cabo para vivir una vida normal sin tener que esconder su sexualidad. Afortunadamente, hoy los tiempos son otros y la tolerancia permite que cosas antaño inconcebibles, ahora sean de todo punto normales. La orientación sexual de cada uno es algo que no se puede imponer, aunque tampoco condicionar. De ahí que uno de los lemas de este año, aludiendo a los “armarios” en la escuela, resulte tan sorprendente como inapropiado. Que un niño o adolescente vea la homosexualidad como algo normal es positivo, pero no lo es el hecho de intentar ganar “adeptos para la causa” desde edades escolares.

Lástima que la tolerancia aún circule en una sola dirección y que, para criticar algo que tenga que ver con el mundo homosexual, haya que formar parte de su mundo, so pena de ser tachados de homófobos. Hay estudiantes, jubilados, trabajadores o parados -muchos-; personas en suma de toda condición y clase que viven su sexualidad sin necesidad de histrionismos: porque el auténtico orgullo no está en la opción sexual de cada persona, sino en su talla moral. Independientemente del derecho a festejar lo que se quiera, que es incuestionable -pero también susceptible a crítica- la mejor prueba de normalidad y aceptación es la asunción de dicha crítica como algo natural.







enlaces patrocinados