www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

"Sales de baño"

El “caníbal” de Miami: un depredador bajo el delirio del nuevo LSD

La Policía de Miami identificó este lunes al hombre abatido a tiros este sábado mientras se comía rostro de un hombre vivo en el transitado viaducto de MacArthur, en el centro de la ciudad. Se trata de Rudy Eugene, un sin techo con antecedentes penales, proclive al consumo de sustancias estupefacientes.
El “Hannibal Lecter” o el “zombie” de Miami ya tiene nombre. El antropófago abatido a tiros este sábado por un agente, mientras engullía el rostro de su víctima viva se llamaba Rudy Eugene. Un sin techo de 31 años que vivía al norte de la ciudad con antecedentes tanto penales como de consumición de drogas.

Esto refuerza la hipótesis de que el atacante actuaba bajo los efectos de una sustancia estupefaciente a la hora de cometer el crimen. De acuerdo con el presidente del Sindicato de la Policía de Miami, Armando Aguilar, todo apunta a que Eugene estuvo bajo los efectos de un nuevo tipo de LSD llamado “Sales de baño”. La última tendencia en el mercado de los narcóticos sintéticos.

El Dr. Paul Adams del Hospital Jackson Memorial, señaló a la cadena ABC que esta sustancia además de provocar un violento aumento de la temperatura corporal, hace que las personas que la consumen se vuelvan peligrosamente a agresivas, al extremo de llegar a "utilizar su dentadura como arma" cuando alcanzan el clímax del delirio.

Según Adams, el atacante tenía en su organismo 250 libras (113 gramos) de las alucinógenas “sales”, cuando el promedio por dosis es de 150 libras (68 gramos). “Es una droga extremadamente fuerte. Sólo basta seis oficiales de seguridad para controlar a un hombre bajo sus efectos”.



Por lo que advierte que este LSD supone un alto riesgo para la sociedad, sobre todo para los policías, voluntarios, personal sanitario, bomberos o trabajadores sociales, que se mueven en entornos en donde este tipo de sustancias están a la orden del día.

La víctima en estado crítico

El nombre de la víctima del “caníbal” de Miami sigue siendo aún un misterio y actualmente se encuentra en estado crítico y con profundas heridas en el rostro en el Hospital Jackson Memorial.

El sargento de la Policía de Miami, Javier Ortiz, dijo al diario El Nuevo Herald, que tienen la esperanza de que “pase este momento, por su bien”, pero también para que de detalles de lo sucedido ya que “sólo él sabe lo que pasó”.

Por su parte Aguilar, no dudó en advirtir a través de la ABC, que aquellos que distribuyan las llamadas “Sales de baño”, “serán arrestadas por el cargo de asesinato por vender este LSD a la gente”, debido a que el consumidor no sospecha de que podría acabar muerto o matando a alguien.