cabecera
    16 de septiembre de 2014

reforma educativa y nuevas tecnologías

La "mochila digital" de Wert es mucho más que cambiar papel por tablet

La reforma educativa del ministro Wert petende modernizar el sistema de aprendizaje en España con la incorporación de las nuevas tecnologías, algo que no sólo supone liberar a los estudiantes de la carga de llevar todos los días pesados libros a clase. La secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, ha explicado a EL IMPARCIAL que el proyecto de la "mochila digital" busca dar "una educación mucho más flexible, mucho más individualizada, adaptada al ritmo de cada uno" y, además, conlleva una reducción del coste que "se estima entre el 60% y el 90% del actual".
El Ministerio de Educación que dirige José Luis Wert ha anunciado ya que uno de los objetivos de la reforma educativa es modernizar el sistema por medio de la incorporación paulatina en los procesos de enseñanza de las nuevas tecnologías. Dentro de este proyecto, el conocido como 'mochila digital' es el que más está llamando la atención a la comunidad educativa.

Aunque, como ha explicado a EL IMPARCIAL la secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, en realidad el proyecto es más amplio que el de la 'mochila digital', se trata de una parte importante que “lo que contempla es que el material que utilizan los estudiantes no solamente tengan un soporte de papel, sino que también tenga un soporte digital y eso, además, conlleva una reducción en el coste”.

Gomendio señala que “lo que se busca es que se pueda utilizar los contenidos digitales básicamente para dar una educación mucho más flexible, mucho más individualizada, adaptada al ritmo de cada uno”. De esta forma, añade, “alumnos que necesitan clases de refuerzo porque tienen problemas de rendimiento pueden utilizar este sistema de forma complementaria para que puedan seguir trabajando en casa o hacerlo a su ritmo”.

Del mismo modo, apunta la secretaria de Estado de Educación, aquellos alumnos que tengan la motivación y la capacidad para aprender mucho más de lo que se les enseña en el aula, “a través de Internet tienen una puerta abierta a un mundo de contenidos educativos ilimitado tanto a nivel nacional como internacional”. Además, “también es muy útil para aplicarlo en el ámbito de la formación del profesorado”.

Un peso menos
Gomendio ha hecho hincapié en lo conveniente que resulta aplicar “de una forma mucho más intensa” las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) en el ámbito educativo y para la reducción del coste, pero este modelo conlleva también otra ventaja importante: la eliminación de la carga de una mochila con muchos y pesados libros para los alumnos. “Lo que han hecho ha sido suprimir los libros de papel y meterlos en una tableta”, ha explicado a este periódico el profesor responsable del Programa de Innovación Tecnológica en el Colegio Tajamar de Madrid, Joaquín Almela, que añade: “El programa está funcionando muy bien, la experiencia hasta ahora es buena”.

“Las familias de los alumnos querían que mejoráramos el uso de las nuevas tecnologías porque la sociedad lo demanda. Nos lanzamos y, ahora, 82 alumnos de 5º de Primaria de este colegio se llevan la tableta a casa porque allí tienen que estudiar y hacer los deberes, pero en la mochila llevan solo el Ipad y algún cuaderno”, destaca Almela.

Otra ventaja es que “el sistema es motivante para los chicos porque están, en el fondo, estudiando con una herramienta que se puede asimilar con el juego, aunque nosotros tenemos que diferenciarles y explicarles que no es un juego. Para eso están los profesores”, apunta este responsable educativo. Por otra parte, insiste Almaela, no hay ningún problema para su manejo porque “está claro que los niños los utilizan muy bien, son lo que se llama ‘nativos digitales’ y los manejan sin problemas”.

¿Es caro?
Por otra parte, una de las cuestiones que no se puede pasar por alto es cómo está previsto solucionar el problema de que cada alumno vaya a necesitar irremediablemente una tableta, un netbook o un ordenador personal para funcionar con este sistema. La secretaria de Estado de Educación aclara que “si tenemos en cuenta la reducción del coste, aunque incluyamos en ese coste el precio de una tableta, la cuantía sigue siendo muy inferior al coste actual de los libros de texto”.

PIE DE FOTOMontserrat Gomendio explica que “hay muchos modelos híbridos y habrá una evolución paulatina, porque, lógicamente, lo que no se va a hacer es dar un salto radical de eliminar de un año para otro el soporte papel y pasar al soporte digital. Pero la reducción se estima entre el 60% y el 90% del coste actual”.

Al respecto, el responsable de este programa en el colegio Tajamar señala que si hay que poner algún “pero” es que sale caro al principio. “Lógicamente, para empezar, hay que hacer una inversión, ya que hay que comprar una tableta que puede costar algo más de 300 euros”, señala Almela, que apunta que, “aún así, las licencias de libros digitales están saliendo por menos de 100 euros, por lo que en dos años o tres, depende del curso, se podría amortizar, e incluso ya ahorrar dinero la familia”.

Materia común en todo el territorio nacional
Por otro lado, a la pregunta sobre si una plataforma única de abastecimiento de contenidos podría facilitar los contenidos comunes a todas las comunidades autónomas, la secretaria de Estado de Educación apunta que “lo que podemos hacer, a parte de las enseñanzas mínimas que se definen por parte del Estado, es tener esos currículums accesibles en Internet para todo el mundo”.

Aun así, Gomendio tiene claro que “podemos ir mucho más lejos y, a parte de esos contenidos que defina el Estado dentro de la proporción que le corresponde, lo que podemos tener es mucha mayor flexibilidad y facilidad para disfrutar de buenas prácticas”. Así, pone el ejemplo de que si hay un profesor de Matemáticas que desarrolla un método de aprendizaje que da resultados muy buenos, a través de Internet ese profesor puede colgar todos los contenidos de las clases que da, los materiales que utiliza y estar a libre disposición de otros profesores e la comunidad educativa que pueden decidir libremente si les interesa o no.

“Es decir, aparte de lo que el Ministerio defina, lo que pretende este proyecto es ser un ámbito digital donde haya una interacción muy grande entre los distintos actores y la posibilidad de un enriquecimiento continuo tanto de esos currículums como de las metodologías que se utilizan”, resalta Gomendio.

Cuándo funcionará en toda España
Sobre para cuándo está previsto que empiece a funcionar este modelo en todo el territorio nacional, la secretaria de Estado ha señalado que ya hay un equipo del Ministerio trabajando con las comunidades autónomas que tienen la iniciativa en marcha, pero “el problema que existe es que hay bastante dispersión y poca compatibilidad entre las iniciativas que ya se han desarrollado”. Gomendio indica que ellos esperan hacer un papel de coordinación, “poder llegar a crear una plataforma que coordine todas estas iniciativas, que sean compatibles entre sí y que, por lo tanto, exista una mayor interacción y enriquecimiento mutuo”.

Del mismo modo, están hablando con las editoriales sobre el cambio gradual del soporte papel al digital y también con empresas que nos puedan dar una idea desde el punto de vista tecnológico para el desarrollo de esta plataforma, pero Gomendio no sabe decir cuándo se podrá tener una fecha definitiva de finalización "porque, realmente, abarca muchos niveles".
Compartir en Meneame