cabecera
    23 de julio de 2014

se destruirán "algo menos" de los 600.000 empleos previstos

"A algunas medidas les daremos la vuelta en 2014"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho que en 2012 se destruirán "algo menos" de los 600.000 empleos que el Ejecutivo había previsto en su cuadro macroeconómico para este año. En declaraciones a la Cadena COPE, el presidente también ha dicho que la caída de la economía en el conjunto del año será inferior al 1,5 % proyectado, como ya había adelantado el ministro de Economía, Luis de Guindos.


El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este martes que piensa "darle la vuelta, más adelante" a algunas de las medidas que ha adoptado para corregir el déficit, especialmente a las subidas de impuestos y más concretamente al alza del IRPF. "Nos gustaría bajar el IRPF en 2014 (...) Espero poder hacerlo", ha dicho.

El jefe del Ejecutivo, en una entrevista con la cadena Cope recogida por Europa Press, ha subrayado que no ha subido los impuestos "por gusto" y que entiende "perfectamente" el descontento ciudadano respecto a ésta y otras iniciativas llevadas a cabo por su Gobierno, pero ha insistido en que estas medidas y las reformas adoptadas son las que permitirán la recuperación económica.

En principio, Rajoy no tiene previsto una nueva subida de impuestos, aunque tampoco la ha descartado del todo. "Hoy no tengo pensada ninguna subida de impuestos. Espero que no sea necesario tener que volver a una subida de impuestos", han sido sus palabras. El presidente ha afirmado además que no piensa bajarle el sueldo a los empleados públicos el próximo año y ha explicado además que aún no se ha tomado una decisión respecto a la revalorización de las pensiones, a la espera de lo que ocurra con el IPC de noviembre.

Rajoy ha avanzado además que este año la economía española caerá menos de lo previsto y que, por tanto, se reducirán menos empleos de los calculados inicialmente (se estimaba para este año una destrucción de 600.000 puestos de trabajo). El jefe del Ejecutivo ha indicado que 2013 será mejor que 2012 y que en 2014 habrá ya crecimiento económico.

¿Rescate? En este momento, no
Rajoy ha insistido en que aún no ha tomado ninguna decisión sobre la posibilidad de pedir ayuda financiera a la UE, pero ha asegurado que tiene "poco sentido" hacerlo si la prima de riesgo española no baja a 200 puntos y sigue en los niveles actuales. El presidente ha explicado que solicitar la intervención del Banco Central Europeo (BCE) en el mercado secundario tiene como objetivo para España reducir significativamente los costes de financiación de la deuda y que si eso no se consigue "la operación tiene poco sentido".

"Si la prima no baja a 200 puntos es evidente que no es lo mismo", ha dicho Rajoy en referencia al indicador que mide el sobrecoste que paga España en los mercados para financiarse respecto a Alemania y que hoy ha abierto sin cambios en 432 puntos. El presidente ha hecho hincapié en que cuando tome una decisión al respecto tendrá en cuenta "única y exclusivamente" los intereses generales del país. Ha reconocido que si durante mucho tiempo España se financia a unos precios muy elevados habrá que pedir ayuda, pero ha recalcado que dependerá de si la prima de riesgo "se queda en 400 o en 200".


Mas "se está equivocando y mucho"
Rajoy ha advertido este martes al presidente de la Generalitat, Artur Mas, de se está "equivocando y mucho" con la deriva soberanista que ha abierto en Cataluña, una "operación" que genera "división" entre ciudadanos y en la que, a su juicio, pierden el conjunto de los españoles y, en especial, los catalanes. En cualquier caso, ha mostrado su disposición a dialogar y hablar.

"Yo voy a intentar hablar, dialogar, voy a agotar todas las posibilidades. Creo que es momento de actuar con sentido común y creo que una de las obligaciones de los gobernantes es resolver problemas y no crear problemas a la gente ni generar divisiones en su propio territorio, porque esto genera divisiones en Cataluña y entre ciudadanos de Cataluña", ha enfatizado

Compartir en Meneame