cabecera
    31 de octubre de 2014

Sin novedad acerca de los desahucios, que ocupan a Ejecutivo y PSOE estos días

El Gobierno elimina el 66 por ciento de los coches oficiales para ahorrar 10,5 millones de euros

El Gobierno reducirá sustancialmente el número de coches oficiales y cambiará la política de uso: ya no habrá designación de vehículos por cargo sino automóviles a disposición de los distintos departamentos. El ahorro en personal (no habrá ERE alguno, ha asegurado la vicepresidenta), ascenderá a los 7,5 millones de euros de un total de 10,5 previstos.


Los desahucios han centrado la atención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, celebrado extraordinariamente en jueves al ser festivo este viernes en Madrid. Sin embargo, poca o ninguna luz o novedad al respecto. La vicepresidenta del Gobierno ha dicho que será el grupo de expertos constituido el que defina una nueva normativa en esta materia, que aborda junto a la socialista Elena Valenciano con el objetivo de un pacto entre los dos grandes partidos.

Soraya Sáenz de Santamaría ha querido destacar que no sólo habrá actuaciones “paliativas”, sino también “preventivas”. Se ha referido a “productos abusivos” o “subproductos” para hablar de fórmulas financieras muy complejas y que en estos momentos complican tanto a las entidades como a los hipotecados. En este sentido, ha afirmado, se buscarán mecanismos para que las cláusulas en lo venidero sean “equilibradas”. Sobre plazos, la portavoz ha preferido no adelantar nada. “Pero la voluntad es sin pausa”, ha matizado.

Otro tema de interés en la comparecencia habitual era la contradicción entre las previsiones de crecimiento económico y cumplimiento del objetivo de déficit del Ejecutivo y las de la Comisión Europea, expresadas este miércoles. “Los gobiernos, amén de analizar las cifras, lo que tenemos que hacer es tomar decisiones”, ha manifestado la portavoz.

Menos coches oficiales
El Gobierno ha accedido a la reducción sustancial del Parque Móvil del Estado (PME). Es decir, los coches oficiales. Será inferior el número de altos cargos susceptible de gozar de uno. Según Sáenz de Santamaría, se trata de una “nueva concepción” por la que no habrá vehículo por cargo sino a disposición de un departamento.

La medida afecta especialmente a los directores generales y subsecretarios. Sólo en este caso se pasará de 307 coches en 2011 a 103 en 2013, un 66 por ciento menos. En el de órganos constitucionales y administraciones periféricas habrá un recorte de un 53 por ciento.

Previendo una pregunta al respecto, la vicepresidenta se ha adelantado a confirmar que no habrá ERE alguno con los chóferes. Sí se recurrirá a jubilaciones y a la no reposición de puestos. El ahorro estimado es de 10,5 millones de euros, según el Ejecutivo.
Compartir en Meneame