cabecera
    1 de septiembre de 2014

XI seminario de estudios permanentes sobre terrorismo

El perfil del yihadista español: hombre joven, sin estudios y de ciudad

Este miércoles ha tenido lugar en la sede madrileña de la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón la segunda jornada del XI Seminario de estudios permanentes sobre Terrorismo organizado por la propia institución cultural.

En esta ocasión, cinco expertos en la materia han arrojado luz sobre la creciente amenaza del yihadismo integrista en nuestro país, el perfil del terrorista que actúa en España y las medidas que se están adoptando desde las distintas instancias públicas y policiales para hacerle frente.



En primer lugar ha tomado la palabra Manuel Navarrete, teniente coronel jefe de la Unidad contra el Terrorismo Internacional de la Guardia Civil, quien ha comenzado su intervención señalando que para que esta amenaza terrorista se organice de manera operativa "necesita el respaldo de un orden, de una serie de medios y de una preparación que le proporcione una organización mayor, como es el caso de la red Al Qaeda".

En este sentido, Navarrete ha añadido que la organización fundada por Osama bin Laden "supo evolucionar y tomó la decisión de descentralizarse para que fueran sus sucursales repartidas por el mundo las que entraran en acción". Es aquí donde nacen las filiales en el Magreb, en la península arábiga o en Iraq, Afganistán y Paquistán. De este modo, pasó de ser sólo una intrincada red internacional a también contar con células regionales o incluso locales.

Navarrete también puso especial énfasis en la creciente y preocupante aparición de los denominados 'lobos solitarios', yihadistas que deciden actuar por su cuenta, sin una vinculación clara con la matriz terrorista, pero que comparten sus preceptos violentos.

Como ejemplo, el teniente coronel de la Guardia Civil puso el ejemplo de Umar Faruk, un nigeriano que intentó hacer estallar un avión entre Ámsterdam y Detroit en 2009 con una bomba adosada a su ropa interior. Sin embargo, Navarrete llamó la atención sobre que, al contrario de lo que se pueda pensar, "estos individuos son solitarios en la acción, no en cambio en la preparación ni en su formación".

Además, quiso identificar las dos potenciales amenazas yihadistas que se ciernen sobre Occidente: "o bien un ataque poco frecuente de Al Qaeda central o de alguna de sus franquicias, como Al Qaeda del Magreb Islámico, en países periféricos como Mali o en el Sahel, o uno perpetrado por pequeñas células locales o por individuos aislados".



A continuación tomó la palabra Fernando Reinares, investigador principal de Terrorismo del Real Instituto Elcano, que comenzó su intervención en el seminario retratando el perfil del yihadista que actúa en España.

A juicio del catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos, el terrorista que opera en nuestro país atiende, mayoritariamente, a los siguientes patrones: varón, de mediana edad (33 años de media al ser detenidos), proveniente en un 66 por ciento de los casos de organizaciones foráneas (AQMI, Ansur el Islam, etc.), extranjero (en su mayoría argelinos o marroquíes), sin estudios o con formación básica, casado y con hijos y residente en un núcleo urbano (sobretodo, en Madrid y en Barcelona).

Este perfil fue completado más tarde por su colega del Real Instituto Elcano, Carola García-Calvo, que añadió que los yihadistas que operan en España suelen radicalizarse antes de ser reclutados. Además, añadió que la mayoría de los detenidos por terrorismo de corte islamista en nuestro país se habían asentado en nuestro país a mediados de los años 90.

Actó seguido tomó la palabra Mario Toboso, jefe de la Unidad Territorial de los Mossos d'Esquadra en Girona, quien mostró su preocupación por la creciente radicalización del yihadismo en Cataluña, al tiempo que identificó a las asociaciones culturales o religiosas, a los barrios margianales y a Internet como los principales caldos de cultivo y captación de esta clase de individuos.



En último lugar compareció Lorenzo Vidino, senior fellow del Centro para Estudios para la Seguridad de Zurich (Suiza). Vidino versó su intervención sobre los diferentes protocolos que se están implementando en Europa y fuera del Viejo Continente para evitar la radicalización o la expansión del yihadismo.
Compartir en Meneame