cabecera
    31 de octubre de 2014

levantaron barricadas y lanzaron palos, tornillos y otros objetos

Los radicales provocan graves disturbios en el centro de Madrid tras la manifestación del 14-N

La policía ha detenido hoy a 20 personas hasta las 24.00 horas en relación a los incidentes registrados en las inmediaciones de la plaza de Neptuno después de la concentración convocada por la protesta "Rodea el Congreso" de la Coordinadora 25S, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Madrid.

Los altercados se han producido al final de la concentración en la zona centro de la capital, cuando "grupos de radicales" han levantado barricadas, han lanzado palos, tornillos y otros objetos a la policía, que ha intervenido para restablecer el orden público, añaden las mismas fuentes.

Siete de estas detenciones se han producido en la confluencia de la calle Cervantes con Duque de Medinaceli, 2 en la Plaza de Santa Ana, 5 en la Puerta del Sol y 6 en la plaza de Neptuno.

Durante los incidentes se han causado daños a numerosos establecimientos comerciales de la zona, entre ellos a un restaurante de la cadena Kentucky, a dos de Mcdonald's, y a sucursales bancarias del BBVA y La Caixa. También se han producido daños en el mobiliario urbano y se han incendiado contenedores, concluyen las fuentes.

Manifestaciones
Miles de personas salieron a la calle este miércoles en Madrid para protestar contra la política económica del Gobierno centrada en los ajustes, y han urgido al Ejecutivo a tomar medidas para evitar que la cifra de parados supere los seis millones de personas. Al cierre de la manifestación, los líderes sindicales han dicho que se "han cumplido sobradamente los objetivos".

La manifestación, que ha congregado a más de un millón de personas según los convocantes y ha servido para poner el broche final a la segunda huelga contra el Gobierno de Mariano Rajoy, arrancaba pasadas las 18.30 horas de la Plaza de la Lealtad bajo el lema 'Nos dejan sin futuro. Hay responsables. Hay soluciones'.

Por el contrario, la Delegación del Gobierno de Madrid, ha cifrado la participación en 35.000 personas, según ha informado a Europa Press un portavoz.

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, han enfatizado en sus intervenciones al cierre de la manifestación en la capital de España que la huelga general "ha cumplido los objetivos" y ha sido secundada por 1,6 millones de personas. También han asegurado que junto a las movilizaciones en toda Europa se ha abierto "un camino" para buscar alternativas en la salida de la crisis.



Así lo han asegurado ante miles de manifestantes congregados en la plaza de Colón un acto en el que han avisado que la huelga general no es el punto final de las protestas que seguirán hasta que el Gobierno dé marcha atrás en su política de recortes.

"Qué gran día para la democracia ha sido el 14N", ha asegurado Méndez ante los asistentes a la manifestación. "Ha habido un gran paro general en toda España y una gran demostración cívica", ha añadido, "el día de hoy es una oportunidad para Rajoy y las instituciones europeas para que empiecen a rectificar".

Varias tracas de petardos, pitos y tambores alertaban del inicio de una marcha calificada de "éxito" por las centrales sindicales, en cuya cabecera se situaba el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, acompañado por su homólogo en UGT, Cándido Méndez.

Entre los manifestantes se encontraron destacados líderes socialistas, como el exvicepresidente Manuel Chaves o los exministros de Trabajo Jesús Caldera y Valeriano Gómez. Además, se han podido ver entre la amalgama de protestantes al secretario de Organización del PSOE, Óscar López, y al coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara.

El mismo día en el que Congreso de los Diputados avalaba los Presupuestos Generales para 2013, que el propio Ejecutivo ha tildado como los más austeros de democracia, los ciudadanos salían a la calle para exigir un cambio. Los primeros compases de la marcha estuvieron marcados por la amenaza de la lluvia, que al final no fue impedimento para los manifestantes, que han realizado la marcha con mucha calma.

Entre lemas como "Nos roban y dividen" o "Prohibido rendirse", miles de personas entonaban cánticos contra la reforma laboral del Gobierno. Algunas pancartas incluso pedían la dimisión en bloque del equipo de Rajoy y otros cánticos amenazaban con un nuevo paro general: "Si esto no se arregla, huelga, huelga, huelga".

Varios ciudadanos han portado carteles en los que se decía "Si no hay justicia no habrá paz para el Gobierno", y otros en los que se alentaba a secundar la huelga: "Un día sin sueldo es duro, una vida sin derechos no es vida".

Uno de los grupos que mayor protagonismo ha acaparado durante la marcha ha sido el formado por trabajadores del sector sanitario. La mayoría de ellos han acudido a la manifestación equipados con batas blancas, han protestado por la situación actual de la Sanidad y han defendido un cambio bajo consignas como "La sanidad no se recorta, se defiende".

En Barcelona, un millón de personas, según cálculos de los sindicatos, y 110.000 según la Guardia Urbana, se han manifestado por el centro de la capital catalana este miércoles por la tarde bajo el lema 'Tenemos soluciones. Que no nos quiten el futuro'. Sin embargo, la Delegación del Gobierno ha asegurado que participaron 57.000 manifestantes.

La manifestación, que debía empezar a las 18 horas desde plaza Catalunya hasta la avenida Diagonal, ha llenado el paseo de Gràcia de principio a fin y no ha podido avanzar hasta que se ha disuelto la cabecera.

Menos de una hora después, los líderes de los tres sindicatos convocantes -CC.OO., UGT y Usoc- han tenido que hacer sus discursos finales subidos al camión habilitado para los medios gráficos en el mismo punto donde se había situado la cabecera de la manifestación en la confluencia entre paseo de Gràcia y la calle Aragó.

Los actores Manel Barceló y Quim Masferrer han leído el manifiesto unitario, en el que han constatado que las políticas que están aplicando los gobiernos del PP y de CiU son "totalmente injustas para la mayoría de la población e inútiles para salir de la crisis", y han reprochado que se busquen soluciones para evitar la fallida del sistema financiero mientras se recortan recursos para las políticas sociales.

Decenas de miles de personas se han manifestado también en las calles de Valencia en protesta a las medidas del Gobierno. Las cifras varían según la fuente, 350.000 según la organización, 50.000 según la Delegación del Gobierno y 30.000 según la Policía.

Por otro lado, en Sevilla, miles de personas (140.000 según los sindicatos y 16.000 según el Gobierno) han participado en la marcha central de Andalucía.

En Zaragoza, unas 10.000 personas, según los organizadores se han sumado este miércoles a la convocatoria de Marea Verde y Marea Blanca Salud en Aragón en defensa de una educación y sanidad públicas y por una salida "justa" de la crisis convocada por UGT y CC.OO.

Por último, en A Coruña, 65.000 personas han salido a la calles con motivo de la manifestación convocada por UGT, CC.OO. y CIG, según datos de la Policía Local. La marcha iba encabezada por una pancarta en la que se leía 'No al saqueo de pueblo, hay culpables, hay soluciones".

Los ciudadanos piden un cambio
El mismo día en el que el Congreso de los Diputados avalaba los Presupuestos Generales del Estado para 2013, los que el propio Ejecutivo ha tildado como los "más austeros de la Democracia", los ciudadanos han exigido un cambio.

En un ambiente de mucha calma, se han podido leer pancartas con mensajes como 'Nos roban y dividen' o ' Prohibido rendirse', y miles se han entonado cánticos contra la reforma laboral. Algunos manifestantes incluso pedían la dimisión en bloque del Gobierno de Rajoy y otros amenazaban con un nuevo paro general: "Si esto no se arregla, huelga, huelga, huelga".

Varios ciudadanos han portado carteles en los que se decía: 'Si no hay justicia, no habrá paz para el Gobierno' y otros en los que se alentaba a secundar la huelga: "Un día sin sueldo es duro, una vida sin derechos no es vida".

Uno de los grupos que mayor protagonismo ha acaparado durante la marcha ha sido el formado por trabajadores del colectivo sanitario. La mayoría de ellos equipados con batas blancas, han protestado por la situación actual de la Sanidad y han defendido un cambio bajo consignas como 'La Sanidad no se recorta, se defiende'.

Toxo y Méndez proclaman el éxito de la huelga
La cabecera llegaba al escenario instalado en la Plaza de Colón pasadas las 19.30 horas. Allí, acompañados de representantes de la Cumbre Social, los líderes de CC.OO y UGT han proclamado que la huelga general "ha cumplido sobradamente sus objetivos" y ha sido aplaudidos por unos manifestantes que han dedicado un sonoro abucheo y silbidos a la canciller alemana, Ángela Merkel, cuando ha sido mencionada.

Así, Méndez, que ha asegurado que ha sido "un gran día para la democracia española", ha enfatizado que "ha habido un paro general en toda España y una gran demostración cívica", al tiempo que ha recordado al Gobierno que el sindicalismo no se rendirá hasta que dé un giro a sus políticas.

"Si el Gobierno se arrodilla ante estas políticas de recortes el pueblo español va a permanecer de pie, aunque le zarandeen", ha dicho para añadir que, la jornada ha sido un "unánime rechazo" al "camino de perdición" que suponen las fórmulas europeas de salida de la crisis. "Ni nos van a dejar mudos ni quietos", ha sentenciado.

Por su parte, Toxo ha calificado de "magnífica" la manifestación en Madrid y ha asegurado que la huelga general "es histórica por lo que está llamada a representar en un futuro", por cuando se ha visto acompañada por primera vez de otras muchas movilizaciones en otros países de la UE. "Se inicia un camino nítido de alternativas a la salida de la crisis", ha asegurado.

"El día de hoy no es la estación de término de nada. Es una pelea sostenida que no va a obligar a mantener el Gobierno, y la vamos a mantener", ha dicho, para sentenciar: "Vamos a ver cuanto aguanta, nosotros tenemos muchísimo aguante".

Por último, el secretario general de USO, Julio Salazar, ha aseverado que la manifestación ha sido una "gran contestación ciudadana" y una "expresión unánime que el Gobierno no puede desatender".

Manifestantes de todas las edades
A la concentración se han sumado jóvenes como Paz, de 23 años, una estudiante de podología, quien se ha manifestado ante los recortes en la Universidad. "Estoy harta de todas las reformas", ha asegurado después de decir que trabaja en una pizzeria.

También protestaba contra los recortes del Gobierno José Luis, de 70 años, quien se ha mostrado a favor de "paralizar" el país durante cuatro o cinco días. "Hay un plan para el desguace de la sociedad", ha sentenciado Iñigo, de 42 años.

David y Eli, ambos de 33 años, se han acercado a la marcha con su hija de 11 meses y han justificado su asistencia para defender los derechos "logrados" por sus padres. "Nuestra hija tendrá que luchas por recuperar nuestros derechos", han resumido.



Al término de la manifestación se estaban produciendo disturbios en el Paseo del Prado y las inmediaciones de Congreso. Algunos manifestantes han montando barricadas y prendido fuego. Se han producido algunas detenciones, aunque no hay que lamentar heridos.

Incidentes en las cercanías del Congreso
Antes, la Policía ha procedido a despejar gran parte de la plaza de Neptuno ante los continuos lanzamientos de botellas y de petardos, e incluso algún objeto incendiario, contra los agentes que custodian los accesos al Congreso de lo Diputados.

La Policía, que se ha mantenido agrupada aunque sin cargar, ha aumentado el perímetro de seguridad dispersando a la mayoría de los manifestantes que habían secundado la convocatoria 'Toma la Huelga', de la Coordinadora 25-S y de organizaciones del 15-M.

Los lanzamientos de objetos contra los agentes han sido continuos pasadas las nueve de la noche, incluyendo algún objeto incendiario. Algunos manifestantes han levantado barricadas improvisadas con vallas de obras a la altura del Ministerio de Sanidad, en el Paseo del Prado, cerca de Neptuno.
Compartir en Meneame