cabecera
    2 de septiembre de 2014

crónica política

Ha habido una huelga general, ¿Y?

No parece, en principio, que el Gobierno del PP haya “salido muy tocado de esta huelga general, y menos por como se ha desarrollado”, señalan los analistas políticos consultados por este diario. Al revés, la jornada se ha desarrollado con mucha más normalidad que en el paro del pasado 29 de marzo, con menos incidentes y menos detenciones, en cuanto a la huelga se refiere. Porque lo que sí es cierto, y a la hora de escribir está crónica se estaban produciendo, es que los radicales, tanto en Madrid como en Barcelona, han aprovechado para volver a hacer de las suyas, provocando graves enfrentamientos con las Fuerzas de Seguridad del Estado, tanto con la Policía Nacional como con los Mossos d´Esquadra.

La jornada ha servido para que los sindicatos y el PSOE se reafirmen en sus postulados y anuncien que las movilizaciones tendrán continuidad en el tiempo porque es, a su juicio, lo que los españoles quieren. A la finalización de la manifestación celebrada en la tarde de este miércoles en Madrid, y que ha congregado a miles de personas, bien es cierto que en un cifra comprendida entre el millón de asistentes dada por los asistentes, frente a los 30.000 contabilizados por la Delegación del Gobierno, los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, han amenazado con más movilizaciones.

Mientras Méndez aseguraba que “ha habido un gran paro general en toda España acompañado de una espléndida demostración cívica”, Toxo afirmaba que “la huelga, el éxito de la misma es un acicate. Tiene que ser un estímulo para no cejar en el empeño hasta que estas políticas económicas suicidas den marcha atrás. Vamos a seguir moviéndonos”.
No obstante hay datos, según los analistas consultados, que indican que la huelga no ha tenido el éxito que esperaban los convocantes, como el hecho de que el consumo eléctrico se haya reducido sólo un 12 por ciento, menos que en el paro general del pasado mes de marzo.

Mientras el 14-N se llevaba a cabo, el Congreso de los Diputados aprobaba los Presupuestos Generales del Estado para 2013 y el Gobierno se llevaba una gran alegría por parte de la Unión Europea, pues uno de sus vicepresidente y también comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, comparecía públicamente para avalar las políticas adoptadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy y asegurar que nuestro país no necesitará nuevos ajustes en lo que queda de año ni en 2013.

Según Rehn, el Gobierno ha tomado las suficientes medidas de ajuste estructural para corregir el déficit y por este motivo no avanzará en el proceso sancionador contra España. No obstante, no ha querido especificar si dará más tiempo, más de allá de 2014, para ajustar el déficit fiscal al tres por ciento, ni tampoco ha querido pronunciarse sobre una petición de rescate por parte de España, porque es una decisión que corresponde al Ejecutivo, aunque, eso sí, ha asegurado, nuestro país cumple de sobra las condiciones para cogerse a esa posibilidad.
Compartir en Meneame