cabecera
    1 de noviembre de 2014

Renombrados expertos en la materia han acudido al ciclo de conferencias

Clausurado el XI Seminario de Terrorismo de la Fundación Ortega-Marañón

A lo largo de tres días, la Fundación Ortega y Gasset-Marañón ha reunido en Madrid a algunos de los mayores expertos en terrorismo durante la celebración del XI Seminario de estudios permanentes en la materia. Durante diversas conferencias, se han identificado las claves de la amenaza que supone el terrorismo, el perfil de los que optan por la radicalización yihadista y los retos a los que se enfrentan los cuerpos policiales.
Este jueves ha dado por concluido el XI Seminario de estudios permanentes de Terrorismo organizado por la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón en su sede de Madrid. A lo largo de tres días, algunos de los mayores expertos nacionales e internacionales en la materia han acudido a la que ya se ha convertido en una de las citas de mayor referencia en asuntos de terrorismo.

Los retos que representa la creciente radicalización yihadista, el perfil de los terroristas del siglo XXI, tanto dentro como fuera de Europa, las políticas a implementar para combatir esta amenaza y las características de la guerra contra el terror han sido algunos de los asuntos estrella de los distintos paneles, coordinados por el investigador principal en Terrorismo del Real Instituto Elcano, Fernando Reinares.

La ceremonia de clausura ha contado con la presencia del director general de la Fundación, Jesús Sánchez Lambás, que ha destacado y agradecido la estrecha colaboración que han ofrecido el Real Instituto Elcano y la Universidad Rey Juan Carlos, representados en el acto por Charles Powell y Ana María Salazar, respectivamente. Además, la embajada de Estados Unidos en Madrid también estuvo presente en la clausura del Seminario en la figura de Scott Fagan.

La UE, ariete de la lucha antiterrorista
La jornada final del ciclo de ponencias contó con un conferenciante invitado de primer orden, Gilles de Kerchove, coordinador antiterrorista de la Unión Europea, quien pronunció un interesante discurso bajo el título "La UE ante una amenaza terrorista cambiante".

Kerchove destacó la evolución que ha sufrido Al Qaeda en la última década como estrategia de supervivencia e identificó a su filial en la península arábiga como su sucursal más peligrosa a día de hoy. Además, señaló que los yihadistas de la red terrorista están sufriendo tres procesos paralelos que los hacen aún más imprevisibles: 'africanización', por la creciente presencia de militantes subsaharianos; 'hizbolización', ya que su poder trasciende el de la violencia para recaer en los diversos sectores sociales; y de 'drogradición', puesto que cada vez más se nutre de los beneficios del narcotráfico.

El coordinador antiterrorista también alertó sobre el fenómeno 'copycat' entre los jóvenes musulmanes europeos. A su juicio, muchos individuos quieren emular a los yihadistas que atentan convirtiéndose en jóvenes combatientes, caldo de cultivo de Al Qaeda.

El representante comunitario también llamó la atención sobre el incremento de estados fallidos o en conflicto en el entorno yihadista, con especial mención a Yemen, Somalia, Libia, Mali, Iraq o Siria. También quiso poner énfasis en las dudas que despierta el repliegue de las fuerzas aliadas desplegadas en Afganistán en 2014 y la entrega del poder a la policía y al ejército local y en el crucial papel que juegan las nuevas tecnologías y las herramientas legales y judiciales, con especial mención a la formación de la policía local, en poner freno a la radicalización islamista.

Por otro lado, Kerchove llamó a un programa de conciliación entre los sectores público y privado, así como a una mayor labor de información social para prevenir el auge del yihadismo en Europa y apuntó que, a su juicio, la labor más ardua es la de saber valorar el grado de amenaza real que hay detrás de una alerta terrorista: "no debemos pasarnos ni quedarnos cortos", afirmó.



De los 'drones' a la guerra química y biológica
Previamente, en el primer panel de la jornada de clausura, Teodoro Gómez, comisario del Cuerpo Nacional de Policía perteneciente a la Comisaría General de Información, alertó sobre las vías de rearme que utilizan los yihadistas. En este sentido, Gómez afirmó que Al Qaeda ha logrado nutrirse de gran parte del armamento libio tras el caos que supuso el derrocamiento de Muamar Gadafi.

Asimismo, el comisario señaló que Internet se ha convertido en una herramienta esencial para los nuevos terroristas, ya sea para proveerse de material para fabricar artefactos caseros o para adiestrase en el manejo y uso de componentes explosivos, con especial predilección por el nitrato amónico.

En segundo lugar tomó la palabra René Pita, profesor perteneciente a la Jefatura de Defensa NBQ del Ejército, quien abordó la proliferación de armas químicas y biológicas en el contexto terrorista. Asimismo, afirmó que los atentados del 11S supusieron un antes y un después en el uso de este tipo de armamento.

Además, Pita apuntó que el acceso a este tipo de material sigue siendo extremadamente complicado, "aunque es una alternativa más barata y más accesible que la de un arma nuclear".

El siguiente conferenciante en participar en el Seminario fue Luis de la Corte, profesor titular de Psicología Social de la Universidad Autónoma de Madrid. El académico abordó la convergencia entre crimen organizado y terrorismo, un matrimonio más habitual de lo que se puede pensar.

A juicio de De la Corte, criminales y terroristas tienen tres maneras de aliarse: por una confluencia de intereses (frecuente, aunque no suele ser un binomio permanente), por mutación (por una criminalización de los terroristas o mediante una politización de los criminales) o por colaboración puntual (la más frecuente). En este sentido, ambos grupos suelen encontrar en los beneficios provenientes del narcotráfico (cocaína, canabis, hachís y heroína) o en el tráfico ilegal de armas, tabaco, minerales o personas sus puntos de encuentro.

Por último, Javier Jordán, profesor titular de Ciencia Política de la Universidad de Granada, versó su intervención sobre la eficacia del uso de los llamados 'drones', aviones no tripulados guiados a distancia con capacidad de ataque, en la lucha contra el terrorismo.

Jordán, que señaló que este tipo de armamento es utilizado por Estados Unidos en Somalia, Yemen y Paquistán, quiso hacer hincapié en el argumento basado en la legítima defensa esgrimido por Washington para su puesta en marcha en 2004.

El incremento de cerca de un 500 por ciento en el uso de drones en el periodo comprendido entre 2006 y 2012 no ha logrado que los expertos se pongan de acuerdo sobre el grado de eficacia de este tipo de operaciones militares, debido al elevado número de víctimas civiles que dejan tras de sí. Por otro lado, su importante capacidad de ataque y de amedrentar, así como la neutralización de las comunicaciones y la ralentización de los encuentros cara a cara entre terroristas juegan, en cambio, a su favor.

Además de los ya mencionados, a lo largo de estas jornadas han pasado por el XI Seminario de Terrorismo expertos de la talla de Fernando Reinares, investigador principal de Terrorismo Internacional del Real Instituto Elcano; Bruce Riedel, asesor en temas de Seguridad Nacional de los últimos cuatro presidentes de Estados Unidos; Manuel Navarrete, teniente coronel jefe de la Unidad contra el Terrorismo Internacional de la Guardia Civil; Mario Toboso, jefe de la Unidad Territorial de los Mossos d’ Esquadra en Girona; Emilio Lamo de Espinosa, presidente del Real Instituto Elcano; Pedro González-Trevijano, rector de la Universidad Rey Juan Carlos; Luis Moreno, ministro consejero de la embajada de Estados Unidos en Madrid; José Luis Serrano, jefe de Estrategia del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista; Fernando Vallespín, director del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset; Ely Karmon, investigador senior del Instituto Internacional de Contraterrorismo; Manuel Torres, profesor titular de Ciencia Política en la Universidad Pablo Olavide; Carola García?Calvo, ayudante de investigación en el Real Instituto Elcano; o Antonio López Vega, subdirector del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset.
Compartir en Meneame