cabecera
    21 de octubre de 2014

Destacadas ausencias en Cádiz, donde también se homenajeará a 'La Pepa'

Arranca la XXII Cumbre Iberoamericana con el objetivo de tomar impulso

La XXII Cumbre Iberoamericana arranca este viernes en Cádiz con el objetivo principal de que los líderes de América Latina, España, Andorra y Portugal analicen la situación económica mundial y busquen de forma conjunta salidas a la crisis. La cita, que España acoge por primera vez desde 2005, aspira a dar un nuevo impulso a este foro, creado a iniciativa de España y México en 1991, y que ha ido perdiendo interés entre sus miembros, como refleja el alto nivel de ausencias registrado en algunas de sus últimas ediciones.
La XXII Cumbre Iberoamericana que tiene como tema central renovar las relaciones en el marco del bicentenario de la constitución de Cádiz ha sido inaugurada este viernes con la asistencia de jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, Portugal, España y Andorra.

El acto inaugural, presidido por el Rey, se celebra en el Gran Teatro Falla poco después de que los mandatarios visitaran el Oratorio de San Felipe Neri, donde el 19 de marzo de 1812 se proclamó la primera constitución liberal de España, conocida como "La Pepa".

En su discurso, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias ha destacado que como hace 200 años la comunidad iberoamericana se reúne con la convicción de que el mundo está cambiando y reclama "liderazgos para sentar las bases de un nuevo orden internacional".

En opinión de Iglesias, los cambios en las relaciones internacionales, la crisis económica de los países desarrollados y en especial los de la Unión Europea y EEUU y la bonanza latinoamericana caracterizan el momento en que tiene lugar esta cita.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha iniciado su intervención enviando sus condolencias a las víctimas del reciente terremoto en Guatemala y ha dado la bienvenida a los mandatarios iberoamericanos.

Rajoy destacó que no es la primera vez que "hispanos de ambos hemisferios se reúnen en Cádiz" y señaló que la constitución de 1812 fue la primera carta del Atlántico en la que juntos inscribimos el común deseo de libertad. El presidente del Gobierno español resaltó que hoy hay más cohesión, más estabilidad, más paz y más "relación entre nosotros" y consideró que "ha nacido una nueva América Latina".

A la ceremonia asistieron 15 jefes de Estado y Gobierno que participan en la Cumbre de Cádiz, así como la reina y los príncipes de Asturias, y cancilleres de toda la comunidad iberoamericana. En la cita también participan invitados especiales como el presidente de Haití, Michel Martelly, el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Saadedín al Otmani, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, entre otros.

A la cumbre de Cádiz no asisten siete jefes de Estado. A las ausencias anunciadas de los presidentes de Argentina, Uruguay, Venezuela, Cuba, Paraguay y Guatemala se sumó hoy "por razones de fuerza mayor" la del nicaragüense, Daniel Ortega.

Los cancilleres han dado hoy el último repaso a la Declaración de Cádiz y al Programa de Acción que aglutinan los temas y decisiones de esta cita, que tiene un marcado acento contenido económico, y que serán aprobados por los Jefes de Estado y de Gobierno mañana, sábado.

La Declaración se centra en seis ejes, entre los que destaca el desarrollo de infraestructuras, la promoción de las micro, pequeñas y medianas empresas, y de políticas de crecimiento y generación de empleo.
Compartir en Meneame