cabecera
    16 de septiembre de 2014

cumbre iberoamericana

Los ministros de Exteriores iberoamericanos: la austeridad es necesaria, pero no suficiente

Los ministros de Exteriores iberoamericanos han analizado hoy la evolución de la crisis económica mundial, han apostado por impulsar las relaciones comerciales en la región y han coincidido en que "la austeridad es necesaria, pero no es suficiente" para recuperar el crecimiento.
El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha resumido así uno de los ejes de la Cumbre Iberoamericana que se celebra en Cádiz, donde los veintiún países asistentes -no ha venido la delegación paraguaya- buscan establecer sinergias en un contexto de crisis global.

Los cancilleres se han reunido antes de la inauguración oficial de la cumbre para analizar los documentos de trabajo y la declaración que aprobarán mañana los jefes de Estado y de Gobierno, en la que se destaca la necesidad de recuperar el crecimiento y la confianza de los mercados y de desarrollar infraestructuras en Latinoamérica.

Las infraestructuras, ha señalado García-Margallo, son "la primera manifestación práctica de la integración" de la región y un sector de oportunidades para las empresas españolas.

Han abordado las causas de la crisis de la deuda que atraviesan España y Portugal y "la terapia para combatirla", que pasa, ha añadido el ministro, por facilitar las inversiones de ambos países en Latinoamérica a través de un marco regulatorio, fiscal y laboral estable y una justicia más rápida.

En una entrevista con Efe, el ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, ha subrayado que América Latina necesita una Europa fuerte y que su relación con la península ibérica es profunda y "fuera de cualquier coyuntura política".

Los cancilleres han subrayado asimismo el importante papel que pueden desempeñar las pymes en la salida de la crisis, y en la cumbre se ha presentado un acuerdo marco de colaboración para promover un Centro Iberoamericano de Arbitraje, un mecanismo que intentará dar una respuesta rápida a través de la mediación a las controversias comerciales que ahora se eternizan en los tribunales.

Han estudiado también proyectos de financiación para pymes que quieran dar el salto al otro lado del océano y la posibilidad de que España se convierta en una plataforma para las empresas latinoamericanas que aspiren a invertir en el norte de África.

García-Margallo ha destacado en este contexto la privilegiada situación de España para canalizar en Latinoamérica los capitales de terceros mercados con exceso de liquidez y ha apostado por crear empresas "compartidas" españolas y latinoamericanas.

Al margen de las relaciones empresariales, los cancilleres han analizado las medidas adoptadas para limitar los desahucios, ya que, como ha señalado García-Margallo, hay ciudadanos latinoamericanos que también los han sufrido en España o que pueden ser víctimas en el futuro.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, con cerca de 400.000 compatriotas residentes en España, ha mostrado en reiteradas ocasiones su preocupación por este problema y hoy ha abordado la cuestión con el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy. Según ha señalado después, el decreto ley con el que se intenta frenar los desahucios de viviendas en casos de personas en situación de vulnerabilidad es un "avance", pero que "no es suficiente" porque el problema sigue siendo "muy grave".

En el ámbito cultural, los ministros de Exteriores han estudiado la posibilidad de crear un comisionado de la cultura iberoamericana que, según García-Margallo, permitiría difundir en el mundo "todas las culturas españolas, la cultura en España y las culturas de nuestras nacionalidades y regiones".

Los cancilleres iberoamericanos han dado además su apoyo a la candidatura de España para ocupar un puesto no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU en el periodo 2015-2016, que se traducirá en un comunicado conjunto al finalizar la cumbre. También se aprobarán, entre otras, resoluciones sobre las islas Malvinas, el fin del bloqueo de Estados Unidos a Cuba y la inclusión de los discapacitados en el mercado laboral.

Durante el almuerzo, han repasado la agenda internacional, con especial atención a la crisis en Oriente Próximo, la evolución de Siria e Irán y la inestabilidad que se vive en el Sahel, que, ha advertido García-Margallo, puede desestabilizar los procesos democráticos del norte de África.
Compartir en Meneame