cabecera
    23 de octubre de 2014

cumbre iberoamericana

Barroso confirma: Cataluña quedaría fuera de la UE si se independizara

La posición del Ejecutivo comunitario ante la eventual secesión de un territorio de uno de los Estados miembros no ha cambiado desde 2004 y sigue siendo que la región escindida quedaría automáticamente fuera de la UE. Así lo ha confirmado "absolutamente" el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en los márgenes de la XXII Cumbre Iberoamericana, en la que participa como invitado.
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha confirmado "absolutamente" que la posición del Ejecutivo comunitario ante la eventual secesión de un territorio de uno de los Estados miembros no ha cambiado desde 2004 y sigue siendo que la región escindida quedaría automáticamente fuera de la UE.

Así se ha pronunciado en declaraciones a los medios de comunicación en los márgenes de la XXII Cumbre Iberoamericana, en la que participa como invitado, tras ser preguntado expresamente si Bruselas mantiene la posición que expresó en una respuesta parlamentaria en 2004, con respecto a que un territorio escindido quedaría automáticamente fuera de la UE y tendría que iniciar un procedimiento de adhesión para volver a ingresar en el club europeo, lo que precisaría del acuerdo unánime de los Estados miembros.

"La situación jurídica no ha cambiado desde 2004, ya que el Tratado de Lisboa no ha introducido ningún cambio a este respecto. Por tanto, puedo confirmar absolutamente que la posición de la Comisión es la misma", ha zanjado.

En 2004, fue el entonces presidente de la CE, Romano Prodi, el que fijó la posición de Bruselas por escrito ante un escenario tal, cuando aseguró que "cuando una parte del territorio de un Estado miembro deja de ser parte de ese Estado, por ejemplo porque el territorio se convierte en un Estado independiente, los Tratados ya no se le aplican".

En una respuesta más reciente de agosto de este año, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, asegura que si Cataluña se declara independiente, la ciudadanía de la UE ya no se aplicaría a sus habitantes.

"La ciudadanía de la UE se suma y no sustituye a la ciudadanía nacional, esto es, la ciudadanía de un Estado miembro de la UE", explica Barroso. "En el caso hipotético de una secesión de parte de un Estado miembro, la solución deberá encontrarse y negociarse en el marco del derecho internacional", dijo.

Más recientemente, la vicepresidenta de la Comisión y responsable de Justicia, Viviane Reding, también confirmó en respuesta a una carta del secretario de Estado de Asuntos Europeos, Íñigo Méndez de Vigo, que la "posición oficial" del Ejecutivo comunitario es que si Cataluña se independiza quedará fuera de la UE.

En su misiva, Méndez de Vigo pedía a la Comisión que se manifestara con una única voz sobre la posible independencia de Cataluña y su impacto en la UE, después de que Reding afirmara en unas declaraciones a un diario español que la legislación internacional no decía nada "que se parezca" a que una nueva nación independiente resultante de otro Estado matriz tuviera que abandonar los organismos internacionales.
Compartir en Meneame