cabecera
    26 de octubre de 2014

El presidente catalán acusa al Estado de buscar alterar las elecciones del domingo

Mas insiste en su inocencia a pesar de que cuatro informes policiales confirman las cuentas en el extranjero

El presidente de la Generalidad de Cataluña y candidato de CiU en los comicios autonómicos de este fin de semana, Artur Mas, ha defendido de nuevo su absoluta inocencia y ha desmentido que cuente o haya contado con ninguna cuenta en el extranjero. Esta defensa contraviene lo recogido en cuatro informes policiales que confirman la existencia de cuentas a nombre del candidato de CiU en Suiza y en Liechtenstein.
Artur Mas, presidente de la Generalidad de Cataluña, ha acudido este martes al programa de Onda Cero 'Julia en la onda', presentado por la periodista Julia Otero, para abordar la actualidad política de cara a los próximos comicios autonómicos de este fin de semana, así como el supuesto caso de corrupción en el que se le acusa de haber desviado dinero público a cuentas en Suiza y en Liechtenstein.

El candidato a revalidar el cargo representando a Convergencia i Unió (CiU) ha comenzado la entrevista señalando que está viviendo esta campaña electoral con una "trascendencia especial" porque su candidatura está muy ligada al proceso secesionista auspiciado por su Gobierno.

En referencia a las acusaciones de corrupción, Mas ha admitido que no ha hablado con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y ha calificado de "muy raro" que no se encuentre el borrador del informe policial en su contra.

En este sentido, el presidente catalán ha negado rotundamente que tenga una cuenta en Suiza y ha señalado que sólo tiene dos conjuntas abiertas a nombre de él y del de su mujer en entidades catalanas, "y respondo totalmente por ella (su mujer)".

"Imagine que usted está en el foco de la polémica por culpa de un informe que no se encuentra, que nadie firma y que el propio periódico que lo ha publicado admite que no se puede demostrar, lo que me lleva a pensar que se pueden estar fabricando pruebas para alterar las elecciones del próximo domingo", ha señalado Mas, que ha admitido no estar sorprendido por esta clase de informaciones. "Si efectivamente hay un informe de la Policía se tiene que aclarar quién lo ha hecho y quién lo ha pedido", ha añadido.

Además, el presidente catalán, que ha denunciado que "España ya no cree en Cataluña", también ha aseverado que la mayoría del pueblo catalán "le ha visto el plumero a los que quieren alterar las elecciones y no lo van a conseguir; hay una operación que no sé de dónde viene y de la que seguro nos enteraremos después del próximo domingo". Asimismo, Mas ha reconocido estar "alucinado porque un periódico se basa en supuestas cosas e informaciones de la Policía pero de las que nadie se responsabiliza".

"Todo esto lo saca un único medio de comunicación, el mismo periódico que aún dice que los atentados del 11M fue obra de Eta, una teoría que sólo ellos creen a día de hoy, por lo que todo es un montón de calumnias de las que me tengo que defender, y porque me preguntan, porque de otra manera no hablaría de ello", ha añadido.

Sin embargo, el borrador de un informe policial de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que acusa a Artur Mas y a Jordi Pujol de cobrar comisiones, se basa en gran parte en el contenido de cuatro informes policiales presentados al juez en los años 2011 y 2012, según han informado fuentes policiales.

El primero de los informes entregados al juez tiene fecha de 29 de noviembre de 2011 y los otros son de 1 de febrero, 20 de abril y 24 de mayo de 2012, según las fuentes.

El "borrador" de la UDEF sostiene que parte de las comisiones que las empresas pagaban a CDC a través de la trama del Palau de la Música "se han desviado a cuentas personales de sus dirigentes".

En este sentido, el informe señala que estas cantidades se ingresaban en cuentas en Suiza y Liechtenstein controladas por Jordi Pujol y su familia, y por Artur Mas y el padre del presidente de la Generalidad.

Un bumerán electoral
"Esto es un bumerán, lo que creían que iba a afectar a las elecciones se va a dar la vuelta, los catalanes no están dispuestos a que su voto se vea alterado desde fuera", ha continuado declarando Mas. "¿Por qué me atacan a mi y a Jordi Pujol justo en este momento? Sencillo, porque representamos un proyecto de una mayoría de los catalanes y democrático y que ellos no pueden tolerar ni aceptar, pero ese proceso no depende de ellos", ha añadido.

"Cuando acusas a alguien de algo tienes que demostrarlo, no sé si habremos vuelto 40 años atrás en este sentido donde alguien te señalaba sin más", ha querido declarar Mas, que ha confirmado que ha presentado varias querellas por difamación.

Preguntado sobre si cree que logrará la mayoría este domingo, el presidente catalán ha señalado que ve más cerca esta posibilidad que hace una semana "porque hay gente que ha visto que todo depende de nosotros, así que manos a la obra (...) porque este camino no tiene retorno, no tiene renuncia".

Sobre la posibilidad de una derrota electoral, el candidato de CiU no contempla esta posibilidad a tenor del seguimiento masivo de su campaña, "incluso de gente que no pertenece a Convergencia i Unió porque ven que hay un candidato, yo, que se pone del lado del pueblo y que el propio establishment se intenta cargar".

A la hora de hacer valoración del año en el Gobierno de Mariano Rajoy, ha afirmado que "durante treinta años siempre hemos arrimado el hombro en temas muy complicados, dimos al PP unos meses de margen y de apoyo, y resulta que nos encontramos con todo lo contrario, fui a La Moncloa para hablar del pacto fiscal y me encontré con un no radical".

"Sé que Rajoy está en una situación complicada, las herencias son duras y Europa aprieta mucho, pero en Cataluña hemos llegado a la conclusión de que tenemos un proyecto de gran ilusión al que podemos acogernos, y estamos dispuestos a andar ese camino", ha añadido el candidato de CiU.

Sobre un posible acercamiento de posturas con el Partido Popular, Mas se ha mostrado escéptico "porque no creo que ellos cedan en sus posturas, sobretodo porque nosotros no vamos a ceder en las nuestras".

A la hora de evaluar la posibilidad de un referéndum secesionista unilateral, el presidente catalán, que ha asegurado tener el mismo discurso "en Madrid, en Barcelona y en Bruselas", ha vaticinado que la Unión Europea no se pronunciará de manera definitiva hasta que no sepa qué quieren los catalanes, "que ya son ciudadanos comunitarios a todos los efectos, con derechos consolidados y que cumplen con todas las normas, por lo que tendrán que buscar una solución si lo que quieren es que entre gente en la UE y no que salga, como el ejemplo del caso de Croacia el año que viene".

"Antes de buscar una consulta, que se producirá en los próximos cuatro años, con la legalidad internacional buscaremos hacerlo con la legalidad española, que se puede modificar como así lo han sugerido algunos catedráticos de gran renombre, y que respaldaría en gran medida nuestro proyecto de cara a la comunidad internacional", ha añadido Mas.

El presidente catalán ha escudado sus postura secesionista en la cesión de soberanía a la que se han visto avocados los 27 países miembros en favor de Bruselas, "y más que tendrán que ceder, por lo que este tema en Europa va a por otros derroteros y yo estoy dispuesto a ceder soberanía (a la UE)".

Además, para concluir y en materia de campaña electoral, Mas ha llamado la atención sobre que ha sido el único candidato en España que ha tenido que enfrentarse a las urnas con una huelga general de por medio.
Compartir en Meneame