cabecera
    19 de diciembre de 2014

Operado este viernes para implantarle una prótesis en su cadera izquierda

El Rey ya está en planta, se recupera satisfactoriamente y recibirá el alta "en tres o cuatro días"

Tal y como ha informado la Casa del Rey a través de un comunicado, la operación de cadera a la que se ha sometido el Rey Don Juan Carlos en la tarde del viernes, la segunda intervención de este tipo que se le practica, ha concluido con éxito. A su llegada al hospital Quirón San José de Madrid a las 19:05 horas, el monarca bromeaba sobre la que es su tercera operación en año y medio: "Hoy sí que paso por el taller".
El rey permanecerá ingresado en el hospital madrileño Quirón San José "tres o cuatro días" y podrá estar completamente recuperado en un mes, ha informado hoy el traumatólogo Ángel Villamor, que ha dirigido la intervención quirúrgica.

Después de ser operado anoche en el lado izquierdo de la cadera para implantarle una "prótesis modular" que le permitirá apoyar el pie inmediatamente, ha seguido una evolución "muy positiva" y "ha podido descansar sin necesidad de analgesia", indica el parte firmado por Villamor y el nuevo jefe del Servicio Médico de la Casa del Rey, Miguel Fernández Tapia-Ruano.

A primera hora de la mañana se le ha practicado la primera cura postoperatoria, ha pasado a ocupar una habitación en el hospital en torno a las 10.30 horas y esta tarde empezará con las sesiones del protocolo de recuperación intensiva, que, según el parte médico, "consisten en masajes de drenaje y movilizaciones activas y pasivas".

Durante su comparecencia informativa, el doctor Villamor ha precisado que la técnica empleada para practicar la cirugía es "mínimamente invasiva" y ha requerido sólo una incisión de siete centímetros en la articulación dañada para colocarle la prótesis, "de última generación", lo que permite reducir los daños y dolores tras la operación y "agilizar la recuperación".

Por tanto, es previsible que don Juan Carlos necesite sólo "entre tres y cuatro días" para recibir el alta hospitalaria y regresar al Palacio de la Zarzuela con plena movilidad, ayudado por muletas, y que se encuentre completamente recuperado en un mes.

Pasado este tiempo no tendrá limitación alguna de movimientos, aunque, para evitar una luxación como la ocurrida tras la operación del otro lado de la cadera, se pondrá más cuidado "en las actividades postoperatorias".

Tras precisar que ha empleado anestesia general porque el rey prefería no oír en el quirófano ruidos de "sierras y martillos", Villamor ha recalcado que podrá caminar apoyando el peso del cuerpo indistintamente en un pie o en otro.

El doctor también ha indicado que fue el monarca quien decidió la fecha de la intervención: "Yo seguramente me habría operado hace bastante, pero él es muy duro" y "ha aguantado".
Compartir en Meneame