cabecera
    21 de octubre de 2014

Crónica política

Mas gana, pero Cataluña le dice no

De poco le ha servido a Artur Mas el llamamiento a la sociedad catalana para que se uniera en un objetivo único, darle su voto para conseguir una mayoría excepcional con el fin de sacar adelante su proyecto independentista. Al revés, aunque CiU haya ganado las elecciones de este domingo, el batacazo de Artur Mas ha sido más que considerable. No solo se ha quedado lejos de esa mayoría absoluta excepcional, sino que encima ha perdido doce diputados pasando de los 62 que tenía en el actual Parlamento a sólo 50.

Los resultados de los comicios autonómicos celebrados en Cataluña dejan muchas lecturas, la mayoría positivas, aunque alguna también negativa. Lo mejor de todo, según los analistas políticos consultados por este diario, es que la apuesta independentista de Artur Mas “se le haya caído de forma descomunal. Ni mayoría excepcional ni historias. Doce diputados menos respecto a la anterior legislatura. Ni por asomo una mayoría absoluta, ni siquiera una aproximación, sino al revés, una masiva pérdida de votos, y más en unas elecciones que han tenido el mayor índice de participación de la historia de los comicios autonómicos catalanes”.

El hundimiento de Mas, aunque haya ganado las elecciones, le deja muy tocado. Su proyecto independentista, según las mismas fuentes consultadas, “se ha ido por las cloacas, una palabra que le ha gustado decir últimamente, aunque, y ése es el factor negativo, todo este proceso ha hecho que los sin ninguna duda independentistas de ERC se hayan convertido en la segunda fuerza parlamentaria en Cataluña”. En este sentido, “Mas parece haber sido el tonto útil de esta película que no le ha llevado a ningún sitio, solo a obtener uno de los peores resultados de CiU en la historia de las elecciones catalanas, y a subir a los altares a ERC”.

Y ni por esas “se da por enterado. Lejos de hacer una mínima autocrítica al no que los catalanes le han dado a su proyecto independista, ha insistido en la valoración de los resultados que su proyecto sigue en marcha, pero eso sí, ahora sí sin una mayoría excepcional, sino dependiendo de los apoyos que otros partidos le den”. Es decir, el mesías Mas ha pasado a depender de ERC.

Porque hay más lecturas de lo que ha pasado este domingo. El PSC, que parecía que se iba a hundir de una manera definitiva ha logrado mantener un control de daños, y sólo ha perdido ocho diputados, un resultado que ninguna encuesta pronosticaba.

Respecto al PP. Si las encuestas le situaban como segunda fuerza política, la realidad ha sido muy diferente. Cuarto, con 19 diputados, aunque sí es cierto que ha ganado uno respecto a los comicios anteriores y que han conseguido el mejor resultado electoral de su historia en unos comicios autonómicos catalanes. Éxito también para Ciutadants, que ha triplicado los escaños que tenía, pasando de tres nueve, también con un mensaje de una Cataluña fuerte dentro de una España fuerte.
Compartir en Meneame