cabecera
    28 de julio de 2014

El ex presidente presenta el primer tomo de sus memorias en un acto multitudinario

Aznar: "Antes se romperá la unidad de Cataluña que la de España; el futuro del país lo decidimos entre todos"

El ex presidente José María Aznar ha presentado este lunes el primer volúmen de sus memorias, en las que hace repaso no sólo a su labor al frente del Ejecutivo entre 1996 y 2004, sino también a muchas vivencias personales y profesionales. Aznar apostó por el fracaso de las aspiraciones secesionistas y afirmó que “antes se romperá la unidad de Cataluña que la de España, el futuro del país lo decidimos entro todos los españoles”.
José María Aznar, ex presidente del Gobierno entre 1996 y 2004 y actual presidente de la fundación FAES, ha presentado este lunes 'Memorias I', el primer tomo de su autobiografía, en el hotel Intercontinental de Madrid.

Al multitudinario acto han asistido, entre otras personalidades, viejos conocidos del ex jefe del Ejecutivo, como Mariano Rajoy, Rodrigo Rato, Jorge Fernández Díaz, Alberto Ruiz Gallardón, Eduardo Zaplana, Josep Piqué, José Manuel Soria, Isabel Tocino o Ana Pastor.

En una presentación en la que el periodista Carlos Herrera ha entrevistado al ex presidente del Gobierno, Aznar ha explicado diversas anécdotas detrás de sus memorias, como la manía del ex jefe del Ejecutivo de apuntar todos sus pensamientos y proyectos en diversos cuadernos azules. En este sentido, Aznar reconoció que el nombre de Mariano Rajoy figuró siempre anotado como el principal candidato a sucederle al frente del Partido Popular.



Sobre las elecciones catalanas del 25-N, el ex jefe del Ejecutivo defendió la unidad de España y declaró que "antes se romperá Cataluña que el país entero”. En este sentido, sostuvo que “hay una visión de una Cataluña única que no es verdad, vemos que hay un soberanismo monolítico que tampoco es cierto, la fragmentación política catalana no se da en ninguna parte del país y el futuro de España lo decidiremos todos los españoles”.

Aznar afirmó, también, que el nacionalismo catalán debe reflexionar después de "este fracaso tan grande" y defendió que, en líneas generales, sus líderes “son malos gobernantes y cuando intentar gobernar los territorios que dicen que son suyos, normalmente organizan grandes líos y generan grandes problemas”, al tiempo que recordó, a modo de ejemplo, la gestión del órdago independentista en el Congreso de los Diputados del PNV de Ibarretxe hace unos años.

Sobre los años en los que se vio obligado a negociar con las diferentes fuerzas nacionalistas catalanas y vascas en su primera Legislatura, como el famoso pacto del Majestic, Aznar apuntó que “aquellos acuerdos fueron positivos y así lo valoró la gente, dieron buen resultado porque eran razonables, públicos y no intentamos que fueran perfectos, sino mejores”.

Sobre la primera tregua de Eta que le tocó vivir como presidente del Gobierno, Aznar resaltó el desencuentro en el que vivían el centro derecha español y el nacionalismo vasco que impulsó la colaboración antiterrorista entre ambas partes, “aunque con mucho escepticismo”. “Cuando llegamos al Gobierno teníamos la sensación de que era muy difícil que los terroristas fueran derrotados, de que era complicado mantener la política firme que defendíamos, y en este momento jugó un papel clave la gente del PP en el País Vasco, cuyo aguante respaldó, en algunos casos pagando con la misma vida, nuestra política nacional”, sostuvo Aznar.

En referencia al atentado que sufrió él mismo por parte de la banda terrorista, el ex jefe del Ejecutivo, sobre si no hubo vigilancia suficiente para evitarlo, apuntó que “Eta intentó matarme en cuatro ocasiones, son gajes del oficio, yo no pido ni pedí cuentas”.



Asimismo, el ex presidente se quejó de que “algunos le quitan el sentimiento y la lógica a la política, y eso no va conmigo, aunque siempre hay que poner en práctica una tarea racional imprescindible”.

Sobre la gestión de Mariano Rajoy al frente del Gobierno, Aznar declaró que “después de su mujer, el que más le deseaba el éxito era yo; su éxito será el éxito de España”.

A la pregunta de si valora positivamente el haberse decantado por el actual jefe del Ejecutivo en detrimento de Rodrigo Rato, ambos presentes en el acto, Aznar, con una sonrisa cómplice dibujada en el rostro, señaló que tomó la decisión “por el interés general de España, para fortalecer a nuestro país” y defendió que, a día de hoy, sí cree haber acertado. “Tengo la impresión de haber contribuido a crear grandes equipos de trabajo en España, porque yo no me rodee con los que más me convenían, sino con los mejores”, añadió Aznar.

Asimismo, Aznar negó tener melancolía alguna del poder y apuntó que de haberlo querido “podría haber seguido mandando, pero hice lo que era mejor para el país”, al tiempo que señaló sentirse agradecido a mucha gente “presente y ausente a la que debo mucho” por haber fortalecido al Partido Popular, “por eso estoy muy esperanzado con el futuro”.

Sobre sus primeros pasos en la política, el ex presidente declaró que la primera vez que aterrizó en Madrid como diputado, el centro derecha se encontraba en clara desventaja frente al PSOE “y vimos que España necesitaba una profunda reforma democrática”, momento en el que dedicó unas palabras de agradecimiento a la figura y a la labor desempeñada por Manuel Fraga.

Herrera llamó la atención de lo bien paradas que salen muchas figuras políticas que acompañaron a Aznar en su andadura política en su libro, como Felipe González, a lo que el ex jefe del Ejecutivo respondió con un escueto e irónico “sale lo justo”.

Sobre la situación económica que se encontró al llegar al poder, con un panorama similar en algunos frentes al actual, el ex presidente valoró muy positivamente la entrada de España en el euro por ser “una oportunidad política histórica después de haber llegado siempre tarde a los pactos comunitarios y en un contexto en el que nuestro país no era reconocido por su estabilidad política”.



“Alguien podrá decir que nosotros heredamos un 25 por ciento de paro, un 7 por ciento de déficit, que España había renunciado a entrar en la primera fase del euro, etc.; Ahora se da una situación similar, pero el espíritu de entonces se perdió: los gastos sin control, el pensar que los actos no tienen consecuencias, que la prosperidad es eterna, que todo tiene que ser gratis fueron cosas demoledoras y que los españoles están pagando de manera injusta", añadió el ex jefe del Ejecutivo. En este sentido, Aznar se puso al servicio del Ejecutivo "para ayudar en todo lo necesario".

También quisieron arropar al ex presidente Aznar distintas personalidades del mundo de la política, la cultura, los negocios y el periodismo como Luis María Anson, presidente de EL IMPARCIAL; Ana Botella, mujer del protagonista y alcaldesa de Madrid, y su hijo José María Aznar; Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid; Carlos Fabra, presidente de la Comunidad Valenciana; Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid; Luisa Fernando Rudi, jefa del Ejecutivo de Aragón y ex presidenta del Congreso; Ignacio Cosidó, director general de la Policía; Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT; María del Mar Blanco, presidenta de la Fundación Miguel Ángel Blanco; Enrique Mújica, ex ministro de Justicia socialista; Arsenio Fernández de Mesa, director general de la Guardia Civil; Arturo Fernández, presidente de la CEOE, Carlos Floriano, vicesecretario de Organización del Partido Popular; Florentino Pérez, presidente del Real Madrid; Fernando Fernández Tapias, Gloria Lomana, Curri Valenzuela o Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, entre otros.

----------

'Memorias I', de José María Aznar
Editorial Planeta
384 páginas - 22,50 euros
A la venta el 27 de noviembre
Compartir en Meneame