cabecera
    22 de octubre de 2014

20 escaños

Tras el descalabro del PSC, Rubalcaba pide ahora talante

El resultado del PSC en los comicios catalanes ha sido "muy malo" pero "digno", según el líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, quien, tras ver a su partido obtener el peor resultado de su historia en Cataluña, con 20 escaños, ha pedido moderación a CiU.
El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dado este lunes por "digno" el resultado del PSC en las elecciones catalanas y ha opinado que sería bueno y útil para Cataluña que CiU recuperara sus señas históricas, como la moderación y la defensa de la convivencia, tras el castigo electoral de ayer.

Rubalcaba ha comparecido en rueda de prensa después de presidir la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE al día siguiente de las elecciones catalanas, en las que el PSC se ha quedado con 20 escaños y su peor resultado histórico. Las urnas han deparado una situación complicada en Cataluña, ha admitido Rubalcaba, quien en varias ocasiones se ha negado a pronunciarse sobre si el PSC debería pactar o no con CiU para garantizar la gobernabilidad, habida cuenta de que los socialistas catalanes son autónomos para tomar sus decisiones.

Al margen del PSC, su principal conclusión de la jornada de ayer es que los catalanes han castigado a CiU y a su candidato, Artur Mas, y han dado la espalda a su petición para conseguir una "mayoría excepcional" que le permitiera liderar un proceso secesionista.

No sólo estaba injustificado adelantar las elecciones cuando la legislatura no había llegado ni al ecuador, sino que era inoportuno dada la situación de crisis que atraviesa el país, ha resumido Rubalcaba.

A su juicio, parte de la pérdida de votos de CiU en estos comicios se debe a ese "órdago" independentista y a su distanciamiento del proyecto de moderación que había defendido históricamente.

"Cuando uno juega en un campo que no es el suyo mira por dónde te quitan el balón", ha advertido Rubalcaba sobre el avance de votos y escaños de ERC, para insinuar que CiU "quizás ha abandonado el territorio en el que se ha movido" y se ha desplazado "a un territorio distinto que no es el suyo, y al final ha acabado favoreciendo a quien ha estado siempre en ese territorio".

Aunque ha precisado que no pretendía dar recetas a CiU sobre cómo recuperar crédito electoral, Rubalcaba ha recordado que ese partido siempre ha apostado por la convivencia, el consenso y la moderación, dentro de su ideario claramente nacionalista. Recuperar esas señas de identidad sería, en opinión de Rubalcaba, muy importante para la sociedad catalana y para las relaciones entre Cataluña y resto de España.

Ha reflexionado también sobre el resultado del PSC y ha reconocido que ha sido "muy malo", pero "digno", teniendo en cuenta las circunstancias en las que se han producido estas elecciones, con "una campaña incomodísima" para el PSC, con un liderazgo recién estrenado, ya que Navarro sólo lleva desde diciembre en el cargo.

Junto a ello, se ha referido a la radicalización de la política catalana, con unos partidos, CiU y el PP, que han centrado la campaña electoral en una guerra de "estandartes". Para Rubalcaba, cuando se radicaliza el debate político a los moderados "les cuesta calar" mientras que quienes salen ganando siempre son las posiciones más radicales. Tanto es así, que ha bromeado al anotar: "En ERC están pensando levantar dos estatuas: una al señor Aznar y otra al señor Rajoy".

En cualquier caso, y después de trasladar el apoyo de todos los socialistas españoles a sus compañeros catalanes y a su candidato, Pere Navarro, ha dejado claro que el PSOE y el PSC seguirán juntos "un largo camino" en un momento complicado en Cataluña, donde se ha rebajado la tensión generada por el "órdago" independentista de CiU, aunque no ha desaparecido del todo porque sigue sin estar resuelta.

Según su criterio, lo que ha hecho Mas ha sido generar tensión al convertir estas elecciones "prácticamente" en un plebiscito sobre su planteamiento soberanista. A corto plazo el debate independentista bajará, ha dicho, pero resurgirá "de una forma u otra".

Frente a ello y ante este panorama, Rubalcaba ha considerado que el PSC seguirá teniendo un papel "clave", porque es el que representa los valores de la sensatez, el talante, la prudencia y el de "avanzar sin romper".

Rubalcaba ha apuntado que el modelo federal que defienden los socialistas es el que puede garantizar la singularidad catalana en el marco de una España plural, tratando de no dividir ni confrontar, aunque ha vuelto a reiterar su postura contraria al derecho a decidir incluido en el programa electoral del PSC.

En este punto, ha abogado por una reforma constitucional, siempre que cuente con los consensos oportunos. "Los socialistas queremos tanto a la Constitución que creemos que hay algunas cosas que pueden mejorarse", ha apostillado. Así, ha señalado que el Estado autonómico "ha sido un éxito rotundo" durante décadas, pero admite algunas mejoras para que, respetando las señas de identidad básicas, se avance en una dirección federal.
Compartir en Meneame