cabecera
    24 de octubre de 2014

Se encuentra inmerso en varias causas judiciales, como la quiebra de Marsans

Gerardo Díaz Ferrán, detenido en el marco de una operación contra el blanqueo de dinero

El expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán y el dueño de Nueva Rumasa y de Viajes Marsans, Ángel de Cabo, han sido detenidos este lunes por ocultar bienes por unos 45 millones de euros a Meliá, Viajes Iberojet, Pullmantur y AC Hoteles, deuda que investiga el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.
El expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán y el dueño de Nueva Rumasa y de Viajes Marsans, Ángel de Cabo, han sido detenidos este lunes por ocultar bienes por unos 45 millones de euros a Meliá, Viajes Iberojet, Pullmantur y AC Hoteles, deuda que investiga el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.

Las hoteleras y operadores presentaron una querella contra De Cabo, Díaz Ferrán y su antiguo socio Gonzalo Pascual (que falleció el pasado mes de junio) al entender que ocultaron parte de su patrimonio con el fin de evitar posibles embargos, según fuentes jurídicas. Dentro del caso, el juez Velasco ordenó a las autoridades del puerto de Barcelona que bloquearan el yate de Díaz Ferrán para evitar que la embarcación se traslade fuera del territorio europeo y pueda ser vendida.El magistrado, que mantiene secreta esta causa, les imputa los delitos de blanqueo de capitales, alzamiento de bienes e insolvencia punible.

Según fuentes jurídicas, en la operación se han producido nueve entradas y registros en diferentes domicilios particulares y sociales en Madrid y Valencia. Los detenidos en esta operación, nueve hasta el momento, pasarán en los próximos días a disposición del juez Velasco. En un principio, el juez de la Audiencia Santiago Pedraz conoció de la denuncia, pero tras una cuestión de competencia la sección segunda de la sala de lo penal ordenó el pasado mes de julio a Velasco instruir la causa.

En el auto en el que planteaba esta cuestión, Velasco relataba que los querellados presuntamente no destinaron el dinero depositado por los clientes de Marsans a pagar a los mayoristas (las hoteleras y operadores denunciantes) que habían contratado los servicios. El escrito indica que los denunciados supuestamente destinaron estos fondos "a otros fines ajenos a la actividad del grupo, y ocultaron sus bienes mediante ventas ficticias de sociedades patrimoniales y otros activos de Díaz Ferrán y Pascual a Posibilitum (la empresa De Cabo) y otras sociedades vinculadas a esta".
Compartir en Meneame