cabecera
    3 de septiembre de 2014

El Gobierno de Rajoy trabaja para que las lenguas cooficiales pasen a ser optativas

En contra de interpretaciones sesgadas, Wert quiere que sea posible elegir la lengua de enseñanza

La guerra a tres bandas entre el Gobierno, el Ministerio de Educación y la Generalidad está servida a cuenta del proyecto de Ley en el que trabaja el Ejecutivo para transformar el catalán en una asignatura optativa, algo que Artur Mas considera una "ofensiva". La tensión ha ido creciendo a lo largo de la jornada hasta el punto de que Irene Rigau, consejera catalana de Educación, ha abandonado la reunión sectorial prevista para este martes por la política "inadmisible" del ministro Wert.
Ante los ataques a los que se está viendo sometido por parte de la Generalidad de Cataluña en referencia a la implantación de Ley de Mejora de Calidad Educativa (Lomce), que contempla la transformación de las lenguas cooficiales, hasta ahora obligatorias, en optativas, el Ministerio de Educación se defiende, según ha podido saber EL IMPARCIAL, señalando que el Gobierno no pretende arrinconar al catalán, al gallego, al vasco y al valenciano, sino estructurar la proporción de las horas lectivas impartidas en estas lenguas en aquellas etapas educativas obligatorias y en los centros públicos.

Además, al contrario de lo que se ha dicho desde diversas instancias catalanas, el Ejecutivo no pretende marginar las lenguas cooficiales, ya que se mantiene la posibilidad de que sean los padres los que escojan en qué idioma quieren que se eduque a sus hijos.

Mientras tanto, el presidente catalán en funciones, Artur Mas, ha convocado una cumbre conjunta de los partidos favorables a la inmersión lingüística y del sector educativo para hacer frente al proyecto de reforma educativa del Gobierno que ve como una "ofensiva" en contra de la lengua catalana en la escuela.

En este sentido, y a modo de protesta, la consejera catalana de Educación en funciones, Irene Rigau, ha abandonado la reunión sectorial presidida por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, tras considerar "inadmisible" el borrador de la reforma educativa por restringir la enseñanza en catalán.

Rigau, que ha dejado la reunión dos horas después de su inicio, ha informado de que Wert ha presentado a los consejeros un texto alternativo al dado a conocer ayer, pero que ella tampoco ha admitido por creer que hay muy pocos cambios.

"No se había discutido con nadie -el nuevo borrador- y contradice totalmente el Estatuto de Cataluña y la Ley autonómica de Educación", ha explicado Rigau.

"Le he pedido al ministro que apartara el apartado relativo a las lenguas para poder continuar trabajando con un proyecto de la mejora docente", ha comentado la consellera, que ha especificado que a su juicio toda la parte relativa a las lenguas "no tiene relación directa con el objetivo de la ley".

El texto alternativo presentado hoy por el ministro incluye que para obtener el título de la ESO y del Bachillerato los alumnos tengan que examinarse de catalán, algo que inicialmente no constaba, pero que para la consellera sigue siendo "completamente insuficiente". "Retiran eso pero mantienen el derecho a escoger la lengua vehicular, generando en el futuro dos redes lingüísticas escolares, y nosotros no queremos separar nunca a los alumnos por cuestión de lengua", ha denunciado Rigau, quien ha apostado por que los catalanes "dominen las dos lenguas" y "conozcan bien las lenguas extranjeras".

La propia Rigau señalaba esta mañana que impugnarán el proyecto de Ley de Mejora de Calidad Educativa (Lomce) si se mantiene en los términos actuales, y que contempla novedades sobre la enseñanza en castellano en detrimento del catalán, al tiempo que señalaba que "la lengua es innegociable".

En declaraciones a Catalunya Radio, ha considerado "inimaginable" aplicar esta norma en Cataluña, y hace un llamamiento a hacer cumplir la ley de la Generalitat en caso de que prospere la estatal tal como está planteada.

Ha añadido que es un anteproyecto que tiene que ir al Consejo de Estado y al Congreso, y ha advertido de que si sale tal cual es inaplicable porque "se lo carga todo" en materia de inmersión lingüística. Ha recordado que el borrador no respeta el artículo 3 de la Constitución en relación a las lenguas oficiales al no dar un "trato adecuado" al catalán, invade competencias y no cumple con el Estatut de Cataluña.

La consejera ha confiado en que el Consejo de Estado y las instituciones harán "modificaciones" en el anteproyecto, pero que si sale igual la Generalitat llevará la ley ante el Tribunal Constitucional (TC).

Rigau ha afirmado que en caso de llevarla al Constitucional saben que tienen que aplicar la ley hasta la sentencia, pero que el apoyo de la sociedad al Govern será total para "evitar" esta aplicación. El Govern no la puede aplicar, ha afirmado la consejera, ya que sería "dar la espalda" a la sociedad y a la historia pedagógica de Cataluña.

Cumbre de partidos en favor del catalán
Horas antes, el portavoz en funciones del gobierno de la Generalitat, Francesc Homs, comparecía ante los medios para explicar la postura del Ejecutivo de Artur Mas. Según Homs, la intención es convocar una "cumbre" de partidos a favor de la inmersión lingüística y para "hacer piña" ante la "ofensiva" del Gobierno del PP, en alusión al borrador de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa.

El documento, que se discute hoy en el Consejo Interterritorial de Educación, asegura que las CCAA con lengua cooficial tendrán que pagar la escolarización en centros privados cuando no haya oferta docente pública o concertada "razonable" para los alumnos cuyos padres deseen que sean escolarizados en castellano.

Independientemente del curso que siga el proyecto impulsado por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, que aún debe pasar por el Consejo de Ministros y las Cortes Generales, el portavoz del Govern ha avanzado hoy que en Cataluña se continuará aplicando la Ley de Educación de Cataluña (LEC).

Homs ha explicado que el presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, ha hablado esta mañana con los líderes de ICV, ERC y PSC, que "respaldan la inmersión lingüística", para convocarlos a la reunión junto del Consejo Escolar de Cataluña del miércoles de la próxima semana en el Palau de la Generalitat.

Este consejo de carácter consultivo, que reúne representantes del sector educativo, se reúne periódicamente y, en esta ocasión, contará con la presencia de los líderes de ICV, ERC y PSC, además del presidente de la Generalitat (CiU).

Según Homs, la reunión servirá para "situar el mensaje inequívoco" de que Cataluña "no ahorrará energías" ante esta "clara ofensiva al catalán y a la convivencia de Cataluña".

El portavoz ha enfatizado la importancia de este asunto afirmando que los partidos deberían dejar en segundo lugar las negociaciones para la investidura del presidente de la Generalitat para hacer "piña" frente a la reforma de Wert.

Homs ha afirmado que el borrador del Ministerio de Educación "sólo se puede plantear desde la mala fe" y ha agregado que, si una vez esté aprobado por las Cortes se constata que hay invasión de competencias, el Govern la recurrirá al Tribunal Constitucional (TC).

El portavoz del gobierno catalán ha destacado que acciones como presentar este proyecto de ley hace "cada vez más difícil" las relaciones institucionales entre los Ejecutivos central y catalán.

Wert convocará una nueva conferencia ante las críticas
Tras la reunión, el ministro de Educación Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, convocará una nueva reunión sectorial para el próximo día 19 después de escuchar las críticas de algunas Comunidades Autónomas a su propuesta de reforma educativa.

Así lo ha informado la consejera andaluza de Educación, Mar Moreno, al finalizar la reunión, que ha durado más de tres horas y en la que, según ella, "se ha subsanado un error grande del Ministerio".

"Hemos tenido que sacar los dientes anunciando acciones legales, pero finalmente se va a repetir y se va a volver a convocar" otra reunión porque esta "de manera clarísima vulneraba el reglamento de la conferencia sectorial" al haber presentado cambios con tan poco tiempo, ha dicho a la prensa.

La viceconsejera vasca en funciones, Marian Ozcáriz, ha planteado un "defecto de forma" en la convocatoria porque no se cumplía el plazo mínimo de diez días entre la remisión de la documentación ministerial a las comunidades y la convocatoria de la conferencia sectorial.

Según la consejera vasca, el Ministerio envió ayer la nueva propuesta de reforma educativa, que era "diferente" a la conocida hasta el viernes pasado por las comunidades.
Compartir en Meneame