cabecera
    21 de diciembre de 2014

"NO DISFRUTO PARA NADA PROVOCANDO"

Wert, "abierto a alternativas" para garantizar el derecho a la enseñanza en castellano

José Ignacio Wert ha defendido este domingo el ateproyecto de ley en el que se basa su propuesta de reforma educativa y ha dicho que "no es cierto que sea un ataque a la inmersión lingüística". El ministro de Educación se ha mostrado abierto a explorar "otras alternativas" que garanticen en Cataluña la educación en castellano.
El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha asegurado que su departamento "está abierto a alternativas" para garantizar el derecho a la enseñanza en castellano distintas a las contempladas en el anteproyecto de ley de la reforma educativa.

En una entrevista en el diario 'ABC', Wert ha recordado que la medida recogida en el anteproyecto es "muy excepcional". El documento establece un procedimiento por el que se obliga a la administración educativa a hacerse cargo de los gastos de escolarización en un centro privado si no hay oferta pública que satisfaga esa demanda. "Sólo se aplicaría en los casos en los que la administración sea incapaz de proporcionar una plaza en los centros públicos o concertados a aquellos que solicitan ser escolarizados con el castellano como lengua vehicular. No es cierto que sea un ataque a la inmersión lingüística", ha apuntado.

No obstante, reconoce que "puede haber otras alternativas" y, en caso de que otras propuestas "ofrezcan la misma seguridad en cuanto a eficacia" y resulten "satisfactorias" para las comunidades autónomas, Educación "no tendría el menor inconveniente" en examinarlas.

El ministro ha defendido su propuesta, reiterando que no se trata de una "modificación" del sistema educativo en Cataluña, sino una "clarificación legislativa". A su entender, con las críticas a la propuesta "se está desviando la atención sobre el contenido medular".

"Si pienso bien, pienso que es una materia de cierta complejidad técnica y ha habido una lectura apresuradísima de los textos. Si pienso mal, considero que se ha intentado construir una visión distorsionada y falseada de lo que dice la norma para buscar un banderín de enganche político en unas circunstancias que todo el mundo sabe las que son. Como soy de natural bondadoso, hago prevalecer la interpretación más favorable", ha explicado respecto a las críticas.

En cualquier caso, ha resaltado que si ha habido "una cierta falta de tacto" a la hora de abordar esta reforma "no tendría el menor inconveniente en reconocerlo", explicando que no hay tal ataque y disculpándose si lo hubiera parecido.

"Yo, desde luego, no disfruto para nada provocando, ni en esto ni en nada. Y excitar una sensibilidad sobre un tema que puede ser muy emocional como el de la lengua me parece de lo menos deseable", ha afirmado.

Reuniones en los próximos días
Wert ha adelantado que habrá reuniones con su propio partido en Cataluña para "estar seguro de que se entienden las cosas en el mismo sentido", al tiempo que también habrá encuentros "con todo el que quiera" en los próximos doce días, incluyendo al Gobierno en funciones de Cataluña.

Tras recordar que Lengua y Literatura castellana será la única asignatura que "forzosamente" tiene que ser impartida en castellano, el ministro ha apostado por el diálogo para explicar su proyecto. "El ideal es que todas las comunidades con lengua cooficial se sientan cómodas", ha aseverado.

Por otro lado, ha resaltado que, si bien la ley no puede llevarlo a cabo al ser competencia de las comunidades, una de las opciones que tiene en cuenta el Ministerio es la de que el profesor pueda ser evaluado por compañeros, alumnos y el director.

Educación diferenciada y autoridad docente
Asimismo, ha explicado que las cuestiones relativas al régimen de docentes se abordarán en el próximo estatuto del personal docente, aunque el texto sí recoge "algunas prescripciones" que tienen que ver con la inmediatez de las decisiones de tipo disciplinario.

Por último, respecto a la educación diferenciada, ha afirmado que se trata de un sistema reconocido internacionalmente como "no discriminatorio", a pesar de que la "rigidez ideológica" en España "ciega la posibilidad" de admitir que pueda funcionar.
Compartir en Meneame