cabecera
    30 de agosto de 2014

El socialista le acusa de "desmontar pieza a pieza" las conquistas democráticas

"El peor ataque al Estado del Bienestar son las cuentas públicas que nos dejaron"

La oposición se ha puesto de acuerdo en llamar mentiroso a Mariano Rajoy en sesión de control. Especialmente duros los cara a cara con Rosa Díez, que le ha dedicado una retahíla de citas, y con Alfredo Pérez Rubalcaba, que le ha acusado de "empeorar la vida de millones de españoles" y de "desmontar pieza a pieza el Estado del Bienestar". El presidente ha argumentado que no se ha quedado "de brazos cruzados" y que "las soluciones fáciles no existen".
Alfredo Pérez Rubalcaba le ha pedido a Mariano Rajoy un balance de su primer año al frente del Gobierno en sesión de control este miércoles en el Congreso. El presidente ha destacado la "enorme dificultad" de la situación, a la que ha aplicado un plan para corregir el déficit público y reformas estructurales, medidas que, ha afirmado, "llevan su tiempo pero surtirán efectos positivos".

El socialista ha pasado al ataque y ha enumerado colectivos afectados por la gestión del Ejecutivo. "Sólo ha beneficiado a uno: los evasores fiscales", ha criticado. "En un año, ustedes no han dejado títere con cabeza. Ha empeorado la vida de millones de españoles y han desmontado pieza a pieza el Estado social. Nunca se destrozó tanto en tan poco tiempo", ha añadido.

Rajoy ha respondido que si en la era Zapatero se hubiera dejado el déficit en el 6 por ciento y no en el 9, no se habrían tomado medidas como las aprobadas. Además, ha recordado a su interlocutor que congeló las pensiones, mientras que el actual equipo de Gobierno las ha aumentado en su cuantía. "El peor ataque al Estado del Bienestar es unas cuentas públicas insostenibles como las que nos dejaron ustedes. No nos hemos quedado de brazos cruzados. Las soluciones fáciles no existen", ha concluido.

Rosa Díez ha sido protagonista por afear al presidente que le parezca tan poco dinero el aportado a los bancos para su rescate y tanto el que hacía falta para cumplir con los jubilados, así como por dedicar a Rajoy distintas citas relativas a alguien que no dice la verdad, como que "el castigo del embustero es no ser creído aún cuando diga la verdad". En su opinión, "lo peor no son las medidas, sino las mentiras" y cuando un gobernante "falta a la verdad lo que tiene que hacer es dimitir".

Un disgustado Rajoy ha dicho que quien miente, "y lo sabe", es ella. Le ha subrayado que las pensiones es la única partida que precisamente crece, "por desgracia", junto con la de intereses de la deuda.

También destacada la tensión entre 'sorayas'. En la misma línea que su líder, Rodríguez ha lamentado que tantos españoles se pregunten "por qué tanto recorte" cuando no se va a conseguir el objetivo de déficit o cuando la deuda pública pasará del 69 por ciento del PIB al 92 en 2013. "Es la última vez que miente a los españoles, porque para mentir debe haber alguien dispuesto a creer", ha opinado la socialista. "No hay alivio para nadie, sólo para los bancos", ha dicho para abrochar su discurso.

La vicepresidenta se ha mostrado sorprendida porque, asegura, en esa misma tribuna escuchó al anterior Ejecutivo decir que no se pasaría a los 4 millones de parados y más tarde a los 5, o que no había crisis. "Salieron del Gobierno, pero aquí dejaron la crisis", ha señalado. Por último, ha llamado a no atender sólo a las cifras sino también a las letras, en las que organismos internacionales felicitan al Ejecutivo por "hacer lo que hay que hacer".
Compartir en Meneame