cabecera
    24 de julio de 2014

Basagoiti denuncia la desconfianza de sus proyectos y López le tiende la mano

Urkullu aboga en su discurso de investidura por "una segunda Transición" en favor de un autogobierno vasco

El debate de investidura del nuevo lendakari ha puesto sobre la mesa las cartas con las que jugará Íñigo Urkullu los próximos cuatro años. El líder del PNV ha abogado durante su discurso por una "segunda Transición" en pos de un País Vasco que goce de un pleno autogobierno. Por su parte, tanto Basagoiti como López le han pedido responsabilidad democrática y que concrete más sus políticas.
El candidato del PNV a lehendakari, Iñigo Urkullu, ha defendido este miércoles un nuevo estatus de autogobierno para Euskadi que sea acordado en el Parlamento Vasco entre todas las sensibilidades políticas y que sea respetuoso "con la democracia y el pacto".

Urkullu, que previsiblemente será elegido mañana el quinto lehendakari de la democracia por mayoría simple con los 27 votos del PNV, ha apostado durante su discurso en el pleno de investidura por la constitución de una ponencia en el Parlamento Vasco que trabaje para actualizar el estatus político a través del diálogo entre quienes defiendan la "indisoluble unidad constitucional hasta la independencia". "Un proyecto que desarrolle la formulación del derecho a decisión y su ejercicio sujeto a pacto", ha subrayado el candidato nacionalista.

"Nos encontramos ante una nueva transición: la transición vasca", ha incidido Urkullu, tras recordar que Euskadi afronta un nuevo tiempo sin violencia ni terrorismo después de dejar atrás la "dictadura del terror" de ETA.

Ha reivindicado un nuevo sistema de autogobierno que incorpore el reconocimiento de la "realidad nacional" del País Vasco "diferenciada y un sistema bilateral de garantía" y ha reiterado que Euskadi forma parte de una Europa diversa en la que la identidad vasca es "muestra viva". "Es en este marco europeo en el que hemos de impulsar la cooperación transfronteriza, fijándonos como objetivo la creación de la Eurorregión, tanto en su concepto económico como político", ha explicado.

Durante su intervención Urkullu ha apelado continuamente a la necesidad de acuerdos entre todas la sensibilidades políticas representadas en el Parlamento a través de una ponencia que incorpore "todos los ideales" porque todas las propuestas, ha añadido, deben tener la oportunidad de ser planteadas y defendidas para acordar el modelo de convivencia futuro.

"No hay excusas que valgan para rehuir el debate", ha remachado Urkullu, al tiempo que ha insistido en que ya no tiene sentido apelar a mesas de partidos "ni puntos de encuentro extraños" para debatir sobre el futuro del autogobierno porque para eso, ha apuntado, está el Parlamento, que es el foro en el que debe construir el presente y el futuro de Euskadi.

"Planteo una propuesta de acuerdo respetuosa con la democracia y el pacto que nos permita elaborar y aprobar un nuevo estatus para Euskadi, un proyecto político y jurídico compartido que desarrolle la formulación del derecho a decisión y su ejercicio sujeto a pacto", ha manifestado.

En materia de pacificación, el próximo lehendakari ha recalcado que Euskadi tiene una "oportunidad histórica" para consolidar la paz y asentar la convivencia, también a través de acuerdos entre diferentes compartiendo el principio básico de la dignidad humana y asumiendo que ninguna causa se puede anteponer al respeto a la vida.

Ha añadido que las víctimas no pueden quedar sin reparación, porque la paz es memoria, y ha reconocido que la reconciliación, la concordia y la convivencia demandan una valoración crítica del pasado, el reconocimiento del daño causado y la reparación. "Debemos ser capaces de desactivar las dinámicas de enfrentamiento e imposición, volver a humanizar las relaciones personales, sociales y políticas", ha zanjado.

Basagoiti: "Su proyecto no genera confianza"
El presidente del PP del País Vasco, Antonio Basagoiti, ha advertido a Urkullu que su proyecto político no genera confianza ni credibilidad porque "no garantiza la estabilidad" que requiere el momento actual.

El líder de los populares vascos ha mostrado la disposición de su grupo a apoyar al futuro Gobierno Vasco si se compromete "sólo con las obligaciones prioritarias" del país, en referencia a la salida de la crisis y la generación de empleo.

Ha dicho a Urkullu que si, por el contrario, "utiliza la crisis económica y sus consecuencias como una suerte de oportunidad para sus obsesiones separadoras o para esconderse de sus responsabilidades", será responsable de que no sea posible ese acuerdo.

Ha lamentado que en su discurso, el candidato a lehendakari por el PNV no haya concretado "nada en lo económico", pero sí haya "apuntado inestabilidad hacia lo político".

Por su parte, El líder del PSE-EE y lehendakari en funciones, Patxi López, ha mostrado la disposición de los socialistas a debatir sobre autogobierno, pero ha pedido al líder del PNV, Iñigo Urkullu, que aclare si su objetivo "definitivo" es la independencia. Además, ha considerado que Urkullu "no empieza nada bien", pero se ha mostrado dispuesto a acordar "para hacer país, no para deshacerlo"

Durante el pleno de investidura del próximo presidente del Gobierno vasco, que se celebra en el Parlamento vasco, López ha afirmado que, "en esta ocasión", no viene a la Cámara a pedir su confianza como candidato a la Lehendakaritza, como hace cuatro años, sino con la intención de mostrar "una alternativa" al próximo Ejecutivo.

En este sentido, ha precisado que su partido reconoce los resultados de las últimas elecciones y es "coherente" con ellos, por lo que hará "una oposición responsable y abierta a acuerdos", pero "beligerante con las políticas que vayan en contra de la ciudadanía, los servicios públicos" y que quieran "dividir" a la sociedad vasca.
Compartir en Meneame