cabecera
    31 de octubre de 2014

alcanzarán acuerdo de gobierno

CiU y ERC desafían al Gobierno y pactan convocar la consulta soberanista para 2014

Las posiciones de CiU y ERC tras elecciones catalanas se acercan y ya han anunciado un principio de acuerdo postelectoral para impulsar una consulta de autodeterminación con el objetivo de celebrarlo en el 2014. Los negociadores no han fijado ninguna fecha con el argumento de poder sumar en un futuro próximo al resto de partidos catalanes.
CiU y ERC han alcanzado un principio de acuerdo a partir de un "borrador compartido" para que en el pacto de estabilidad parlamentaria se prevea que la consulta de autodeterminación tenga lugar "antes de 2015", pero sin concretar una fecha, han informado a Efe fuentes próximas a la negociación.

El "borrador compartido" ha sido asumido por ambos partidos pero, según han precisado las mismas fuentes, no puede ser considerado todavía como un texto definitivo, y además, aún debe alcanzarse un acuerdo en la otra comisión negociadora que aborda las materias económicas y presupuestarias.

Este principio de acuerdo se ha cerrado casi de manera simultánea a la celebración esta tarde de una "cumbre" convocada por el presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, en la que el Gobierno catalán, los partidos catalanes -menos PPC y Ciutadans- y el Consejo Escolar de Cataluña han pedido una "enmienda profunda" del proyecto de reforma educativa del ministro José Ignacio Wert.

En el texto sobre la consulta soberanista que ha servido para aproximar las posiciones de CiU y ERC no se precisa ninguna fecha concreta, y únicamente se recoge la voluntad de convocarla "antes de 2015".

Según las citadas fuentes, con esta fórmula se armoniza el criterio de Esquerra de que la consulta tenga lugar en el 2014 y el deseo convergente de que se produzca antes de que finalice la legislatura, pero sin concretar el momento.

El secretario de comunicación de ERC, Oriol Amorós, ya avanzó ayer que su partido aceptará que la Generalitat apruebe un presupuesto de "resistencia", debido al escaso margen de maniobra de que dispone el Govern, pero siempre que haya un compromiso de convocar la consulta soberanista en 2014.

En el borrador no se especifica tampoco la hoja de ruta completa, es decir, cómo se articulará legalmente el referendo o consulta ni qué pasos se darán para que sea posible materializarla, ya sea con el beneplácito del Gobierno central o sin él.

La intención de CiU, anunciada durante la campaña electoral, era formular una petición de consulta al Congreso, de manera que la solicitud se canalizara por la vía legal antes de explorar otras alternativas como la ley catalana de consultas.

Este era uno de los puntos de discrepancia entre ambas formaciones, ya que mientras que CiU abogaba por que figurase la coletilla de que la consulta deberá tener lugar "dentro del marco legal", ERC quiere suprimir esa mención por entender que es "innecesaria" y que podría "entorpecer" la convocatoria.

Respecto a la otra comisión que debate los compromisos de carácter económico y presupuestario prosiguen los trabajos para consensuar los nuevos impuestos que serán implantados para aumentar los ingresos de la Generalitat y aminorar los recortes.

En esta línea, los representantes de CiU y ERC negocian el impuestos de patrimonio que ERC pretende recuperar, el que gravará la energía nuclear y los que ERC propone para repercutir en las entidades bancarias.
Compartir en Meneame