cabecera
    23 de agosto de 2014

La Generalidad planta cara al Gobierno al fijar un nuevo impuesto sobre la banca

Desafío para España: CiU y ERC llegan a un pacto de gobierno y fijan el referéndum soberanista para 2014

Poco antes de que ERC y CiU sellaran un pacto de gobernabilidad en Cataluña para que Artur Mas presida de nuevo la Generalidad, el Ejecutivo autonómico ha anunciado la creación un nuevo impuesto sobre depósitos bancarios. Francesc Homs ya ha calificado esta normativa de "innovadora" y ha señalado que está previsto que se aplique de forma retroactiva desde el pasado 30 de noviembre.
Artur Mas y Oriol Junqueras, líderes de CiU y ERC, respectivamente, han alcanzado este martes un acuerdo de gobernabilidad entre ambas formaciones por el que el primero seguirá siendo el presidente de la Generalidad de Cataluña cuatro años más.

En el acuerdo bilateral también se han fijado los Presupuestos autonómicos para el año que viene, así como la consulta soberanista para 2014, que sólo podrá ser pospuesta de mutuo acuerdo.

Además, la Generalitat de Cataluña ha desafiado también este martes al Gobierno central al aprobar un decreto ley de creación del "impuesto sobre los depósitos en las entidades de crédito", con el que se propone recaudar 500 millones de euros al año, según ha informado el portavoz en funciones del Govern, Francesc Homs.

De esta forma, la Generalitat ha salido al paso de la decisión del Gobierno, anunciada la semana pasada, de crear un impuesto estatal del 0 % sobre los depósitos en los bancos.

El Gobierno pretendía con ello evitar que cada autonomía pueda tener una tasa propia, como ya ocurre en Extremadura, Canarias y Andalucía, mientras que el portavoz del Govern, Francesc Homs, ha justificado este nuevo tributo para "blindar este espacio fiscal" ante una "maniobra fea" como la del Gobierno, al que la Generalitat acusa de cerrarle el paso a cualquier vía para obtener ingresos.

Homs ha asegurado que como la medida del Gobierno español se anunció pero aún no está aprobada, el Govern tiene un mes de margen para convalidar el decreto sobre los depósitos bancarios en el Parlamento catalán y mantener así su margen competencial sobre este asunto.

"Formalmente esta normativa (española) no existe y esto nos permite anticiparnos", ha argumentado Homs, que ha insistido en acusar al Gobierno de intentar "neutralizar" la creación de un tributo de estas características.

Ha precisado para asegurar su aplicación el gobierno catalán usará la misma "técnica" retroactiva que el Gobierno y empezará a aplicar este tributo "el 30 de noviembre", aunque convalide el decreto más adelante.

Preguntado por si prevé fuga de depósitos a otras comunidades, ha remarcado que las personas no son el sujeto de este impuesto, sino las entidades financieras.

Sí que ha admitido que el gobierno catalán ha decidido crear este impuesto después de las conversaciones entre CiU y ERC para sellar un acuerdo de legislatura, dado que los republicanos exigen nuevos impuestos y tasas para reducir al máximo el nivel de recortes en 2013, cuando la Generalitat deberá cerrar el ejercicio con un déficit del 0,7 % del PIB.

Se tratará de un tributo propio que grava los depósitos efectuados por los clientes a las entidades de crédito, "por cualquier negocio y variedad jurídica, siempre que comporten la obligación de restitución", asegura la nota que informa de este acuerdo tomado en la sesión de hoy del gobierno catalán en funciones.

Esta nota añade que "el impuesto tiene en cuenta la capacidad económica de los sujetos pasivos, a pesar de que se han previsto unas bonificaciones para los casos de oficinas en núcleos de poca población y otras específicas para la aplicación de la obra social o el destino social de las operaciones de la entidad".
Compartir en Meneame