cabecera
    19 de diciembre de 2014

crónica política

"La primera de Mas, en la frente de sus votantes"

“La primera de Artur Mas en la frente de parte de sus votantes”, señalan los analistas políticos consultados por este diario, que señalan que el presidente de la Generalidad y su nuevo Ejecutivo no han tardado ni veinticuatro horas en plegarse a una de las primeras exigencias que los la izquierda republicana e independentista de Cataluña, ERC, puso sobre la mesa para aceptar un acuerdo de gobernabilidad. Las mismas fuentes subrayan que “ése es el gran problema al que se van a enfrentar ahora una buena parte de la mayoría de los catalanes votantes de CiU o no, que van a estar en manos de lo que decida y quiera ERC, puesto que está visto que por muchos mensajes que le lanzan a Mas desde otros partidos, el PSC y el PP, y el propio Gobierno, es muy improbable que dé su brazo a torcer su planteamiento mesiánico”.

En este sentido, destacan los mismos medios, el presidente de la Generalidad “ha vuelto a rizar el rizo al sostenerla y no enmendarla y volver a mostrar su cara más desafiante al Estado”. Mientras habla pide a su nuevo Ejecutivo, que por cierto, tiene un consejero más, pese a que líder de la Generalidad vaya “llorando por las esquinas pidiendo dinero a quien quiera oírle, es decir al Estado”, la toma de posesión del nuevo Ejecutivo ha estado protagonizada por la aparición, otra vez, de la famosa cortina negra que tapa el retrato del Rey.

“Hace falta tener mucho cuajo –señalan los analistas consultados- para volver a hacer otro feo al jefe del Estado español y poco después, pedir al mismo Estado que relaje el cumplimiento de los objetivos de déficit de Cataluña”. En este sentido, subrayan, “es la paranoia en la que vive Mas. Es como el joven que se quiere independizar y carga contra sus padres, pero que a la vez sabe que sin sus padres no podría sobrevivir ni un día”.

Y si mientras a Mas no le ha temblado el pulso en aprobar la recuperación del impuesto sobre el patrimonio, a la Policía se le está acabando la paciencia sobre lo que está ocurriendo sobre la presunta posesión del presidente de la Generalidad, de su uno de sus antecesores, Jordi Pujol, y sus hijos de cuentas en Suiza con fondos procedentes de las irregularidades cometidas por el Palau.

Y lo más sorprendente de este caso es que la denuncia efectuada este jueves procede del Sindicato Unificado de Policía (SUP), el más próximo al PSOE, que ha emitido un comunicado en el que destaca que la corrupción no se combate en Cataluña, una nota también en respuesta a un editorial de “El País” en el que ha insinuado actuaciones irregulares por parte del Cuerpo Nacional de Policía, poniendo en duda las diligencias efectuadas. “Muchos policías tenemos la impresión de que no se ha combatido la corrupción en general, en particular la política, y en especial en Cataluña con el rigor que exigen las leyes”, ha señalado el SUP.

En Madrid, mientras tanto, la Asamblea autonómica ha aprobado la privatización de la gestión de seis hospitales públicos y de veintisiete centros de salud, decisión que tantas protestas ha provocado en el sector sanitario y que seguirá ocasionando. La Cámara madrileña ha dado su visto bueno a esta medida con los votos del PP, mientras que toda la oposición, e PSOE, IU y UPyD se han opuesto y han pedido la dimisión del consejero de Santidad, Javier Fernández-Lasquetty. Asimismo, se ha dado luz verde a la implantación del euro por receta, pese a la amenaza del Gobierno de Mariano Rajoy de recurrir ante el Tribunal Constitucional esta medida.
Compartir en Meneame