cabecera
    31 de julio de 2014

Un viaje lleno de incertidumbres políticas

Rajoy preside este jueves la cumbre bilateral en Argel

El Presidente del gobierno Mariano Rajoy celebra este jueves la Vª Reunión de Alto Nivel (RAN) hispano-argelina en Argel. En el menú, la cooperación económica y financiera, contratos comerciales, proyectos comunes y una amplia hoja de ruta sobre la participación española en el desarrollo de los Planes quinquenales de Argelia. En lo político, sin embargo, reina la incertidumbre.



Argelia es de lejos el país más complicado de todos los vecinos de España en el norte de África. Si bien goza de una estabilidad interna incuestionable, habiendo vivido 10 años de guerra civil y dos decenios de cruenta lucha antiterrorista, Argelia mantiene férreamente la unidad del país y se ha convertido en un actor imprescindible de la geopolítica regional en el Mediterráneo Occidental. Sin embargo vive sumido en una crisis política interminable que afecta a las principales formaciones que sostienen el régimen.

El año 2013 se presenta en Argelia plagado de incertidumbres. Las reformas políticas iniciadas por el presidente Abdelaziz Buteflika este año pasado, han beneficiado a los dos principales partidos, el histórico Frente de Liberación Nacional (FLN) y Reagrupamiento Nacional por la Democracia (RND), que se alternan y complementan en la gestión de las instituciones – gobierno, asambleas locales, parlamento y senado – asociados al poder por el estamento militar que dirige el país desde hace medio siglo.

Como contrapartida de su permanencia institucional, el presidente Buteflika espera del FLN y el RND que acepten el proyecto de reforma de la Constitución para permitir un cuarto mandato presidencial en las Elecciones de 2014, en caso de que decida representarse.El FLN ya ha dicho que sí, el RND duda.

Pero la preocupación del Jefe de Estado va más lejos. Los “fontaneros” de la Presidencia, asegura el politólogo Rachid Grim, están poniendo a punto “los instrumentos jurídico-políticos para la sucesión posterior del Presidente Buteflika en caso del posible impedimento que surja durante su nuevo mandato”, si lo hay. En otras palabras, estando asegurado el cuarto mandato, se trataría de preparar la continuidad en caso de vacante del poder por enfermedad o muerte. La pista lo dará si la nueva Constitución que será sometida al voto parlamentario y a Referéndum popular en el segundo semestre de este año, incluirá el puesto de Vice-presidente, encargado de acceder a la Magistratura suprema en caso de vacante. Sería un número Dos designado y no elegido, para no hacer sombra al Presidente plebiscitado en las urnas. De cualquier manera Abdelaziz Buteflika tendrá en 2014, 77 años, y tiene una precaria salud deteriorada por un cáncer del que ya ha sido operado al menos una vez en París.

El plan de reformas emprendido por Abdelaziz Buteflika ha dado el resultado opuesto al visto a lo largo de los procesos políticos y electorales de la “primavera árabe”. La reforma electoral y de los partidos impuesta por la cúspide del Poder, creo medio centenar de formaciones que se han neutralizado mutuamente. En las cuatro contiendas electorales sucedidas en 2012,(legislativas, municipales, regionales, y senatoriales), los dos partidos salidos de lo que en Argelia denominan “la familia revolucionaria”, el FLN y el RND, han conseguido mayoría absoluta en todas ellas. Los islamistas de turno, que esperaban cosechar el rebote de la ola islamista electoral procedente de Túnez, Egipto, Libia y Marruecos, salieron prácticamente exangües, y casi han desaparecido del mapa político del país.

Lo que a primera vista parece un triunfo incuestionable de las dos formaciones dirigentes, que debería procurarles solidez y estabilidad, se convierte en la realidad argelina en una trampa mortal que les genera crisis interminables en los aparatos políticos, aunque no en el sistema de poder.

El presidente Mariano Rajoy conocerá probablemente alguna explicación de esta tumultuosa situación en boca del Presidente Buteflika en persona. Ninguno de sus interlocutores gubernamentales, comenzando por el Jefe de gobierno Abdelmalek Sellal, abordará la situación política del país, sino de manera muy general y sin compromisos. Sólo Buteflika está en condiciones de explicar a Rajoy el intrincado mapa de la política interior en Argelia.

La dimisión esta semana pasada de Ahmed Ouyahia como Secretario general del RND, “irrevocable” según él, ha sumido el mundo político argelino en la confusión. Figura política indiscutible de Argelia en los dos últimos decenios, Ouyahia ha sido varias veces Jefe de gobierno y ministro de Estado, y desde hace doce años dirigía el RND, uno de los pilares de la Alianza presidencial. Un partido que ha salido airoso de todas las Elecciones pasadas, y que, al igual que su gemelo FLN, está destinado a perpetuar el sistema. No había pues razón aparente para que Ouyahia deje el puesto. Sus hipotéticas pretensiones a presentarse como candidato en las Presidenciales de 2014, no lo explican, ya que sin un aparato político que le respalde, el pretendiente queda simplemente marginado. Otra explicación para su dimisión, avanzada por varios diarios argelinos, es un conflicto con su segundo de a bordo Yahia Guidoum, protegido del general Betchine, exjefe de los Servicios secretos, o con el actual patrón de los mismos, el general Mohamed Medien, más inclinado a apoyar al ministro de Industria Cherif Rahmani para dirigir el RND. De cualquier manera, los próximos pasos de Ouyahia despejarán las dudas: si acepta alguna Embajada importante será señal de su retiro definitivo, si se queda en Argel “descansando” podrá pretender jugar algún papel en el futuro inmediato.

La crisis también ha alcanzado al FLN, que dirige Abdelaziz Beljadem, donde no menos de cuatro ministros de esta formación han boicoteado este domingo la reunión del Buró Político convocada para evaluar los últimos resultados electorales en que el FLN ganó con ventaja. Los cuatro miembros de la dirección intentaron días antes sin éxito presionar a Beljadem para que presentase su dimisión y permitiese “sangre nueva” en el viejo partido que arrancó la independencia a Francia. Aspecto curioso, el FLN que ha sido hasta el momento el único partido importante a pedir “un cuarto mandato” para Abdelaziz Buteflika, es acusado por sus detractores de “boicotear el plan de reformas de Buteflika presentado ante el Parlamento”.

Tanto el FLN como el RND conocen en estos momentos movimientos de contestación internos de gran amplitud, que cuestionan sus respectivos liderazgos. Aunque ninguno de ellos presentan alternativas políticas o de programa. Según la prensa argelina, el único punto en el Orden del día de todos los debates que van a sucederse en Argelia en 2013 será: ¿habrá o no un cuarto mandato para Abdelaziz Buteflika?
Compartir en Meneame