cabecera
    20 de agosto de 2014

Rajoy, Mas, Obama, Urdangarín, Botella, el Rey...

¿Quiénes son los candidatos a los Oscar de la política española?

Mejor Actor Protagonista



Mariano Rajoy, por Solo ante el peligro
Gran parte de la oposición, funcionarios, educadores, sanitarios, expertos, sindicalistas, nacionalistas, etc. están en su contra. El presidente del Gobierno afronta su segundo año al frente del Ejecutivo con el mismo objetivo que en 2012: acabar con la crisis. Contra viento y marea, Rajoy confía en su política de recortes y reformas en casi todos los ámbitos, una estrategia que casa a la perfección con el título de la película de 1952 protagonizada por Gary Cooper y Grace Kelly.

Artur Mas, por El caballero oscuro
El presidente de la Generalidad, el 'Joker convergente', opta al premio por el papel de malo que ha jugado a lo largo del año pasado. Las aspiraciones secesionistas que ha promovido desde la Generalidad, y que tras las elecciones autonómicas cuentan con el respaldo de los independentistas de ERC, le han aupado como uno de los grandes protagonistas de la política nacional. Mientras, la deuda catalana sigue por las nubes e incluso Mas ha tenido que pedir un rescate multimillonario al Fondo de Liquidez Autonómico para no caer en la bancarrota.

Luis de Guindos y Cristóbal Montoro, por Furia de titanes
Los ministros de Economía y Hacienda se han destapado como una dupla letal contra el gasto desmedido. Entre los dos han apadrinado el mayor programa de recortes y ajustes presupuestarios de la historia de la democracia española, algo que les ha granjeado no pocas críticas y animadversiones. Eso sí, tanto el uno como el otro confían en que los sacrificios de hoy tendrán su rédito en un futuro no muy lejano.

Mejor Actriz Protagonista



Angela Merkel, por La dama de hierro
La canciller alemana tiene las riendas de Europa y las cuentas comunitarias bailan a su son. Se ha mostrado inflexible con los países en apuros y ha impuesto sus políticas de austeridad por encima del derroche mediterráneo. En muchas facetas, Merkel recuerda a la Margaret Thatcher más estricta y cuesta mucho encontrar a un ciudadano español que no se acuerde de la mandamás germana a la hora de mentar a los recortes.

Soraya Sáenz de Santamaría, por La fiera de mi niña
Es la mano derecha del presidente del Gobierno, la gran consejera y la lugarteniente perfecta de este Ejecutivo que con tantos frentes tiene que batallar. Vicepresidenta y portavoz a tiempo completo, Sáenz de Santamaría, detrás de un aspecto cándido y amable, se ha destapado como una política hábil e implacable con la oposición y valiente y leal con sus aliados.

Esperanza Aguirre, por Buenas noches, y buena suerte
La de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid ha sido una de las despedidas más sonadas de todo el año pasado. Si bien esgrimió razones personales y de salud para abandonar un puesto que tanto había afianzado, revalidándolo en varias ocasiones con aplastante mayoría, su facilidad para decir todo lo que pensaba, le pesara a quien le pesara, no le forjó muchos apoyos en la zona noble de Génova. ¿Volverá? Ella dejó la puerta entreabierta, aunque su sombra sigue siendo muy alargada.

Ana Botella, por Ha nacido una estrella
El nombramiento de Alberto Ruiz-Gallardón como ministro de Justicia en el primer gabinete de Mariano Rajoy supuso la llegada de Ana Botella al consistorio madrileño, donde se ha revelado como una gestora polivalente que ha tenido que hacer frente a las sucesivas crisis del Madrid Arena, las incontables huelgas y manifestaciones de los sectores públicos y la presentación final del dossier del proyecto olímpico de la capital, la gran apuesta de su actual legislatura.

Mejor Actor Secundario



Don Juan Carlos, por El discurso del Rey
Hasta tres comunicados del monarca han sido noticia de relevancia este año. Quizás, el más importante por ser la primera vez que acontece desde que accedió al trono en 1975 haya sido el perdón tras su viaje privado a Botsuana, donde se fracturó la cadera, lesión por la que tuvo que ser intervenido. Además, la carta abierta colgada en la página web de La Zarzuela, donde hacía una férrea defensa de la unidad de España frente a los nacionalismos, así como su tradicional discurso de Navidad, se han convertido en tres de los momentos más relevantes del año pasado.

Ángel Carromero, por Uno de los nuestros
El ex responsable de las juventudes populares se vio inmerso el pasado mes de julio en un accidente de tráfico en Cuba en el que fallecieron los disidentes Osvaldo Payá y Harold Cepero. Tras ser condenado por un tribunal isleño a cuatro años de prisión, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha puesto todo de su parte para que el político español pudiera regresar a España para cumplir la pena. Desde el pasado viernes, Carromero se encuentra en libertad supervisada tras abandonar la cárcel de Segovia.

Iñaki Urdangarín, por Hasta que llegó su hora
La imputación del yerno de Don Juan Carlos en el marco del caso 'Nóos', pieza separada del 'Palma Arena', ha desatado, aunque se veía venir desde meses antes, la mayor crisis en Zarzuela de las últimas décadas. El ex jugador de balonmano se mudó con su familia a Estados Unidos para evitar los flashes y los titulares acusadores, pero la instrucción judicial dirigida por el juez Castro le obligó a regresar e incluso tuvo que visitar los juzgados de Palma de Mallorca para prestar declaración por una presunta trama de corrupción, delitos fiscales y desvío de fondos públicos.

UGT y CCOO, por Sospechosos habituales
Tras ocho años de labor cómplice con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, los dos principales sindicatos del país han despertado y han sacado las uñas para intentar echar por tierra cualquier iniciativa del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Pocas son las alternativas que proponen Ignacio Fernández Toxo o Cándido Méndez, mientras sus organizaciones se acogen a la nueva reforma laboral que tanto critican para poner en marcha despidos con indemnizaciones de 20 días por año trabajado.

Mejor Actriz Secundaria



María Dolores de Cospedal , por Million Dollar Baby
La presidenta de Castilla-La Mancha se ha convertido en el gran ejemplo del tijeretazo presupuestario. A su llegada a la jefatura regional, Cospedal se encontró con unas arcas arrasadas por el gasto desmedido de su predecesor socialista, José María Barreda, por lo que se ha visto forzada a poner en marcha un plan de ajuste sin igual que incluso contempla la rebaja salarial de los diputados regionales, que cobrarán parte de su sueldo en base a las reuniones a las que asistan.

Elena Valenciano, por Quemar después de leer
Al igual que la exquisita película de los hermanos Cohen, la labor del PSOE como principal fuerza de la oposición está llena de giros inesperados. El discurso de Ferraz no acaba de calar en la ciudadanía a pesar del desgaste del Gobierno por la crisis. Su vicesecretaria general, Elena Valenciano, se ha visto obligada a dar la cara en numerosas ocasiones, incluso cuando eran evidentes las contradicciones de su formación, como en la actual defensa a ultranza de la ayuda de 400 euros cuando el PSOE votó en contra en septiembre.

Olvido Hormigos, por La ventana indiscreta
La concejal socialista de la localidad toledana de Los Yébenes protagonizó el escándalo sexual más sonado del año pasado. La filtración de un vídeo privado y muy indiscreto en el que Hormigos aparecía masturbándose para su marido, según dijo ella en un principio, aunque la figura de un amante despechado y un rival político sin escrúpulos acabó por confirmarse, fue la comidilla del país durante semanas. Los peligros de las nuevas tecnologías.

Andrea Fabra, por Sin perdón
El presidente del Gobierno Mariano Rajoy anunciaba ante el pleno del Congreso de los Diputados el recorte de la prestación por desempleo. Ovación cerrada en la bancada popular, entre la que las cámaras de televisión captaron cómo la parlamentaria, hija de Carlos Fabra, ex presidente de la Diputación de Castellón, estallaba con un "que se jodan" dedicado al bando socialista. Hasta Génova censuró su actuación calificándola de impropia de la Cámara Baja.

Mejor Película Extranjera



Barack Obama, por El luchador
Durante meses, las encuestas jugaban en su contra pero, a la hora de la verdad, el presidente de Estados Unidos supo sobreponerse a un par de traspiés electorales y revalidar su asiento en la Casa Blanca frente a Mitt Romney. Tras una primera legislatura desilusionante, sus seguidores y votantes esperan que Obama, cual Mark Wahlberg en el film de 2010, saque su carácter más bregador, sabedor de que no puede optar a un tercer mandato y no vive pendiente de los sondeos, y logre sacar adelante viejas promesas como la reforma sanitaria o la migratoria.

Silvio Berlusconi, por El Padrino
Cuatro décadas después, con multitud de imputaciones por corrupción, prostitución de menores, fraude, relaciones mafiosas y muchos más delitos, 'Il Cavaliere' amenaza con volver a presentarse para retomar las riendas del país transalpino. Como Marlon Brandon en la obra maestra basada en el libro de Mario Puzzo, Berlusconi ha hecho del país su coto privado, donde todo lo maneja y todo lo controla. Por lo pronto ha forzado la dimisión de Mario Monti y está por ver si se atreve con una nueva reelección.

Hugo Chávez, por Con la muerte en los talones
Tras varias recaídas, el mandatario bolivariano se encuentra ingresado en un centro hospitalario cubano en coma inducido, según apuntan algunas fuentes. El cáncer con el que lleva batallando dos años parece estar ganando la partida y ha desatado una crisis política e institucional en Venezuela, ya que Chávez aún no ha podido ser investido como jefe de Gobierno debido a su delicado estado de salud, y el país vive sumido en una tensión propia de una película de Hitchcock.

Julian Assange, por Gladiator
De héroe al frente de Wikileaks a cautivo en una embajada ecuatoriana en Londres. La caída en desgracia de Assange empezó cuando decidió filtrar millones de documentos sensibles para Washington, que ha puesto todo su empeño en llevar a este australiano ante la justicia, aunque en la actualidad es Suecia quien le reclama por unos supuestos abusos sexuales. Es él contra el imperio estadounidense, algo que recuerda a la lucha del general romano Máximo Décimo Meridio, interpretado por Russel Crowe, por recuperar su honor.
Compartir en Meneame