cabecera
    15 de septiembre de 2014

crónica política

¿Pero qué está pasando en el PP?

Estaba el “caso Gürtell” muy tranquilo durante los últimos meses. Pero la caja de los truenos se ha destapado “de forma descomunal”, según las fuentes consultadas. De repente, los resultados de una comisión rogatoria enviada a Suiza por la Audiencia Nacional han abierto una auténtica crisis en el PP, sobre tras conocerse que Bárcenas llegó a manejar una cuenta con 22 millones de euros, de los que diez, podrían haberse regularizado por la amnistía fiscal aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy si se ponían en conocimiento de Hacienda la existencia de fondos en paraísos fiscales y se regularizaban pagando la correspondiente multa.

Hasta hay todo más o menos bien, pero una información publicada este viernes por “El Mundo”, en la que se afirmaba que Bárcenas pagaba con dinero negro sobresueldos a dirigentes del PP, ha hecho estallar por los aires la tranquilidad en el PP como partido. Explicaciones contradictorias por parte de su secretaria general, María Dolores de Cospedal. Por una parte, negando la existencia de esos pagos. Por otra, asegurando que “en este partido quien la hace la paga. Que cada palo aguante su vela”. Desde el Gobierno, su portavoz y vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, afirmando que en época como secretaria ejecutiva de política autonómica y local en el PP hasta 2008 no tuvo ninguna constancia de la existencia de estos sobres, mostrando su indignación si esto hubiera sucedido, pero a la vez apelando a que sea la Justicia quien investigue y ponga la verdad sobre la mesa.

Evidentemente, estos hechos han tenido repercusiones. Al PSOE no le ha faltado ni un minuto para salir como el gran adalid contra la corrupción. Su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha exigido explicaciones inmediatas al presidente del Gobierno y del PP sobre esta cuestión, además de exigir la dimisión inmediata del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por la amnistía fiscal decretada para aquellas personas que regularicen el dinero evadido a paraísos fiscales, siempre pagando un porcentaje de lo que sacaron irregularmente de España.

“De lo que no cabe la menor duda –según los analistas políticos consultados por este diario-, es que el bombazo que ha estallado en el seno del PP da nuevas y grandes alas a un PSOE hundido y que se limitaba a vagar como alma en pena intentando reconfigurarse tanto desde el punto de vista orgánico, con muchísimas dudas sobre su liderazgo, como el programático, con disensiones sobre si la actitud de Rubalcaba es la correcta o se debe pasar a una oposición mucho más dura”.

La segunda noticia del día ha sido la aprobación por parte del Consejo de Ministros de la ayuda que España va a prestar a la operación militar que Francia lleva cabo en Mali contra los yihadistas y miembros de Al Qaida en el Zagreb. No ha habido sorpresas, y se ha ratificado lo previsto. Autorización del uso del espacio aéreo español por parte de aviones de países de la UE y de la OTAN, salvo en el caso de que las aeronaves lleven materiales peligrosos, como municiones, que en ese caso deberán usar rutas marítimas fuera de las doce millas de las aguas de jurisdicción españolas; el envío de un Hércules C-130 de transporte para el traslado de tropas y materiales, tanto franceses como de las fuerzas africana que participen en la operación; y el despliegue de entre cuarenta y cincuenta asesores militares para formar al ejército de Mali y a las unidades de las naciones africanas que se desplieguen sobre ese país.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha rechazado en la rueda de Prensa posterior al Consejo de Ministros las supuestas críticas lanzadas desde Francia sobre la “cicatería” de la postura española ante esta crisis. Al revés, Morenés ha asegurado que ha estado en contacto permanente, antes y después de la intervención militar en Mali, con su homólogo francés, que lejos de presentar reparos, ha afirmado, ha mostrado su agradecimiento por el apoyo político español y las medidas que ha adoptado el Consejo de Ministros este viernes, que ya eran más que conocidas desde hace días.
Compartir en Meneame