cabecera
    20 de octubre de 2014

Intervención en Almería ante los miembros de su partido

Rajoy advierte sobre la corrupción: "Si alguna vez veo irregularidades no me temblará la mano"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha avalado las explicaciones de la dirección de su partido, el PP, negando el pago de sobresueldos en dinero B, pero ha advertido de que no le "temblará la mano" y actuará si descubre que se han cometido irregularidades.

Tres días después de conocerse que el ex tesorero del partido imputado en el caso Gürtel, Luis Bárcenas, acumuló hasta 22 millones de euros en cuentas en Suiza, y un día después de publicarse que los dirigentes del PP recibieron sobresueldos en negro -extremo que ha negado la dirección- Rajoy ha hablado de esta "lamentable polémica" que ha sacudido a su partido esta semana.

Ha pedido a los populares que estén "tranquilos" porque la Justicia está actuando y cuenta con el apoyo de su partido, además de subrayar que el PP "siempre ha reaccionado con transparencia o rigor cuando ha estado en cuestión" y siempre ha actuado "en consecuencia" ante "comportamientos irregulares".

Aunque en su discurso no ha negado de forma explícita la existencia de sobres de dinero B para dirigentes populares, Rajoy ha dado por buenas las explicaciones que ayer dio la dirección del partido negando con rotundidad que los dirigentes populares hayan cobrado, en esta etapa o anteriores, sobresueldos en dinero B.

Y ha avalado los desmentidos que hicieron tanto la secretaria general actual, María Dolores de Cospedal, como sus dos inmediatos predecesores, Javier Arenas y Ángel Acebes, aunque no ha ido más atrás -el anterior a ellos fue Francisco Álvarez Cascos, que ya no es miembro del PP-.

Así, ha destacado la trayectoria de "honradez y dedicación" de estos tres dirigentes que han llevado los mandos del partido desde 2004 y que ayer, ha recordado, dijeron "claramente" que las cuentas del PP "se han ajustado a la legalidad y no se ha producido irregularidad alguna".

En cuanto al que fue tesorero de los populares y ahora está imputado en el caso "Gürtel", Luis Bárcenas, Mariano Rajoy ha recordado, sin citarle, que ya no está en el partido y ha señalado que en su momento el PP "actuó" y "se adoptaron responsabilidades políticas". El asunto, ha concluido, está en los tribunales y "eso debe ser motivo de tranquilidad".

En cualquier caso, Rajoy ha sido tajante en su advertencia: "Si alguna vez tengo conocimiento de irregularidades o conductas impropias no me temblará la mano porque sé que es una de mis responsabilidades", ha insistido.

Todas estas explicaciones las ha dado el presidente del Gobierno tras apelar a la honradez de la mayoría de la clase política española, no sólo la de su partido, y señalar que "no es aceptable que se diga que en política todo es sucio, porque no es cierto y además es injusto".

Ante los representantes locales del PP ha puesto como ejemplo el trabajo de "miles de concejales" de toda España y de todas las formaciones políticas, que trabajan con intensidad y, en muchos casos, no reciben remuneración alguna.

"Por tanto no puedo estar de acuerdo con las acusaciones generalizadas, que son injustas, y porque sé cómo ha trabajado muchísima gente a lo largo de muchos años en defensa del interés general", ha añadido el jefe del Ejecutivo.

A sus representantes locales, les ha dicho que representan "lo mejor de la política", por su "honorable" vocación de servicio y porque cumplen a diario con sus obligaciones con "honradez y ejemplaridad".

Y no sólo en el PP, sino en "muchos partidos", ha insistido, hay representantes políticos que "han trabajado mucho, han trabajado bien y lo han hecho honradamente" aunque hayan podido cometer errores.

Eso sí, ha aprovechado para pedir a los populares ser "más ejemplares si cabe" en sus conductas, porque en estos momentos en los que los españoles "lo están pasando muy mal" y hacen frente a numerosas dificultades los políticos sólo pueden pedir esfuerzos y sacrificios si los ciudadanos ven en ellos un comportamiento "fuera de toda sospecha". "Debemos ser honrados, trabajar y hacer un esfuerzo por ser ejemplares", ha concluido.

En esta reunión del PP dedicada a la reforma local que el Gobierno aprobará, previsiblemente, el 25 de enero, Rajoy ha hecho un llamamiento al resto de fuerzas políticas, y en concreto al PSOE, para llegar a un consenso "en beneficio de todos" y ha señalado que los socialistas cometen una "equivocación" al no querer apoyar este proyecto.

Lo que quiere el Ejecutivo, ha asegurado, es "sumar fuerzas y buscar complicidades", y que quien acuda al Gobierno "hallará el ánimo de escuchar, la voluntad de dialogar y el afán de llegar a acuerdos".

Finalmente, Rajoy ha vuelto a lanzar un mensaje optimista sobre el futuro económico, al asegurar que en 2014 habrá crecimiento y creación de empleo y decir que las reformas de su Gobierno han permitido que este año empiece con unos "fundamentos enormemente distintos".
Compartir en Meneame