cabecera
    30 de octubre de 2014

Caso Noós

La Fiscalía pide que vuelvan a declarar Urdangarin y Diego Torres

La Fiscalía Anticorrupción ha presentado esta mañana un escrito ante el juez instructor del caso Nóos, José Castro, para que vuelvan a declarar el duque de Palma, Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres, si bien no está previsto que el juez vaya a resolver este mismo sábado, según han señalado fuentes judiciales a Europa Press.

La Fiscalía lo ha solicitado después de que el empresario catalán Joaquim Boixareu afirmara, en la declaración voluntaria que como imputado ha prestado ante el juez instructor del caso Nóos, que constituyó la Fundación Deporte, Cultura e Integración (FDCIS) social "como favor" al duque de Palma, Iñaki Urdangarin, asegurando que nunca ha tenido "nada que ver" con el Instituto Nóos ni con ninguna de las sociedades vinculadas a Urdangarin y a su exsocio Diego Torres.

Al término de su comparecencia ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, el fiscal anticorrupción Pedro Horrach y los abogados personados en estas investigaciones, el letrado de Boixareu, Javier Araut, ha explicado a los medios que desde un primer momento su patrocinado ha mostrado "su absoluta inocencia", fruto de la cual tiene previsto solicitar el archivo de su imputación.

Según el abogado, el empresario, consejero delegado de Irestal Group, ha manifestado que el único papel que jugó en el marco de estos hechos fue el de acudir a la notaría, a petición del marido de la Infanta Cristina, para constituir la FDCIS, puesto que estaba convencido de que iba a ser impulsada "por el bien de la comunidad", por lo que de haber sabido "para lo que realmente era, no hubiera actuado así".

Tal y como ha puesto de manifiesto en una declaración en la que no ha respondido ni a preguntas del juez ni de las partes, puso 30.000 euros para poner en marcha la sociedad, de la, ha asegurado el abogado, "no cobró ningún dinero".

El letrado ha manifestado de esta forma que Boixareu "nunca ha sido testaferro" de Urdangarin. Al ser preguntado sobre si el empresario se ha sentido engañado por Iñaki Urdangarin, ha apuntado que "eran muy amigos y, obviamente, todo esto ha afectado a su relación".

Presuntamente, el Duque pidió a Boixareu la constitución de esta Fundación en diciembre de 2006, cuando habían pasado ocho meses de su teórica desvinculación de Nóos, después de que el Rey así se lo hubiera ordenado.

Fuentes próximas al empresario catalán indicaron que Boixareu nunca tuvo cargos en los órganos de gobierno de esta fundación y aseguraron que solo está imputado por haber sido fundador no participativo de esta fundación, de la que se desligó ya en 2006.

Precisamente, Mario Sorribas, presunto testaferro, apoderado y hombre de confianza del Duque de Palma le envió en noviembre de 2007, un año después de que la Casa Real le aconsejase abandonar sus negocios, un correo electrónico en el que le proponía "una especie de truco" para "no dejar en evidencia que tú eres el 'alma mater'" al frente de la Fundación, considerada sucesora del Instituto Nóos.

Así constaba en un email aportado recientemente, junto con otros correos comprometedores, por la defensa de Torres, en el que Sorribas proponía disimular el papel que desempeñaba en esta entidad el marido de la Infanta Cristina, después de que la web de la Casa Real integrase un párrafo relativo a la vinculación de Urdangarin "con fundaciones y filantropía". El imputado afirmaba que, de esta forma, "dejas de aparecer como 'impulsor' y nadie puede decir que ésta es la Fundación de Iñaki".

En el marco de estas pesquisas, la Fundación DCIS aparece vinculada a la supuesta estructura fiduciaria creada para desviar dinero al extranjero, concretamente a Belice y Reino Unido, y donde jugaba un papel fundamental la sociedad De Goes Center for Stakeholder Management. La Fiscalía postula que se transfirieron fondos 'invisibles' o de destino desconocido a Inglaterra por valor de 420.000 euros.
Compartir en Meneame