cabecera
    19 de diciembre de 2014

carlos mulas

El PSOE destituye al director de su fundación por un presunto sobresueldo

El Partido Socialista ha decidido este miércoles relevar a Carlos Mulas de su cargo como director de la Fundación Ideas, dependiente de Ferraz, tras la acusación de un supuesto cobro de un sobresueldo de hasta 3.000 euros por artículo al escribir bajo un seudónimo registrado a su nombre.
El vicepresidente ejecutivo de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, ha destituído este miércoles a Carlos Mulas como director de la citada Fundación y le ha pedido que devuelva el dinero que ha cobrado bajo la firma de Amy Martin por artículos realizados para la Fundación, según un comunicado de la citada fundación.

La Fundación Ideas explica que Jesús Caldera ha destituido al director Carlos Mulas y ha ordenado la rescisión de su contrato. "He tomado esta decisión tras verificar las informaciones que apuntaban a la falsa autoría de una serie de trabajos pagados por la Fundación a quien firmaba con el nombre de Amy Martin", explica el vicepresidente ejecutivo de la Fundación.

Además, Caldera asegura en el citado comunicado que expresa su "estupor" ante lo que supone una "gravísima quiebra de la confianza depositada en el que hasta hoy ha sido su Director". "Su actuación resulta inconcebible, tanto por su solvencia intelectual y su excelente currículo académico, como por el hecho de que desde el lunes ha venido reiterando su versión sobre la autoría de los citados trabajos", apostilló.

Posibles acciones legales
Además, el responsable de la Fundación Ideas ha dado orden de que se emprenda "de manera inmediata" una "investigación exahustiva" sobre la gestión de Carlos Mulas, a quien ha "exigido" el reintegro de "todas las cantidades facturadas en los años 2010 y 2011 a nombre de Amy Martin".

La Fundación ha puesto el caso en manos de sus abogados para que estudien las posibles acciones legales contra el ya ex director.

Esta destitución se ha producido a raíz de una información publicada por el diario El Mundo en la que desvelaba que Carlos Mulas tenía registrados el nombre y el logo de una columnista desconocida, que cobraba hasta 3.000 euros por artículo y escribía de las cosas más variadas en la web de la Fundación, desde artículos sobre la medición la felicidad hasta el cine nigeriano, pasando por análisis económicos muy similares a los artículos que escribía el propio Mulas.
Compartir en Meneame