cabecera
    23 de agosto de 2014

El Gobierno asegura que "nunca" permitirá una consulta ilegal en Cataluña

Mas logra, pese a la crisis en su partido, que el parlamento catalán apruebe su plan soberanista e ilegal

El texto secesionista auspiciado por CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP ha sido aprobado este miércoles en el Parlamento catalán con 85 votos a favor, 41 en contra y dos abstenciones. Finalmente, los representantes socialistas no se han sumado a la declaración soberanista, como tampoco lo han hecho los del Partido Popular y los de Ciutadans.
El pleno del Parlament ha aprobado este miércoles, con 85 votos de CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP, una declaración que define a Cataluña como "sujeto político y jurídico soberano" y acuerda iniciar un proceso para hacer efectivo el "derecho a decidir" o derecho de autodeterminación a través de una consulta.

La declaración ha sido rechazada por 41 parlamentarios del PSC -cinco de sus diputados, adscritos al llamado sector catalanista, han roto la disciplina de voto al ausentarse de la votación- PPC y Ciutadans por contravenir la legalidad, mientras que dos de los tres diputados de la CUP se han abstenido.

Los diecisiete representantes del PPC -dos no han podido acudir al pleno por enfermedad- se han levantado de sus escaños y han abandonado rápidamente el pleno como protesta tras la votación.

La declaración de soberanía ha contado así con el apoyo del 63 % de diputados de la cámara catalana, mientras que el Estatut de Autonomía, votado en 2005, obtuvo 100 votos favorables de los 135 posibles, lo que representó un 88 % de la cámara.

En la parte dispositiva de la denominada "Declaración de soberanía y el derecho a decidir del pueblo de Cataluña", el Parlament acuerda "iniciar el proceso para hacer efectivo el ejercicio del derecho a decidir para que los ciudadanos y las ciudadanas de Cataluña puedan decidir su futuro político colectivo".

Se refiere en ese contexto a una serie de principios, entre los que destaca que la cámara catalana dispone que "el pueblo de Cataluña tiene, por razones de legitimidad democrática, carácter de sujeto político y jurídico" y afirma que el ejercicio del derecho a decidir será "escrupulosamente democrático".

En un apartado denominado "Transparencia", el Parlament ha aprobado "facilitar todas las herramientas necesarias para que el conjunto de la población y la sociedad catalana tenga la información y el conocimiento preciso para ejercer el derecho a decidir y se promueva su participación en el proceso".

Asimismo, se asume el compromiso de que "se dialogará y se negociará con el Estado español, las instituciones europeas y el conjunto de la comunidad internacional".

"Se utilizarán todos los marcos legales existentes para hacer efectivo el fortalecimiento democrático y el ejercicio del derecho a decidir", reza la declaración, que también sitúa al Parlament como "la institución que representa el pueblo de Cataluña el papel principal en este proceso y por tanto -dice- se deberán acordar y concretar los mecanismos y las dinámicas de trabajo que garantizan este principio".

La declaración soberanista concluye con una llamada a los ciudadanos a ser "activos y protagonistas de este proceso democrático de ejercicio del derecho a decidir del pueblo de Cataluña".

En el preámbulo, la declaración aprobada apunta que la fórmula para "determinar libre y democráticamente" el futuro colectivo de Cataluña es a través de una consulta a los ciudadanos catalanes.
Compartir en Meneame