cabecera
    21 de diciembre de 2014

reconoce que se inventó el pesudónimo

La mujer de Carlos Mulas confiesa que Amy Martin es ella

La mujer del destituido director de la Fundación Ideas ha confesado ser ella la columnista fantasma Amy Martin, que se inventó el pseudónimo y que su marido no sabía nada hasta que se descubrió el engaño, según la web de El Mundo.
El PSOE no da marcha atrás en su decisión de destituir al director de la Fundación Ideas, Carlos Mulas, pese a que su exmujer lo ha exculpado hoy confesando que era ella la falsa columnista Amy Martín, un episodio de una semana convulsa en los partidos que se inició con el caso de Luis Bárcenas.

En un comunicado, Irene Zoe Alameda ha desvelado que es la autora de los artículos por los que la Fundación Ideas, vinculada al PSOE, pagó más de 50.000 euros, y asegura que su exmarido no lo supo hasta ayer, cuando se vio "destituido e indefenso ante una cascada de ataques a su honor".

Pide perdón a Mulas, un hombre al que "quiere, respeta y admira" y se muestra dispuesta a devolver los honorarios percibidos por esos trabajos -hasta 3.000 euros por artículo- que constan en su declaración de la renta y no en la de su exmarido, cesado ayer de forma fulminante por el PSOE.

No obstante, fuentes de la dirección socialista han asegurado a Efe que la confesión de Irene Zoe en nada cambia la decisión de ayer de destituir al director de la fundación.

Insisten en investigar el caso hasta el final y en revisar toda la actuación de Mulas, al tiempo que se reservan el derecho a emprender acciones legales por unos hechos en los que el PSOE ha dicho sentirse "engañado".

En esta misma línea, la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha censurado la actuación "inmoral" y éticamente reprobable que condujo ayer al cese de Mulas porque, a su juicio, las contrataciones además de legales deben ser "morales y éticas".

La autoinculpación de Irene Zoe no ha sido la única novedad en los supuestos casos de corrupción política que han salido a la luz en las últimas dos semanas.

El exconsejero de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo, imputado en el caso Gürtel junto al extesorero del PP Luis Bárcenas, ha dicho hoy a Efe que está deseando que termine "cuanto antes" su proceso judicial para "poder aclarar y explicar muchas cosas".

López Viejo ha hecho estas declaraciones después de que el diario El País informara hoy de que el pasado verano regularizó dinero procedente de una cuenta en Suiza en la que habría llegado a mover 1,6 millones de euros.

Quien fuera viceconsejero de Presidencia del Gobierno de Esperanza Aguirre ha declinado comentar esta información y ha añadido que desde hace ya algunos años es "una persona normal" y que se defenderá en sede judicial.

Entretanto, hoy han vuelto a sucederse declaraciones sobre el caso Bárcenas y los sobres con dinero B que supuestamente se repartieron altos dirigentes del PP.

Después de la comparecencia parlamentaria de ayer del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre la llamada amnistía fiscal, hoy han sido los ministros de Agricultura e Interior los que han negado la existencia de sobresueldos en negro en su partido.

"Jamás he oído hablar", ha proclamado Miguel Arias Cañete, miembro de la dirección del PP durante siete años, que ha dejado claro que si se le hubiera ofrecido alguna vez dinero en metálico lo hubiera rechazado.

En similares términos, Jorge Fernández Díaz ha dicho que no ha tenido conocimiento de estos pagos y se ha mostrado convencido de que tampoco se han producido.

Ha confiado en que el tiempo "ponga a cada uno en su lugar" y ha recordado que la presunción de inocencia "juega" para todos.

También el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, ha asegurado tener "la seguridad" de que en el PP no hay cuentas en Suiza y ha subrayado que los "únicos sobres" que le preocupan son los de las facturas que debe pagar su Gobierno.

Desde el PSOE y al hilo del gran pacto contra la corrupción propuesto por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, José Bono ha defendido que el cumplimiento "a rajatabla" de la ley debería ser suficiente para atajar esta lacra.

Bono ha reclamado que la "desvergüenza de muy pocos" no termine manchando a todos los políticos porque la inmensa mayoría no participa de este tipo de hechos.

Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, se ha mostrado partidario de activar la Comisión de Control de la Financiación de los Partidos Políticos del Parlamento andaluz para que los ciudadanos puedan conocer, no sólo cómo se financian, sino incluso lo que cuestan los actos electorales.
Compartir en Meneame