cabecera
    17 de septiembre de 2014

EL IMPARCIAL entrevista al líder de Ciudadanos

"No hay un Gobierno en Cataluña, hay un comité de operaciones por la independencia"

EL IMPARCIAL ha llamado a Albert Rivera para conocer sus impresiones tras la aprobación de la declaración de soberanía pactada por CiU, ERC e ICV-EUiA. Desde Madrid, la política catalana, al menos el debate, parece girar únicamente en torno a esta cuestión. ¿Es una sensación equivocada? "No, es una realidad", sostiene. "No hay Gobierno desde julio, cuando el pacto fiscal. Luego vino la preparación del 11 se septiembre y luego, la convocatoria electoral", argumenta. De hecho, el líder de Ciudadanos repite a este periódico una petición que le trasladó a Artur Mas en la sesión de este pasado miércoles: "Cuando empiece la legislatura, que nos avise".

Rivera alerta de los problemas "reales" que padece Cataluña: "Son los parados, la destrucción de empresas, las listas de espera o el déficit, que es de lo que deberíamos haber hablado el miércoles". Además, denuncia que la suya "es la comunidad autónoma que menos habla de gestión de esas competencias". Y añade: "Los que siempre han querido más autogobierno ya no quieren autogobierno, sino una plataforma para construirse un Estado". Sin embargo, se muestra optimista ante el voto en el mismo sentido de PSC, PP y Ciudadanos. "Siempre éramos los raros que votábamos la Constitución y que no pactábamos con los nacionalistas. Algunos que antes nos criticaban hubieran votado a favor o se hubieran abstenido en otro tiempo, jamás lo habrían hecho en contra", opina. A su parecer, es un paso más contra la idea de que "el nacionalismo es obligatorio o, si no, no eres catalán".

Pero no culpa sólo a CiU o ERC de esta última concepción, sino a los gobiernos de PSOE y PP que, sin contar con que Cataluña está compuesta por siete millones de personas, apunta Rivera, han pactado con los nacionalismos grandes decisiones. "Hay otros partidos con otras prioridades", se queja. No menos de "los silencios" de Mariano Rajoy respecto a la consulta. Preguntado por ella, tiene la convicción de que Mas sigue adelante con su ofensiva porque no le queda otra, porque se encuentra en un punto de no retorno: "Es una persona formada y con capacidad y estoy convencido de que sabe que se ha equivocado. Perdió muchos escaños y los sigue perdiendo en intención de voto. Como dato, en la grada durante la sesión no estaban los apoyos que ha tenido históricamente CiU, la burguesía y el empresariado catalán, ese sector industrial y económico que siempre les ha caracterizado".

Además de con su nicho electoral, también hay diferencias entre Mas y Duran. Rivera no prevé un divorcio. "A CiU le une el poder. El día que lo pierdan, igual sí. También les unen los trapos sucios. Están poniendo los misiles en una guerra fría, pero no veo un peligro inminente", reflexiona. Respecto al socio de Gobierno, ERC, el presidente de Ciudadanos le concede que "nunca ha engañado a nadie, lo que quiere es separarse de España". Sí tiene reproche hacia CiU, "que ha jugado siempre a la ambigüedad y ahora se echa en sus brazos voluntariamente, porque podría haber hecho otros pactos". Cree que esta ambigüedad es la que lleva a partidos como la propia ERC o a Ciudadanos a mejorar sus datos sondeo a sondeo.

Rivera se muestra también crítico con los factores que alimentan el desaliento de la calle con la política: "La desconfianza se rompe con los hechos. La confianza entre el ciudadano y el representante público es la esencia de la democracia. Tenemos que abrir una transición ciudadana y se equivoca quien niegue que estamos en el fin de una etapa. Corremos el riesgo de que se carguen la democracia, pero hay esperanza porque hace seis años el 90 por ciento del electorado votaba PP o PSOE y los nacionalistas, CiU y PNV, controlaban sus regiones. Ahora, según el CIS, PP y PSOE a duras penas consiguen el 50. Esto no cambia en dos días, derribar un sistema obsoleto frente a una oligarquía que quiere seguir defendiéndolo es complicado".

Las medidas más urgentes, aporta, son dos: una reforma del Estado "valiente", de la democracia y las administraciones públicas "de arriba abajo" y, segundo, "está bien gastar menos y mejor pero hay que saber cómo gastar menos y mejor, porque si uno rescata a los bancos sólo para que cuadren sus cuentas y no tenemos ideas para que los empresarios contraten, no hacemos nada". Por último, ve un error anunciar que estamos hay brotes verdes: "No se puede insultar a la inteligencia de la gente cuando hay seis millones de parados, cuando no hay consumo interno y cuando vas por la calle y ves la miseria y los negocios cerrados. El PP caerá en un grave error, como cayó Zapatero, si intenta vendernos que estamos saliendo de la crisis. Cuando lleguen seis meses de creación de empleo y el paro baje cada día, entonces sí podremos hablar en esos términos".

Despide Rivera la entrevista lamentando la falta de una "hoja de ruta de progreso económico y social" y el exceso de "victimismo y recortes tan o más injustos" que los de el Ejecutivo central. Y termina: "No hay un Gobierno en Cataluña, hay un comité de operaciones por la independencia que está ocupando la sede del Gobierno".
Compartir en Meneame