cabecera
    1 de agosto de 2014

y digo yo

¿Somos tontos?

España no está para bromas y, sin embargo, cada día parece que se ríen más de los españoles. Ya es duro aguantar la presión que sobre el ciudadano ejercen el paro, los recortes y las subidas de impuestos como para que constantemente se estén descubriendo nuevos casos de corrupción. Indigna. Pero si esta patulea de supuestos corruptos toma por tonta a la ciudadanía en su cara, además, abate y desmoraliza.

Es difícil de asumir la cara de perplejidad y asombro, por no decir de gilipollas, que se le queda a uno cuando, junto a informaciones como que España roza los seis millones de parados, se puede leer que un Duque firma sus cartas "em.. Palma…do" o que la columnista fantasma que escribía a 3.000 euros el artículo en la Fundación Ideas, Amy Martin, era, en realidad, la ex mujer del director de la citada entidad, Carlos Mulas.

Ahora, nos quieren hacer creer que el responsable de esta fundación socialista, que recibe millones de subvención del erario, desconocía que su 'ex' era esa escritora de éxito que asombraba a la 'progresía' española con brillantes artículos sobre la medición de la felicidad o el floreciente cine nigeriano. Mientras ella exculpa al pobre engañado, éste asegura haberla visto una vez y que es una prestigiosa analista política. ¿Quién miente? ¿A quién creemos?

En cualquier caso, que haya sido su ex mujer, una amiga o una culturista estadounidense es lo de menos. Lo que suena a flagrante tomadura de pelo es dedicar parte del dinero público con el que se sufraga esta fundación a pagar hasta 50.000 euros en dos años por escribir artículos sobre cuestiones que no interesan a nadie.

Por otra parte, todavía se desconoce el grado de confianza que Iñaki Urdangarin puede tener con el secretario de las Infantas. Debe de ser alto si un correo de trabajo se encabeza con las cervezas y el sol disfrutado el fin de semana. Como fuere, lo que no es de recibo es que tras explicar un proyecto de desarrollo para el Instituto Nóos, se firme el citado mail con "El duque em… Palma…do". No extraña, visto lo escrito, que se 'dispararen' las cuentas de resultados tras unas 'duras' negociaciones.

La falta de respeto a una Institución que representa a todos los españoles, y que tiene una jugosa partida en los Presupuestos Generales del Estado, hace pensar que quizá no valore el título. Conociéndose lo que se está conociendo sobre las actividades del Duque de Palma, y a la espera de que se confirmen en los tribunales de Justicia, lo cierto es que determinadas actitudes de personajes que se suponen de primer nivel indignan y enfurecen a una ciudadanía ya quemada con tanto escándalo. ¡Y están los españoles para más cabreos!

Y digo yo: ¿Alguien se cree que la ex mujer de Mulas es Amy Martin? ¿Si realmente se arrepiente, por qué no ha devuelto ya el dinero? ¿Se puede tener tanta cara? ¿Seguro que nadie en el PSOE sabía que en su fundación se lo estaban llevando "crudo"? Igualmente, ¿llamará al orden la Casa Real a Urdangarin si de verdad se confirma que firmaba de esta guisa su correspondencia? ¿Merece seguir ostentando el título citado entre soeces juegos de palabras? ¿Somos tontos los españoles?

No sé si lo somos, quizá pueda parecerlo porque aquí lo importante es que Belén Esteban se ha marchado a gritos del plató de Sálvame porque está "hasta los cojones" o si Mourinho está buscando casa en Inglaterra porque los jugadores del Real Madrid han dado un ultimátum a Florentino Pérez, pero a una gran mayoría todavía nos importa lo que pasa, nos duele que casi dos millones de hogares tengan a todos sus miembros sin trabajo y que algunos sigan riéndose de nosotros porque piensan que, efectivamente, somos tontos.
Compartir en Meneame