www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

nueva forma de acoso a los menores

Cyberbullyng: "Depredadores de la Red cuyo objetivo es inducir al suicidio"

El acoso en los colegios ya existía, pero el mal uso de Internet y las redes sociales lo han aumentado y llevado hasta límites insospechables. La psiquiatra Rafaela Santos alerta del cyberbullyng y de la figura del ciberacosador, “psicópatas depredadores de la Red cuyo objetivo no es matar, sino inducir al suicidio, ese es el éxito”.
Las nuevas tecnologías forman parte ya de la vida diaria de los jóvenes hasta el punto de ser su referencia de comunicación para socializar y hacer amigos. Pero lo que, sin duda, es una buena herramienta para su desarrollo personal, y en el futuro profesional, se puede convertir en un verdadero problema de salud mental si no se canalizan y controlan de forma adecuada todas esas fotos e información sensible que se comparte en la Red.

Uno de estos problemas es el ciberacoso o cyberbullyng, que en una entrevista a EL IMPARCIAL, la psiquiatra y presidenta de la Fundación Humanae, Rafaela Santos, ha definido como “una nueva forma de acoso escolar que incluye el uso de dispositivos electrónicos como redes sociales, correo, SMS, chats o móviles”. Destaca que “a diferencia de otros tipos de acoso, éste busca humillar y ridiculizar a la víctima, llegando a un público mucho más amplio y a una velocidad rápida”.

Para esta experta en el desarrollo de personas “el problema del cyberbullyng es como un iceberg que está asomando la puntita, hay mucho más dentro de lo que se ve”. Por este motivo, apuesta por promover una “cultura de violencia cero” en la Red, ya que, “de momento, está dando la cara sólo el problema del acoso, que en Internet es mucho más peligroso porque crea mucho mayor daño psicológico que el acoso de antes con la pandilla, el 'matón', el 'gafitas' y el que es más vulnerable”.

Pero alerta de que “crea mayor nivel de ansiedad y vulnerabilidad al ser anónimo y no poder identificar al agresor”, llegando a constatarse en algunos casos, explica, “síndrome de aislamiento voluntario, de niños que no quieren salir de su casa, que no quieren ir al colegio, que no quieren ver a los amigos, y reacciones paranoides”.

Inducir al suicidio
La persona que se siente acosada no sabe de dónde viene, “es una violencia muy limpia porque se esconden, no deja huella, y sin embargo, sí ve que en su comunidad de amigos, su gente, en sus redes sociales aparecen fotos personales, que pueden ser no reales, trucadas”.

PIE DE FOTOY lo que es peor, Santos avisa también de que, “aunque no es muy normal, se están viendo casos de intento de suicidio en adolescentes y en niños que no tienen más problema que el acoso” y destaca que en congresos a nivel internacional se ha debatido sobre estos “psicópatas depredadores, cuyo objetivo no es matar, sino inducir al suicidio, quieren que la propia víctima se encuentre tan mal y con tanta tensión que ellos mismos decidan acabar con su vida. Ese es el éxito”, apunta.

Modus operandi
La presidenta de la Fundación Humanae explica que “el psicópata usurpa una identidad que no es real, miente en la edad y en todo. Muy lentamente, poco a poco, va enganchando al menor y cuando hay confianza les van pidiendo fotos o documentación que les comprometa”. Apunta que “el niño poco prudente, o que no se da cuenta de los peligros que esto tiene, lo va facilitando. Una vez que el ciberacosador tiene algo ya es muy fácil el chantaje y ejercer la violencia”.

El acosado se siente “desprotegido e impotente” frente a este problema y “a veces tampoco son capaces de decirlo, de denunciarlo, porque los padres pueden decirle que corte con esta forma de relacionarse y él no quiere. Cuando éstos se enteran, puede que ya sea tarde”.

Este fenómeno se ve favorecido, apunta la doctora, por el hecho de que “según estudios recientes, los menores de 18 años en España están haciendo un uso abusivo de las redes sociales”. Además, ”generalmente, está siendo masivo el uso de este tipo de comunicaciones frente a la relación social de antes de amigos. “La consecuencia es que uno de cada cuatro empieza a tener problemas psicológicos y cerca del 2% de estos menores que necesitan tratamiento para poder superar esa adicción o problema de ansiedad”, afirma Rafaela Santos.

Para evitarlo, la Fundación Humanae está trabajando, explica su presidenta, a tres niveles: “Prevención, a través de un cartel de alfabetización digital; Estamos yendo a colegios, porque son los puntos naturales de reunión de los niños, y estamos hablando con padres y profesores, que son los que más pueden hacer por ellos; El tercer nivel es cuando ya detectamos el problema y trabajamos sobre el acosador o acosadores y la víctima, cuando el caso ya se ha denunciado”.

Para terminar, desde la Fundación Humanae se reclama que algunas de las grandes empresas de las telecomunicaciones se unan en una plataforma para luchar junto a otros profesionales contra este problema y aboga por la creación de un número de atención las 24 horas para chicos que se puedan encontrar en una situación de cyberbullyng.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.