cabecera
    28 de julio de 2014

en momentos como el actual

Lamo de Espinosa: "Los partidos deberían demostrar una gran generosidad de espíritu"

El Consell Valencià de Cultura (CVC) ha apelado este lunes al espíritu de la Transición con la concesión de su medalla de plata al que fuera ministro de Agricultura entre 1978 a 1981 y adjunto a la Presidencia hasta 1982, el catedrático de Economía Jaime Lamo de Espinosa, por su "contribución al asentamiento de la democracia española y a la creación de la moderna Generalitat valenciana".
El economista y exministro Jaime Lamo de Espinosa ha considerado hoy que los partidos políticos deberían demostrar "una gran generosidad de espíritu" en momentos como el actual, en el que hay "tantos problemas" políticos, económicos e incluso "éticos".

Lamo de Espinosa ha recibido de manos de Santiago Grisolía la medalla de plata del Consejo Valenciano de Cultura (CVC), otorgada por "su contribución al asentamiento de la democracia española y su vinculación a la creación de la moderna Generalitat Valenciana".

El que fuera ministro de Agricultura durante la Transición ha asegurado que echa de menos la "enorme colaboración" que hubo entre todos los partidos durante esa época para lograr primero una Constitución "para todos" y luego el Estatuto de Autonomía.

En esa norma, reivindicó, pese a las "dificultades y diferencias" que hubo entonces, prevaleció, como en toda la etapa constitucional, el consenso, el entendimiento y la renuncia parcial para lograr un punto común.

Por ello, Lamo de Espinosa ha defendido que en la actualidad es necesario y "sería bueno" que hubiera una colaboración "clara" entre los dos grandes partidos, en cuestiones como en "el tema catalán" o en la economía, para que "la curva de desempleo se frene y se empiece a generar empleo cuanto antes mejor".

El catedrático y exdiputado de UCD por Castellón ha defendido asimismo que los políticos "no deberían ser nunca profesionales", sino estar en la política para salir "más tarde" de ella, como hicieron muchos de los protagonistas de la Transición, quienes se fueron "en el año 83 con toda tranquilidad y sin ninguna tentación de regreso".

Como presidente del CVC, Grisolía ha destacado entre los "muchos méritos" de Lamo de Espinosa su faceta como diputado durante la Transición, una "época apasionante que ahora más que nunca hace falta reivindicar y también examinar con atención", porque la democracia vive un momento "delicado" y debería salir reforzada de esta coyuntura.

Para Grisolía, mucho de lo bueno que se ha disfrutado políticamente en la Transición se debe a la capacidad de diálogo de los políticos de aquel momento, aunque "quizás alguno de los vicios que ahora ocupan las páginas de los diarios indica algo que entonces no se resolvió adecuadamente".

Lamo de Espinosa ha relatado anécdotas de su época como ministro, como cuando una noche de mayo de 1981 llamaron al Rey para que les ayudara ante el acuerdo sobre tránsito de cítricos marroquíes con España a cambio de pesca, y Juan Carlos I habló con el rey Hassan, quien a cambio de unos ciervos para repoblar unas hectáreas en el Atlas renunció al tránsito de cítricos.
Compartir en Meneame