cabecera
    19 de septiembre de 2014

ha acordado hacer un esfuerzo de "síntesis"

El PSC multa a los cinco diputados rebeldes y "pasa página"

El comisión ejecutiva del PSC ha decido este lunes "pasar página" del episodio de los cinco diputados díscolos de su grupo parlamentario confirmando la sanción económica para los mismos e impulsando una agenda de conferencias para limar diferencias dentro del partido.

Así lo ha anunciado en una conferencia de prensa tras la reunión del comité ejecutivo el portavoz del PSC, Jaume Collboni, quien ha dado por "absolutamente resuelto el conflicto" y ha confirmado que el máximo órgano de la formación ha ratificado la multa de unos 400 euros para los cinco diputados.

En una reunión que, según Collboni, ha sido "intensa", la ejecutiva ha aprobado abrir un ciclo de conferencias a lo largo de este año para debatir los diversos aspectos del proyecto socialista, entre ellos la posición de la formación sobre el derecho a decidir, que fue el motivo de ruptura del grupo parlamentario en la votación del Parlament de la semana pasada.

"No es un problema de disciplina, no deberíamos usar terminología militar; es un hecho grave y ya existen unas previsiones reglamentarias, pero como va más allá y es una cuestión política hemos acordado conferencias para impulsar el proyecto socialista y hacer un esfuerzo de síntesis", ha remarcado el portavoz socialista.

El PSC ha celebrado hoy la primera comisión ejecutiva después de que el pasado miércoles cinco de los veinte diputados de su grupo en el Parlament -Àngel Ros, Marina Geli, Joan Ignasi Elena, Rocío Martínez-Sampere y Núria Ventura- rompieran la disciplina de su partido al no votar la declaración de soberanía propuesta por CiU, ERC y ICV-EUiA, cuando el resto de compañeros votó en contra.

Collboni ha descartado que el partido quiera expulsar a los cinco diputados, cuatro de los cuales estaban presentes hoy en la reunión porque forman parte de la ejecutiva, ni que los parlamentarios en cuestión hayan planteado su marcha de la formación liderada por Pere Navarro.

La ejecutiva tampoco ha fijado medidas en contra de otros miembros del partido que, en el ámbito local, han aprobado declaraciones de soberanía o han apoyado a los diputados que desobedecieron las directrices de la dirección socialista.

Cerrada la insumisión con la sanción que establece el reglamento interno del partido, el PSC encara ahora el debate político interno con una agenda de conferencias que ha aprobado hoy el comité ejecutivo y que ratificará el Consell Nacional del partido el próximo 2 de febrero.

Sobre los ejes Democracia, Socialdemocracia, Federalismo y Europa, la agenda de convenciones comenzará en primavera y se alargará hasta principios del 2014 y tendrá como objetivo "incluir las diferentes sensibilidades del partido", ha explicado Collboni.

Junto con la agenda de conferencias, la ejecutiva ha aprobado la declaración "Un nuevo horizonte progresista, construyendo juntos la alternativa", en la que el PSC establece que el partido debe actuar "en clave catalana".

"Nuestra política no puede estar condicionada a la política española, asumiendo sin complejos el papel de oposición y alternativa a CiU", señala el documento, que fija la hoja de ruta para refundar el partido.

En este sentido, Collboni ha explicado que el PSC trabaja con el PSOE en un protocolo de actuación en el grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados para "poder votar en coherencia con lo que se vota en Cataluña aunque sea discordante con la posición del PSOE".

El documento también apela a una "rápida reacción" tras los "malos" resultados electorales del PSC y remarca la necesidad de encabezar un proceso de reconstrucción "profunda" ahondando en el diálogo social, el pacto fiscal, el derecho a decidir o la reforma de la Constitución, entre otros aspectos.
Compartir en Meneame