cabecera
    19 de septiembre de 2014

tras los nombramientos en el área de Paz y Convivencia

La AVT rompe relaciones con el Gobierno vasco y no le pedirá ayuda económica

Tras el nombramiento del ex concejal de la ilegalizada Herri Batasuna, Jonan Fernández, como responsable del Área de Paz y Convivencia del Ejecutivo vasco, la Asociación de Víctimas del Terrorismo ha anunciado su ruptura con el Gobierno de Íñigo Urkullu, al que no pedirá "ni ahora ni en el futuro" ninguna ayuda económica pues prefiere "pasar dificultades y tener necesidades" que rebajarse a "pedir un solo euro a Bildu, Batasuna y a aquellos que durante décadas brindaban tras cada atentado de ETA".
La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), que preside Ángeles Pedraza, ha decidido romper toda relación con el Gobierno vasco, al que no pedirá ninguna ayuda económica, "ni ahora ni en el futuro", en protesta por los nombramientos en el área de Paz y Convivencia del Ejecutivo autonómico.

Así lo manifiesta la AVT en un comunicado, en el que expresa su indignación por el nombramiento del actual director del centro de estudios para la paz Baketik, Jonan Fernández, como responsable de ese área, ya que "fue concejal de la ilegalizada Herri Batasuna".

Por ello, la AVT renuncia a "mantener cualquier tipo de relación institucional con el Gobierno vasco" y no solicitará "ningún tipo de ayuda económica, ni ahora y ni en el futuro, por ética y por respeto a todas y cada una de las víctimas del terrorismo".

La AVT se pregunta si el lehendakari, Iñigo Urkullu, pretende que esta asociación se siente en la misma mesa que "un individuo que perteneció a un partido terrorista que aplaudía y jaleaba todos, y cada uno de los asesinatos de ETA".

Según la asociación, con ese nombramiento el Gobierno vasco deja "clara" cuál va a ser su estrategia, "dando legitimidad al discurso de ETA con tal de conseguir el borrón y cuenta nueva que llevan años buscando".

Entiende la AVT que el equipo de Urkullu propicia así que la banda terrorista "sea la que imponga su historia" y se llegue a ese final "sin vencedores ni vencidos, inventándose un conflicto inexistente que ayudará a legitimar los asesinatos de ETA y facilitará que los terroristas no tengan que condenar sus crímenes".

Otra de las intenciones del Gobierno autonómico es conseguir, según la AVT, que la voz y demandas de las víctimas del terrorismo "queden relegadas al olvido".

Cree además que el nombramiento de Fernández es sólo un primer paso para que sea ETA "quien ponga el punto y final a su propia historia de terror", y asegura que el nombre del área -Paz y Convivencia- "lleva directamente a términos como conflicto o reconciliación, típicos en la terminología etarra que, tristemente, está siendo asumida por demasiados sectores de la sociedad".

Y por todo ello, la AVT prefiere "pasar dificultades y tener necesidades" que rebajarse a "pedir un solo euro a Bildu, Batasuna y a aquellos que durante décadas brindaban tras cada atentado de ETA".
Compartir en Meneame