cabecera
    25 de octubre de 2014

crónica política

Estado de la nación: Pasó lo que iba a pasar

Rubalcaba ha intentado dirigir este debate hacia el clima de corrupción que envuelve la política española en las últimas semanas, principalmente por los casos “Bárcenas y Gürtel”, en relación al PP, u otros en los que los socialistas y CiU están presuntamente involucrados, por espionajes a partidos políticos o por el desvío de fondos por parte de sus dirigentes se refiere a cuentas en Suiza.

No ha entrado por ahí el jefe del Ejecutivo. Al revés, el presidente del Gobierno ha admitido que este escenario de corrupción no beneficia para nada a España y ha anunciado reformas en el Código Penal para combatir este tipo de comportamientos.
Los analistas políticos consultados por este diario subrayan que “el Debate sobre el Estado de la Nación se ha convertido en un debate entre quien tiene más razón, si el Gobierno del PP o la oposición del PSOE”. En este sentido, subrayan, que “de lo visto este miércoles, Rajoy le ha ganado la partida por la mano a Rubalcaba. Y por qué. Porque ha dicho la verdad, reconociendo que ha tenido que tomar medidas que nunca las hubiera adoptado si lo que encontró a su llegada al Gobierno no hubiera sido lo que había”.

En el fondo, lo que ha demostrado esta primera sesión de este debate parlamentario ha sido que “nunca Rajoy y Rubalcaba podrán llegar a un acuerdo”. El motivo, según las fuentes consultadas, que “uno ha dejado una herencia, como vicepresidente del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que el presidente del Gobierno ha tenido que gestionar”. En este sentido, el desarrollo de la sesión parlamentaria de este miércoles ha demostrado que pocos puntos de acuerdo hay. Como estaba previsto, el dirigente de los socialistas ha cargado contra el jefe del Ejecutivo por el “caso Bárcenas”, afirmando que Rajoy no puede ejercer su función como presidente del Gobierno a la espera de que el ex tesorero del PP vuelva a filtrar, supuestamente, datos de las cuentas de los populares.

En cambio, Rajoy ha descrito la situación real de la economía y social española, según las fuentes consultadas, contra el criterio de Rubalcaba. Diciendo, según las mismas fuentes, lo que ha ocurrido y reconociendo que su programa electoral no podía ser cumplido por el déficit público que dejó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, del que el actual líder socialista llegó a ser vicepresidente..

Los analistas consultados subrayan que Rubalcaba ha adoptado la estrategia de “gritar más alto y denunciar todos los ataques a los derechos sociales que el Gobierno del PP ha cometido –educación, sanidad, reforma laboral-, pero sin admitir lo que el Ejecutivo del que formaba parte, por ejemplo en el caso de los desahucios, no hizo, y si lo ha hecho echando la culpa al PP por no haber llegado a un acuerdo en su momento”.

Otra cuestión. Mientras Rajoy anunciaba otra segunda batería de reformas para lograr que España vuelva a crecer económicamente, Rubalcaba volvía a pedir la dimisión del presidente del Gobierno por estar a manos “de Bárcenas”. En esta línea, según los medios consultados, Rajoy ha subrayado que la situación económica de este país es muy complicada y que por eso ha tenido que tomar las medidas que adoptado, pese a que no estuvieran en su programa. Por su parte, el líder de los socialistas ha insistido en que el Gobierno popular solo tiene un objetivo, acabar con los derechos sociales en España, aunque no haya explicado el por qué de que el Gobierno del que formó parte dejó una deuda pública que “nos ha llevado a estos extremos”, señalan los analistas consultados.
Compartir en Meneame