cabecera
    3 de septiembre de 2014

como un "favor personal"

Método 3 atribuye al "entorno" de Sánchez-Camacho el encargo de la grabación

Según ha declarado el director de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco, antes de ser puesto en libertad con cargos, la grabación de la comida de Alicia Sánchez-Camacho y la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola fue un favor "personal" que hicieron por un encargo procedente del "entorno" de la líder de los populares catalanes, un extremo que ha sido desmentido por el partido. Los otros tres ex trabajadores de la agencia detenidos también han sido puestos en libertad con cargos, acusados de un delito de revelación de secretos.
El director de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco, ha declarado ante la juez que fue el "entorno" de la líder del PPC, Alicia Sánchez Camacho, quien pidió como favor que se hiciera el seguimiento y grabación de su comida con la ex pareja de Jordi Pujol Ferrusola, según afirma su abogado.

Tras la comparecencia judicial de Marco, su abogado, Álvaro Amigó, ha explicado a los periodistas que el responsable de Método 3 ha afirmado ante la juez, sin citar ningún nombre en concreto, que la grabación de esta comida fue un favor "personal" que hicieron por un encargo procedente del "entorno" de Sánchez-Camacho.

Según el abogado, Marco ha declarado ante el juez que no le consta ningún contrato oficial sobre el seguimiento a Sánchez Camacho, que ha atribuido a un "favor" puntual que se debió hacer a algún "cliente habitual" de la agencia de detectives.

Una vez trascendieron a los medios las informaciones sobre la grabación, Marco asegura que realizó indagaciones internas en las que constató, según su versión, que la grabación del almuerzo entre Sánchez-Camacho y la expareja de Jordi Pujol Ferrusola se hizo por encargo del "entorno" de la presidenta del PPC.

Para reforzar la tesis de su cliente, el letrado ha apuntado que los detectives sabían con exactitud la hora y el lugar donde iba a producirse este encuentro, e incluso llegaron allí minutos antes que ellas, de lo que deduce que alguna de las comensales sabía que iba a ser grabada.

El imputado, que ha quedado en libertad con cargos tras declarar, ha insistido en que en Método 3 no existe ningún contrato ni rastro documental de dicha operación y ha recalcado que desconoce quién hizo el encargo.

Asimismo Marco ha dicho a la juez que nunca ha tenido acceso a la grabación del citado almuerzo y ha defendido la legalidad de todas las escuchas practicadas por la agencia que dirige, dado que, según su relato, nunca se ha grabado una conversación sin el consentimiento de alguno de los interlocutores. El dueño de Método 3 ha defendido ante la juez que la totalidad de los 10.000 informes anuales que realizaba su agencia son legales.

Por su parte, el PPC ha dicho que nunca ha contratado ni a la agencia de detectives Método 3 ni a ninguna de sus filiales, y ha recordado que se querellará por injurias y calumnias contra todo el que lo afirme. Fuentes de los populares catalanes han respondido que no van a "hacer careos sobre las mentiras de presuntos delincuentes y sus abogados" y ha recordado que fue Sánchez-Camacho quien denunció la grabación ilegal ante la Policía.

También han explicado que declaraciones "como las de Marco" formarán parte de la querella que el partido está preparando contra todo el que afirme que fue esta formación la que encargó las escuchas ilegales.

Los cuatro detenidos, en libertad con cargos
Además de Marco, los tres ex empleados de Método 3 que fueron detenidos por las supuestas escuchas ilegales a Sánchez Camacho también han quedado en libertad con cargos, acusados de un delito de revelación de secretos.

Para Francisco Marco la Fiscalía ha pedido su comparecencia semanal ante el juez y la retirada de su pasaporte, aunque la juez de guardia debe decidir todavía si le impone esas medidas cautelares.

Uno de los ex empleados, Alex Borreguero, ha ratificado en su declaración a la juez de guardia, que no es la que instruye el caso, la versión que mantuvo ante la Policía Nacional y ha reconocido que fue él quien colocó el micrófono en el florero de la mesa del restaurante que grabó la conversación entre Sánchez-Camacho y María Victoria Álvarez, sin que los dueños del local le pusieran impedimento alguno.

Como ya sostuvo ante la Policía tras su detención, Borreguero, de 20 años y que trabajaba como recadero para la agencia de detectives, ha explicado que él siempre dio por hecho que Alicia Sánchez-Camacho sabía que iba a ser grabada, encargo que le encomendó la detective Elisenda Villena, también detenida.

De hecho, ha añadido ante la juez que, de acuerdo con la información que le facilitaron, debía colocar el micro en el florero porque la presidenta del PPC se resistía a llevarlo entre las ropas para evitar ponerse demasiado nerviosa, han informado fuentes judiciales.

Otro de los ex empleados de Método 3, Julián Peribáñez, ha afirmado a la juez que recibió un encargo de Elisenda Villena de fotografiar a la ex pareja de Pujol en su encuentro con Sánchez-Camacho en el restaurante.

No obstante, ha añadido que Villena no le aclaró si la presidenta del PPC era consciente de que estaba siendo grabado su encuentro.

Tanto Borrego como Peribáñez han declarado ante la juez de guardia que desconocían por completo quién contrató a Método 3 para espiar el almuerzo, dado que la documentación sobre las personas que realizaban encargos a la agencia de detectives la llevaba una secretaria de la empresa y ellos no tenían acceso a la misma.
Compartir en Meneame