cabecera
    25 de octubre de 2014

CONGRESO FUNDACIONAL

Hasier Arraiz, primer presidente de Sortu, llama a la unión de los nacionalistas vascos

Durante el Congreso fundacional de Sortu celebrado este sábado en Pamplona, Hasier Arraiz ha sido elegido primer presidente del nuevo partido de la izquierda abertzale y ha hecho un llamamiento a la unión de los nacionalistas vascos para salir del actual "marco autonómico agotado".
El presidente de Sortu, Hasier Arraiz, ha hecho hoy un llamamiento a la unión de los nacionalistas vascos, para salir del actual "marco autonómico agotado" y ha apostado por una "democratización de la economía mediante la acción política en el camino a un Estado socialista vasco".

Estas han sido las dos premisas, la construcción de un Estado vasco y su espíritu en contra del "neoliberalismo", con las que el nuevo líder de Sortu, elegido hoy en el congreso fundacional del nuevo partido de la izquierda abertzale, ha saludado a los cerca de 500 militantes que han participado en esta cita política.

Tras lamentar la ausencia de personas que hoy "deberían haber estado" presentes, como la del secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, cuyo puesto queda vacante al cumplir condena en la cárcel de Logroño, Arraiz ha animado a aprovechar el "patrimonio político principal" de la izquierda abertzale, como es su procedencia "del ámbito de la lucha".

En su intervención, mayoritariamente en euskera y con la que se ha dado por concluido el Congreso, Hasier Arraiz, acompañado en el escenario del resto de la dirección del partido, ha incidido en mostrar un discurso abierto, al entender que Sortu "debe ser la casa de todos", en los pueblos y en los barrios.

"Sortu ha sido creado" hoy, "pero no somos nuevos", ha recordado sobre el bagaje de la izquierda abertzale, para añadir que su procedencia es "de todos los ámbitos de luchas", a quienes "este proceso de liberación nos ha traído aquí y todos debemos ver a Sortu como una herramienta" para conseguir los objetivos del nacionalismo.

Al respecto, ha definido que dentro del nacionalismo vasco hay dos visiones, la de quienes se conforman con la "piscina", en referencia al marco autonómico que mantiene dos Parlamentos en Pamplona y Vitoria, y la de quienes, como Sortu, pretenden "navegar por el ancho mar".

"Para que este pueblo sea dueño de su destino necesita poder navegar sin límite alguno", ha añadido, para incidir en la necesidad de "un mar de soberanía para Euskal Herria. Mientras tanto, estar dando vueltas sin parar a la piscina del marco autonómico agotado no tiene ningún sentido, es perder el tiempo".

"Ésa es la verdadera pugna que existe hoy en día en el mundo nacionalista, quienes propugnan que unamos fuerzas para mantener como está lo que hace treinta años nos dieron y quienes queremos unir fuerzas para avanzar hacia la soberanía nacional de Euskal Herria", ha argumentado.

Tras ofrecer "abrir espacios de diálogo", ha señalado que Euskal Herria "se merece la paz y la libertad".

La segunda parte de su discurso se ha centrado en el modelo socioeconómico que propugna la nueva formación, en nombre de la cual ha animado a "luchar contra el sistema capitalista" y sus "injusticias".

"No es hora de enseñar los dientes al capitalismo, sino de morderle", ha agregado, para advertir de que la decisiones que tomen en Madrid, París o Bruselas "no van a solucionar los problemas que tenemos aquí, pues solo pueden agravarlos".

"La soberanía -ha enfatizado- es la única salida que tiene Euskal Herria para escapar de esta situación de emergencia nacional".

"Es el momento de la revolución democrática nacional, es el momento de democratizar la economía mediante la acción política en el camino a un Estado Socialista Vasco", ha concluido el presidente de Sortu.
Compartir en Meneame