cabecera
    21 de septiembre de 2014

crónica política

"Aguas muy revueltas entre los socialistas"

“Aguas muy revueltas entre los socialistas”. Ese apoyo de trece de los catorce diputados catalanes del PSC a la propuesta independentista de CiU y ERC en el Congreso de los Diputados “ha sentado a cuerno quemado en muchos dirigentes socialistas, que en privado hablan ya de ruptura definitiva aunque no solo se atrevan a insinuarlo en público”, señalan los analistas políticos consultados por este diario. Valga como ejemplo lo dicho por el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, a la sazón también presidente del PSOE, “que aunque nadie prácticamente lo sepa, lo es”. Preguntado por este cisma ha contestado: No soy catalán, soy andaluz.

Las mismas fuentes subrayan que los socialistas se han encontrado con una caja de Pandora que les ha estallado en las manos. Una importante parte del partido, el PSC, que “al fin y al cabo garantizará un Gobierno del PSOE en el caso de que ganaran las próximas elecciones generales”, ha decidido irse por otros caminos, en este caso el independentista de CiU. Un camino elogiado por el propio Artur Mas, que se jactado de la postura de los socialistas catalanes ante la propuesta presentada en el Congreso de los Diputados.

En este sentido, las fuentes consultadas destacan que empiezan a verse las consecuencias políticas de esta ruptura entre el PSOE y el PSC. El secretario de Organización de los socialistas catalanes, José Zaragoza, uno de los trece diputados del PSC que votó a favor de la propuesta de CiU, ha presentado su dimisión como secretario general adjunto del Grupo parlamentario socialista en el Congreso de los Diputados. Fuentes socialistas subrayan que la posición de Zaragoza era insostenible, “porque es muy difícil de explicar que el número cuatro en el organigrama de este grupo parlamentario haya votado a favor de una iniciativa que iba en contra de la decisión de su propio grupo”.

Argumento que le ha servido al Gobierno y al PP para hacer frente a las acusaciones del PSOE en la sesión de control al Ejecutivo sobre el presunto caso de corrupción dentro del Partido Popular protagonizado por uno de sus ex tesorero, Luis Bárcenas. No lo tiene fácil el PP, según señalan las fuentes consultadas por este diario, y menos después de que el ex responsable de las finanzas del PP haya presentado una demanda por despido improcedente contra este partido. Pero el contra argumento que ha presentado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha dejado a los socialistas contra la espada y la pared, “siempre en términos políticos relativos”. Lo que ha venido a plantear Sáenz de Santamaría es que es el PSOE no puede plantear un debate sobre el “caso Bárcenas” cuando tiene una grieta interna en la que está en juego la unidad de España.

A todo esto, las novedades en el “caso Nóos”. Mientras el juez Castro ha dado validez a los correos electrónicos aportados por el socios de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, la Fiscalía ha asegurado este miércoles que no presentará cargos contra la esposa del Duque de Palma, la Infanta Doña Cristina, ni contra quien fuera su secretario y de su hermana, al no haber encontrado pruebas que relacionen a los dos primeros con las actividades de la fundación que presidía Urdangarin.
Compartir en Meneame