cabecera
    31 de octubre de 2014

Anastasiadis aplaza la explicación de la ayuda y los bancos seguirán cerrados

El Gobierno niega un 'corralito' en Chipre

El Ministerio de Economía considera un "buen acuerdo" el rescate de 10.000 millones de euros a Chipre "porque resuelve su problema". Para quien pueda alarmarse por el primer 'corralito' de la Eurozona, desde el Gobierno aseguran que el caso chipriota "no es extrapolable a ningún otro país".
El Gobierno español considera que el rescate europeo a Chipre es resultado de un "buen acuerdo" que "no es extrapolable a ningún otro país", han informado fuentes del Ministerio de Economía. "Es un buen acuerdo porque resuelve el problema de Chipre", han señalado esas fuentes, que han añadido que es un "mensaje muy claro" sobre la estabilidad y sostenibilidad del euro.

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro acordaron esta madrugada un rescate de 10.000 millones de euros para Chipre, pero a cambio de la ayuda multimillonaria de sus socios, el nuevo Gobierno de Nicosia ha tenido que cruzar una línea roja y aceptar una quita a todos los depósitos.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, informó tras más de diez horas de negociaciones que el rescate incluye "ambiciosas medidas" en el ámbito de la consolidación fiscal, las reformas estructurales y las privatizaciones, así como "acciones determinantes" para salvaguardar la estabilidad financiera.

Las fuentes del Ministerio español de Economía han señalado que en absoluto se puede hablar de "corralito" ya que, han apuntado, "lo único que se va a retener es el impuesto correspondiente hasta el lunes" y "la gente va a poder mover su dinero libremente".

Acerca de si ese acuerdo es una fórmula extensible a otros países, las fuentes de Economía han recordado que Jeroen Dijsselbloem ya ha dejado claro que es un acuerdo "específico" para Chipre porque tiene una situación "muy compleja" y un sector bancario "sobredimensionado". "Por eso esta situación no es extrapolable a ningún otro país", han añadido.

Anastasiadis evita comparecer en el Parlamento
El Gobierno chipriota ha aplazado al lunes la sesión de urgencia en el parlamento en la que el presidente, Nikos Anastasiadis, pretendía explicar los pormenores de la quita de los depósitos privados aprobada por el Eurogrupo, medida que ha causado indignación en este país mediterráneo.

El Banco Central ha decidido también mantener cerrados los bancos el martes, día en que debían reabrir sus puertas tras el festivo del lunes. Asimismo se ha aplazado la reunión del Consejo de Ministros prevista para este domingo.

Los partidos políticos mantendrán una serie de reuniones de urgencia para definir su postura de cara a las medidas acordadas por el Eurogrupo, que han causado un fuerte revuelo entre la clase política e ira entre la población.
Compartir en Meneame