cabecera
    1 de septiembre de 2014

Junto al Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN)

Los padres del 'Bosón de Higgs', Príncipe de Asturias de Investigación 2013

El físico teórico británico Peter Higgs y el belga François Englert, que formularon la existencia de la partícula subatómica en el origen de la masa de otras partículas, conocida como partícula de "dios", y el CERN, que confirmó su existencia el pasado año, han obtenido el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica. "El descubrimiento del bosón de Higgs constituye un ejemplo emblemático de cómo Europa ha liderado un esfuerzo colectivo para resolver uno de los enigmas más profundos de la física", ha señalado el jurado en el fallo, dado a conocer este mediodía en Oviedo.

Englert por una parte, junto al físico belga Robert Brout -ya fallecido-, y Higgs, por la suya, predijeron en 1964 al mismo tiempo y de manera independiente la existencia del que se ha popularizado como "bosón de Higgs", la partícula con la que interactúan otras que hace que, en ese mecanismo, "adquieran" una masa determinada. Casi cincuenta años después, el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) anunció en julio pasado la confirmación experimental de que el bosón existe.

El jurado ha incidido en que "los trabajos pioneros" de Higgs, y de Englert y Brout (este último fallecido en el año 2011), establecieron la base teórica de la existencia del llamado bosón de Higgs, la partícula que "completa el Modelo Estándar, que describe los componentes fundamentales de la naturaleza, y es responsable de que ciertas partículas elementales posean masa".

"Durante casi medio siglo, los esfuerzos para hallar el bosón de Higgs resultaron infructuosos debido a las enormes dificultades experimentales que conlleva su detección precisa e inequívoca", destaca el acta del jurado, en el que se califica de "hito histórico" que pudiese ser identificado el pasado año por los detectores Atlas y CMS del acelerador de partículas LHC del CERN, un hito histórico para toda la comunidad científica.

Peter Higgs (Newcastle, Reino Unido, 1929) estudió física en el King's College de la Universidad de Londres, donde se doctoró en 1954, año en el que se trasladó a la Universidad de Edimburgo. Allí inició su labor docente e investigadora y, salvo un paréntesis de cuatro años en Londres, desarrolló toda su carrera, alcanzando la cátedra de Física Teórica en 1980. Desde 1996 es catedrático emérito de la Universidad de Edimburgo.

"Broken Symmetries, Massless Particles and Gauge Fields", publicado en septiembre de 1964 en Physics Letters, y "Broken Symmetries and the Masses of Gauge Bosons", un mes después en Physical Review Letters, son los artículos en los que Higgs expuso su teoría sobre la existencia del bosón escalar.

François Englert (Bélgica, 1932) se licenció en Ciencias Físicas en la Universidad Libre de Bruselas, fue investigador y profesor asistente en la Universidad de Cornell (EEUU), dirigió el Grupo de Física Teórica desde 1980 en la Universidad Libre de Bruselas y desde 1998 es catedrático emérito; está vinculado con el Instituto de Estudios Cuánticos de la Universidad Chapman de California.

En agosto de 1964 publicó con Robert Brout el artículo "Broken symmetry and the mass of gauge vector mesons", en el que teorizaban el mecanismo de ruptura de simetría que implicaba la presencia de la partícula fundamental o bosón escalar.

La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) (conserva las siglas en francés del Centro Europeo para la Investigación Nuclear que le precedió) es una organización internacional e intergubernamental, con sede en Ginebra (Suiza) y constituida por veinte estados miembros: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Eslovaquia, España, Finlandia, Francia y Grecia.

El pasado año ganaron este premio el biólogo británico Greg Winter y el patólogo estadounidense Richard Lerner, dos científicos que llevan décadas investigando sobre anticuerpos.

En los últimos años también han sido distinguidos con este premio los neurólogos Joseph Altman, Arturo Álvarez-Buylla y Giacomo Rizzolatti (2011); los neurobiólogos David Julius, Linda Watkins y Baruch Minke (2010), o Martin Cooper y Raymond Samuel Tomlinson, considerados los padres del teléfono móvil y el correo electrónico, respectivamente (2009).

Este galardón es el cuarto de los ocho premios que convoca anualmente la Fundación Príncipe de Asturias en fallarse, tras los de las Artes, las Ciencias Sociales, y Comunicación y Humanidades, concedidos al cineasta austríaco Michael Haneke, la socióloga holandesa Saskia Sassen y la fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz, respectivamente.
Compartir en Meneame