cabecera
    25 de octubre de 2014

obama hará efectivo su nombramiento próximamente

¿Quién es James Costos, nuevo embajador de Estados Unidos en España?

Obama hará efectivo su nombramiento próximamente.
El Gobierno de Barack Obama nombrará en las próximas semanas a James Costos, un alto ejecutivo del canal de televisión HBO, como nuevo embajador de Estados Unidos en España, informaron a Efe fuentes diplomáticas.

El actual vicepresidente de Licencias Globales y Ventas de la cadena HBO será nominado en las próximas semanas para reemplazar a Alan Solomont como jefe de la misión en Madrid.

Costos y su pareja, el famoso diseñador de interiores , recaudaron más de 3,5 millones de dólares para la campaña de Obama entre 2011 y 2012, cuando prestaron el lujoso ático que poseen en Manhattan (Nueva York) y la gigantesca mansión que comparten en Los Ángeles (California) para varios actos de recaudación de fondos.

De ser nombrado este mes y confirmado por el Senado de EEUU, Costos deberá desempolvar la licenciatura en Ciencias Políticas que obtuvo por la Universidad de Massachussetts en 1985 para asumir las riendas de la diplomacia estadounidense en Madrid.

Más allá de ese temprano interés en la política, la carrera de Costos ha discurrido por el terreno de los negocios, según la escasa información corporativa disponible acerca del futuro diplomático.

Comenzó a curtirse como un ejecutivo de ventas y moda en Nueva York, ciudad donde más tarde se especializó en el cine y la televisión, especialmente como alto cargo de Revolution Studios. En marzo de 2006 fundó su propia agencia de mercadotecnia y licencias para el mundo del espectáculo, Eight Cylinders Inc., y ese mismo año fue nombrado jefe de la división de Licencias y Ventas de HBO, una de las más prestigiosas cadenas de televisión de EEUU.

El videojuego de "Game of Thrones" o el libro de cocina de "True Blood" son algunos los productos relacionados con las series del canal que Costos se ha encargado de promocionar en ese cargo.

También es un declarado defensor de los animales, por lo que en mayo de 2012 fue elegido miembro de la junta directiva de la Sociedad Humana de Estados Unidos (HSUS), la mayor asociación de protección de los animales del país.

El ejecutivo decidió convertirse en activista de esa causa hace más de una década, después de ver un vídeo en Internet sobre abusos a cerdos en la industria alimentaria estadounidense.

"Me hizo pensar de dónde venía la comida que estaba comiendo, cómo llegaba a la mesa", dijo Costos a la web de HSUS. "Estoy interesado en trabajar para que se apruebe legislación y estándares corporativos para proteger a los animales a largo plazo".

El empresario tiene tres perros que ha rescatado de situaciones abusivas y que viven a sus anchas en la finca palaciega que comparte con Smith en Los Ángeles, que ha sido objeto de amplios reportajes en revistas como Elle.

La primera dama estadounidense, Michelle Obama, visitó el pasado junio esa mansión en un cotizado acto de campaña con el que recaudó más de un millón de dólares para su marido y al que asistieron estrellas como la actriz Drew Barrymore o la presentadora Ellen DeGeneres.

A la relación de los Obama con Costos ha ayudado, sin duda, el hecho de que Smith fuera el encargado de remodelar el Despacho Oval y gran parte de los interiores de la Casa Blanca en 2010, algo que la primera dama no dudó en recordar en el acto. "No lo creerán, pero el presidente se metió mucho en la elección de las cortinas", aseguró Michelle Obama ante unas 350 personas.

El propio Barack Obama también honró con su presencia uno de los actos organizados por Costos y Smith, esta vez en su ático de Nueva York en marzo de 2012, en la que cada uno de los anfitriones pagó 38.500 dólares. Los puestos de embajador son, en muchas ocasiones, una recompensa política para los grandes donantes de las campañas, como también ocurrió con Solomont, un benefactor de varias campañas demócratas a lo largo de tres décadas.

En el caso de Costos, también parece haber sido clave la importancia que tuvieron en su elección los donantes del colectivo homosexual, impulsados por el respaldo explícito que el mandatario dio al matrimonio gay en mayo de 2012.

Ese colectivo esperaba que su aportación se recompensara con el nombramiento de un miembro del gabinete o un embajador en un país del G-20 que fuera abiertamente homosexual, como indicó hace unos meses al Washington Post el presidente de Human Rights Campaign (HRC), Chad Griffin.

La ONG apuntó alto, pero ha conseguido con la designación de Costos para España, país invitado permanente en el G20, una recompensa nada desdeñable.
Compartir en Meneame