www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Milagros del Corral: Último otoño en París

Milagros del Corral: Último otoño en París. Temas de Hoy. Barcelona 2013. 416 páginas. 19,50 €. Libro electronic: 13,99 €
La diplomacia internacional siempre está revestida de un cierto aura de misticismo y buenismo cuyo máximo exponente se puede ver reflejado en las actuaciones políticas de la conocida inicialmente como Sociedad de Naciones. Vemos en muchas ocasiones cómo la mastodóntica diplomacia de las Naciones Unidas se traba a sí misma respondiendo a la máxima de: ni una mala palabra, ni una buena acción. Conflictos internacionales, ataques a los derechos humanos o puesta en marcha de proyectos humanitarios en pro de dar una posibilidad de mejora de las condiciones de vida de los habitantes de las zonas con menos posibilidades de futuro del planeta.

Sin duda que un alto funcionario de la ONU es un personaje bastante interesante para seguirle los pasos en su devenir personal y profesional por el enmarañado mundo de la diplomacia internacional al más alto nivel.

Último otoño en París nos acerca a la sede de la Organización de las Naciones Unidas en la capital francesa. Junto a Eva, una española recién llegada al funcionariado ONU, veremos los anacronismos de funcionamiento de esta entidad, la enorme preocupación por proteger la imagen y las formas, y la lentitud y ralentización de acciones internacionales que realmente pueden ayudar a un grupo de seres humanos que viven a miles de kilómetros de los centros de poder.

Pero no todo es una crítica. Es una exposición comprometida de algunos de los defectos que existen en la ONU, pero también un reconocimiento a la labor de tantos cientos de funcionarios al servicio del conjunto de los países del mundo. Obviamente, como en cualquier grupo, hay personas más o menos comprometidas, más predispuestas al cambio y otras más favorables a no modificar algo que aparentemente funciona. La ventaja de esta novela es que su autora, Milagros del Corral, no habla desde una percepción externa de éste organismo, sino que lo hace como profunda conocedora de los entresijos de la ONU.

Como, no obstante, siempre ocurre, la parte profesional nunca puede ir sin la ineludible compañía de las relaciones personales y más con el bagaje con el que llega Eva a su nuevo destino, un lastre sentimental que será decisivo en la superación de ciertas cicatrices hondas como lo son las que se hacen en el corazón. Redescubrir el amor, darse cuenta de que hay otra manera de vivir las relaciones sentimentales o pasar de la desconfianza a la entrega, un torrente de sentimientos, que en lo relativo a los asuntos del corazón, tienen en París su mejor escenario.

Quizás uno de los rasgos distintivos de esta novela es la tenacidad de Eva. Una joven diplomática, una mujer de principios y con objetivos claros, en definitiva, una persona alejada de lo estático y de la resignación. Una serie de características personales que son imprescindibles para el desarrollo de la historia que se nos relata.

La sofisticación y toque de distinción que tiene una ciudad como París, el exotismo de la convivencia intercultural de los trabajadores de la Naciones Unidas y los objetivos prioritarios de ésta, son tres ingredientes cuyo perfecto maridaje convierte a Último otoño en París en una sinfonía de sentimientos que atrapa al lector.

Por Jorge Pato García
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.