cabecera
    2 de agosto de 2014

La medida no tiene posibilidades de prosperar en el Senado

Los republicanos dejan sin fondos la reforma sanitaria de Obama

La Cámara de EEUU ha decidido este viernes dejar sin fondos la reforma sanitaria propuesta por Barack Obama. La medida, que deberá ser respaldada todavía por el Senado y que no tiene posibilidades de prosperar, pone en riesgo la continuidad de la actividades del Gobierno federal.
La Cámara de Representantes de Estados Unidos, de mayoría republicana, aprobó este viernes una medida para privar de fondos la reforma sanitaria de 2010, considerada el principal logro legislativo del presidente Barack Obama.

La medida, adoptada dentro de la ley de financiación provisional del Gobierno, no tiene posibilidades de prosperar en el Senado, de mayoría demócrata, pero por primera vez pone en riesgo la continuidad de la actividades del Gobierno federal.

En su decisión, la Cámara autoriza los fondos necesarios para que la Administración pueda seguir funcionando hasta diciembre, menos los previstos para aplicar la reforma sanitaria.

El previsible rechazo del Senado a esta medida republicana eleva el riesgo de un desacuerdo irreconciliable entre las dos cámaras que termine obligando al Gobierno a cerrar a partir del 1 de octubre.

El líder de la mayoría demócrata de la Cámara alta, Harry Reid, dijo que el proyecto de ley estaba "muerto" antes incluso de llegar al Senado.

Se estima que la Cámara alta eliminará con toda seguridad la disposición que priva de fondos la ley sanitaria y devolverá el proyecto de ley a la Cámara baja como un simple proyecto de financiación temporal del Gobierno, como había sido el caso hasta ahora cada vez que el país se ha enfrentado a la falta de un presupuesto federal completo.

La Casa Blanca aseguró también que Obama vetaría la medida de supresión de fondos sanitarios en el caso poco probable de que llegara a su despacho.

El proyecto modificado por el Senado, sin la disposición relativa a ley sanitaria, provocará con toda seguridad el rechazo de los republicanos de la Cámara, la mayoría de los cuales, atizados por el ala más conservadora -Tea Party- parece dispuesta a hacer lo que sea con tal de acabar con la reforma de Obama, incluido el posible cierre parcial del Gobierno federal.

El senador republicano por Texas, Ted Cruz, principal adalid de la cruzada contra la "Affordable Care Act" (ley de Asistencia sanitaria asequible), ha asegurado que la gran prioridad para el Partido en estos momentos es "revocar Obamacare", como la oposición designa a la ley.
Compartir en Meneame