cabecera
    18 de diciembre de 2014

Crónica económica

Argumentos a favor y en contra de la subida del IVA

La recaudación ha subido un 12,2 por ciento desde el día en que subieron los tipos.
Cristóbal Montoro, ministro de los impuestos, ha sacado pecho este miércoles ante la Cámara de Diputados, diciendo que la recaudación por IVA ha aumentado.

En concreto, según los datos que ha compartido Montoro, esa recaudación ha subido un 12,2 por ciento desde el día en que subieron los tipos, que fue el 1 de septiembre de 2012. Los datos ofrecidos por Montoro comparan un año completo, y por tanto están al abrigo de que los factores estacionales desvirtúen el resultado. En realidad, la dificultad para juzgar estos datos es otra. El año que va del tercer cuatrimestre de 2012 al segundo de 2013 ha tenido una evolución muy particular, y que puede pensarse que no es independiente del propio aumento del IVA. Vamos a verlo.

Por lo que se refiere a la actividad, vamos a seguir los datos intertrimestrales, para ver los cambios de forma más inmediata. Después de la dura recesión de 2009, la economía se recuperó, y volvió a caer a finales de 2011. En el cuarto trimestre con una caída de cinco décimas, de 4 en el primero de 2012, cinco en el segundo, y de nuevo cuatro décimas de caída del PIB en el tercer trimestre de 2012. Hasta entonces, la corrección de la economía sigue la misma línea. Pero en el cuarto trimestre del año pasado, el primero en el que entra de lleno la subida del IVA, la caída en la actividad es ya de ocho décimas.

La historia, por lo que se refiere al empleo, es pareja. El empleo cae, consistentemente, en 2011, 2012 y 2013. Pero lo que se ve en ese tiempo es que el número de ocupados cae a un ritmo creciente, hasta el segundo trimestre de 2012 (-4,84 por ciento). Entonces la caída empieza a ser menos pronunciada, en el tercero. Pero de nuevo el cuarto trimestre de 2012, cuando sube el IVA, hay un cambio a peor: Vuelve a hacerse más pronunciada la caída de la ocupación.

La situación, desde entonces, ha mejorado. Por lo que se refiere al PIB, en 2013 hemos tenido una caída intertrimestral de cuatro décimas de enero a marzo, y de una de abril a junio. Según los cálculos del Banco de España, en el tercer trimestre estamos ya creciendo. Y por lo que se refiere al empleo, su caída se hizo menos pronunciada en el primer trimestre de este año, y de nuevo en el segundo.

Es difícil pensar que la subida del IVA no ha tenido nada que ver con la recaída en la recesión. Por otro lado, el tipo general del IVA subió del 18 al 12 por ciento: un 16,7 por ciento. Luego hay una miríada de bienes que pasaron del tipo general (del 8 por ciento) al general… y al nuevo tipo general. Del 8 al 21 por ciento, es una subida del 162,5 por ciento. Los bienes que están en el tramo del IVA reducido, pasaron del 8 al 10 por ciento, una subida del 25 por ciento… En definitiva, la subida en la recaudación del 12,2 por ciento es menor que la subida media de los tipos del IVA. Lo cual se explica porque la actividad ha caído, y lo ha hecho en gran medida.

De modo que ¿se debe subir el IVA? Quizás nunca fue una gran idea. Aunque en términos generales es más conveniente que el esfuerzo fiscal recaiga en la imposición indirecta que sobre la directa. Pero si se sube el IVA una vez más, el Gobierno pondrá en peligro la timidísima recuperación de la economía.
Compartir en Meneame